“Si la can­cha no es­tá al re­gre­so, no ten­go na­da más que ha­cer”

Téc­ni­co de las Dia­blas: ► El lau­rea­do DT se can­só de las pro­me­sas in­cum­pli­das y les po­ne un mes de pla­zo a las au­to­ri­da­des de­por­ti­vas. ► Eso sí, es­tá en­fo­ca­do en lo­grar que sus di­ri­gi­das cla­si­fi­quen por pri­me­ra vez a un Mun­dial, pe­se a las pre­ca­rias cond

La Tercera - - Deportes - Carlos Gon­zá­lez Lu­cay

“Ha­ble­mos mien­tras ca­mi­na­mos por la can­cha, así lo ha­go con Mar­ce­lo (Biel­sa, su gran ami­go)”, pro­po­ne Ser­gio Vi­gil, téc­ni­co de la se­lec­ción chi­le­na fe­me­ni­na de hoc­key cés­ped, que ma­ña­na de­bu­ta fren­te a Es­ta­dos Uni­dos (10.00), en las se­mi­fi­na­les de la World Lea­gue, en Su­dá­fri­ca.

En seis vuel­tas y me­dia, 1.911 me­tros de re­co­rri­do, Ca­chi­to se sin­ce­ra. Ha­bla de la ilu­sión de cla­si­fi­car a Chi­le por pri­me­ra vez a un Mun­dial y de su fu­tu­ro in­me­dia­to, que con el pa­so de los mi­nu­tos irá po­nien­do muy en du­da.

¿En qué pie lle­gan las Dia­blas a es­ta fa­se de la World Lea­gue?

Ha­ce mu­cho tiem­po que de­cla­ra­mos que que­ría­mos ser un equi­po olím­pi­co y mun­dial. Y a tra­vés de esa de­cla­ra­ción nos pro­pu­si­mos ser deportistas olím­pi­cos. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que pa­ra lle­gar a unos Jue­gos Olím­pi­cos o a un Mun­dial, pri­me­ro hay que cons­truir el ser mun­dial y el ser olím­pi­co. Y eso ra­di­ca en em­pren­der un ca­mino con con­vic­ción y con de­ter­mi­na­ción y con li­cen­cia pa­ra per­der. ¿Qué sig­ni­fi­ca li­cen­cia pa­ra per­der? Sig­ni­fi­ca es­tar dis­pues­to a dar­lo to­do y no aban­do­nar el re­to, pa­se lo que pa­se en el ca­mino.

¿Có­mo ana­li­za a los ri­va­les que en­fren­ta­rán?

Sien­to que po­de­mos ga­nar y per­der con to­dos los equi­pos y eso ya es muy bueno. Qui­zás ha­ya al­gún equi­po co­mo Ar­gen­ti­na, que sea muy di­fí­cil de ven­cer. De esos par­ti­dos don­de de 10, qui­zás nue­ve ga­ne Ar­gen­ti­na y uno ga­ne o em­pa­te Chi­le. Va­mos a bus­car que ése sea en la World Lea­gue 3. Con Es­ta­dos Uni­dos ocu­rre al­go pa­re­ci­do, es un ri­val que siem­pre ha si­do muy di­fí­cil de ven­cer. Y con ellos tam­bién va­mos a in­ten­tar que ocu­rra lo que no ocu­rre ha­bi­tual­men­te. Esos dos par­ti­dos son muy im­por­tan­tes en el ca­rác­ter, en el co­ra­je y en la irre­ve­ren­cia. Des­pués vie­nen In­dia y Su­dá­fri­ca, que son los en­cuen­tros don­de hay que ju­gar el me­jor par­ti­do de nues­tras vi­das, por­que son de­ter­mi­nan­tes pa­ra nues­tra cla­si­fi­ca­ción. Son dos ri­va­les que es­tán por en­ci­ma nues­tro en ran­king. Uno es el lo­cal y el otro es mun­dia­lis­ta y olím­pi­co, pe­ro sien­to que te­ne­mos con qué. Po­de­mos ga­nar o per­der, pe­ro ahí sí creo que no son nue­ve par­ti­dos a 1, sino que seis a cua­tro. El pri­mer ob­je­ti­vo es es­tar en­tre los cua­tro pri­me­ros pa­ra ir a la segunda fa­se. Si no­so­tros lo lo­gra­mos, ahí ven­drá el va­lor co­ra­je y con­vic­ción: el va­lor Lon­dres 2018, que tie­ne que es­tar en nues­tra men­te y en nues­tro co­ra­zón.

