UDI re­mi­te an­te­ce­den­tes a Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na

La Tercera - - Política -

Una car­ta a la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) en­vío ayer un gru­po de dipu­tados de la UDI, re­la­tan­do el re­cha­zo de la Cá­ma­ra al in­for­me so­bre el Se­na­me y, además, men­cio­nan­do las ges­tio­nes rea­li­za­das por La Mo­ne­da.

La mi­si­va fue fir­ma­da por el je­fe de ban­ca­da, Fe­li­pe Ward, y sus pa­res Clau­dia Nogueira, Ig­na­cio Urru­tia y Ma­ri­sol Tu­rres. Y el es­cri­to -di­ri­gi­do a la co­mi­sio­na­da Es­me­ral­da Aro­se­me­na de Troi­ti­ño, re­la­to­ra so­bre los De­re­chos de la Ni­ñez- fue acom­pa­ña­do del in­for­me ín­te­gro de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra “Por me­dio de la pre­sen­te, ha­ce­mos en­tre­ga for­mal­men­te (...) del in­for­me que es­ta cor­po­ra­ción re­cha­zó el pa­sa­do mar­tes 4 de julio, don­de por más de un año se in­ves­ti­ga­ron una se­rie de vio­la­cio­nes

(ver pá­gi­na 11).

a los de­re­chos hu­ma­nos de los ni­ños más vul­ne­ra­bles de nues­tro país, y que de­pen­den di­rec­ta­men­te de un or­ga­nis­mo del Es­ta­do, co­mo es el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me)”, se lee en la car­ta. Y se agre­ga que “el go­bierno, a tra­vés de un lobby feroz ejer­ci­do por mi­nis­tros de Es­ta­do du­ran­te los días pre­vios a la vo­ta­ción y du­ran­te el mis­mo día de la se­sión, pre­sio­nó a los dipu­tados del ofi­cia­lis­mo pa­ra que vo­ta­ran en con­tra o se abs­tu­vie­ran, so­lo con la idea de sal­va­guar­dar los in­tere­ses de la ex mi­nis­tra de Jus­ti­cia Ja­vie­ra Blan­co”.

La mi­si­va -que tam­bién fue di­ri­gi­da a Hai Kyung Jun, re­pre­sen­tan­te de la Uni­cef en Chi­le- pi­de que el tex­to sea ana­li­za­do “y se de­ter­mi­ne si hay o no vio­la­cio­nes a los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los ni­ños en nues­tro país”. in­for­me de la co­mi­sión era “in­jus­to, par­cial, po­li­ti­za­do” y que “no se me­re­cía ser apro­ba­do”.

Val­dés -quien el mar­tes hi­zo ges­tio­nes en el al­muer­zo de la ban­ca­da ra­di­cal- afir­mó que en sus con­clu­sio­nes se per­día de vis­ta “lo que se es­tá ha­cien­do en me­no­res”, agre­gan­do que “era un in­for­me que no les ser­vía a los ni­ños, era puro jue­go de echar­se la culpa, y (era) muy par­cial”.

En la mis­ma lí­nea, la vo­ce­ra Pau­la Nar­váez -en­car­ga­da de con­ver­sar el mar­tes con el PS­rei­te­ró ayer que “lo que el go­bierno ha­ce es un tra­ba­jo le­gí­ti­mo en el Con­gre­so pa­ra dar a co­no­cer su plan­tea­mien­to res­pec­to de un in­for­me que nos pa­re­ce par­cial, no re­fle­ja la reali­dad res­pec­to de la se­rie de me­di­das que se han to­ma­do pa­ra en­fren­tar la do­lo­ro­sa reali­dad de mu­chos ni­ños vul­ne­ra­bles y, además, ex­ce­día sus atri­bu­cio­nes”.

Así, in­sis­tió en que “la Cá­ma­ra de Dipu­tados no es un tri­bu­nal de jus­ti­cia, por lo tan­to, el go­bierno tam­bién es lla­ma­do a cui­dar y res­guar­dar el nor­mal fun­cio­na­mien­to de nues­tras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.