Imagino que se­rá muy es­pe­cial pa­ra us­ted en­fren­tar a su país, a las Leo­nas. Al equi­po que for­mó.

Es la pri­me­ra vez que en­fren­ta­ré a una se­lec­ción ar­gen­ti­na des­de otra se­lec­ción. Se­gu­ra­men­te to­da la pre­via va a ser un mo­men­to com­ple­jo, ra­ro. An­tes de un par­ti­do se to­can los him­nos, en la can­cha hay ban­de­ras. Va a ser ra­ro, pe­ro hay dos co­sas que ten­go cla­ras: pien­so que el par­ti­do que va­mos a ju­gar con Ar­gen­ti­na se­rá im­por­tan­te, pe­ro no de­ter­mi­nan­te. Y tam­bién ten­go cla­ro que es­toy enamo­ra­do de es­te equi­po chi­leno, de es­tas Dia­blas y de es­te equi­po de tra­ba­jo que he­mos em­pren­di­do. Y cuan­do uno es­tá enamo­ra­do y sien­te amor por las per­so­nas con quien es­tá, no hay na­da que se in­ter­pon­ga en el pen­sa­mien­to. Yo hoy sien­to a es­te equi­po co­mo fa­mi­lia. Y cuan­do es­te­mos aden­tro de la can­cha ju­gan­do sea con quien sea, sé que voy a es­tar con mi fa­mi­lia de ca­mi­se­ta y de sue­ño. Yo ten­go cla­ro lo que sien­to por mi país y lo he de­mos­tra­do con ac­cio­nes, ten­go muy cla­ro lo que sig­ni­fi­can las Leo­nas en mi vi­da y tam­bién ten­go muy cla­ro lo que sig­ni­fi­ca es­te equi­po de Dia­blas en es­te mo­men­to de mi vi­da.

Us­ted di­jo un par de ve­ces que si no ha­bía una can­cha pro­pia pa­ra en­tre­nar, se iba. ¿Cuál es su po­si­ción aho­ra, con­si­de­ran­do la promesa to­da­vía no se cum­ple?

EN­FREN­TAR A LAS LEO­NAS

“Ten­go cla­ro que el par­ti­do con Ar­gen­ti­na se­rá im­por­tan­te, pe­ro no de­ter­mi­nan­te y tam­bién ten­go cla­ro que es­toy enamo­ra­do de es­te equi­po chi­leno”.

Las Dia­blas es­tán sien­do olím­pi­cas, pe­ro no se es­tá sien­do olím­pi­co con ellas. La can­cha no apa­re­ció. Y si no apa­re­ce, es muy di­fí­cil que se pue­da cum­plir con to­dos los ob­je­ti­vos. No hay nin­gún equi­po en­tre los 20 me­jo­res del mun­do que no ten­ga can­cha pro­pia. Ha­ce seis me­ses se di­jo que ya es­ta­ba apro­ba­do, que ya es­ta­ba el lu­gar. Yo pien­so que se­ría una gran ne­gli­gen­cia si la can­cha se cons­tru­ye den­tro de dos años, pen­san­do en los Pa­na­me­ri­ca­nos. Si no se cons­tru­ye en 2018, no hay un com­pro­mi­so olím­pi­co.

En­ton­ces, ¿cuán­to más va a es­pe­rar por la can­cha?

Ya he es­pe­ra­do un año y seis me­ses. Aho­ra mi co­ra­zón es­tá en ese sue­ño mun­dia­lis­ta. Pe­ro no. Si ter­mi­na la pri­me­ra mi­tad del año y no ocu­rrió, no tie­ne sen­ti­do se­guir. Y con to­do el do­lor, cuan­do vol­va­mos de la cla­si­fi­ca­ción de la World Lea­gue 3 y de la Co­pa Amé­ri­ca (4 al 13 de agos­to) y no su­ce­de, no ten­go na­da que ha­cer. Cual­quie­ra sea el re­sul­ta­do. Por­que una can­cha no se po­ne si se ga­na o se pier­de, sino que por con­vic­ción.

¿Sien­te que no hay una re­tri­bu­ción a los deportistas?

De la mis­ma for­ma que los deportistas en­tre­gan to­do, por lo me­nos tie­nen que te­ner una de­vo­lu­ción. Y la de­vo­lu­ción es só­lo un lu­gar pa­ra en­tre­nar más. Por­que lo más fá­cil se­ría de­cir “bueno, co­mo no es­tá la can­cha, va­mos a en­tre­nar dos ve­ces a la se­ma­na”. En­ton­ces, va­mos a se­guir sien­do siem­pre un país que lu­che por el quin­to, cuar­to y ter­cer pues­to en un Pan­ame­ri­cano. Y la ver­dad es que no ten­dría mo­ti­vo pa­ra se­guir es­tan­do y lu­chan­do, con to­do el do­lor. Por­que a es­te equi­po lo amo.

¿No hay vuel­ta atrás?

Yo no me pue­do men­tir. Si no es­tá la can­cha, con to­do el do­lor di­go “dis­cul­pen, no pue­do”. Por­que sino, hay una in­cohe­ren­cia to­tal. No en­tien­do una ma­ne­ra de tra­ba­jar que no sea al cien por cien y no en­tien­do una ma­ne­ra de vi­vir que sea a me­dias. En­ton­ces, no se pue­de es­tar bus­can­do ob­je­ti­vos olím­pi­cos y no es­tar a la al­tu­ra de lo que tie­ne que te­ner un equi­po olím­pi­co. Y no es­toy ha­blan­do de te­ner las con­di­cio­nes que tie­nen Ar­gen­ti­na, Ale­ma­nia, Ho­lan­da, Aus­tra­lia... Yo só­lo es­toy pi­dien­do lo bá­si­co, lo que te per­mi­te en­tre­nar. Por­que la úni­ca ma­ne­ra que en­tien­do que un equi­po crez­ca es en­tre­nan­do. Lo úni­co que no se ne­go­cia es el en­tre­na­mien­to y el es­pí­ri­tu de equi­po. Y una de las co­sas que no se ne­go­cia, no exis­te. En­ton­ces, no hay na­da más que ha­cer. Con­tra­ten a una per­so­na que no le gus­te en­tre­nar y va a es­tar con­ten­ta.b

LOS OB­JE­TI­VOS

“El pri­mer ob­je­ti­vo es es­tar en­tre los cua­tro pri­me­ros pa­ra ir a la segunda fa­se. Si lo lo­gra­mos, ahí ven­drá el va­lor co­ra­je y con­vic­ción: el va­lor Lon­dres 2018”.

CON­DI­CIO­NES MÍ­NI­MAS

“Yo só­lo es­toy pi­dien­do lo bá­si­co, lo que te per­mi­te en­tre­nar. Por­que la úni­ca ma­ne­ra que en­tien­do que un equi­po crez­ca es en­tre­nan­do”.

FOTO: MA­RIO TELLEZ

►► Ser­gio Ca­chi­to Vi­gil po­sa en el cés­ped del Club Man­quehue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.