“Lo ocu­rri­do no es res­pon­sa­bi­li­dad de Sca­ra­me­lli sino de la SCD”

Pre­si­den­te de la SCD ► La nue­va ca­be­za de la en­ti­dad di­ce a La Tercera que lo ocu­rri­do con su an­te­ce­sor es una opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to, ya que aún hay dis­tor­sio­nes que pue­den co­rre­gir­se.

La Tercera - - Sociedad - An­drés del Real

Si bien co­no­ce de cer­ca los ga­jes del ofi­cio mu­si­cal, así co­mo la ges­tión de los de­re­chos au­to­ra­les del gre­mio, Ho­ra­cio Salinas ini­ció ayer uno de los ma­yo­res desafíos de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. El mú­si­co, que ma­ña­na cum­ple 65 años, es des­de el miér­co­les pa­sa­do el nue­vo pre­si­den­te de la SCD, ta­rea que asu­me tras la di­mi­sión de Alvaro Sca­ra­me­lli y en me­dio de un cli­ma de cues­tio­na­mien­tos y de­cla­ra­cio­nes cru­za­das tan­to ex­ter­nas co­mo des­de el in­te­rior del or­ga­nis­mo. Pe­ro pa­ra el can­tau­tor y di­rec­tor mu­si­cal de In­ti-Illi­ma­ni His­tó­ri­co, es­te es­ce­na­rio, qui­zás el más com­ple­jo que ha en­fren­ta­do la en­ti­dad de ges­tión co­lec­ti­va en sus tres dé­ca­das , es una opor­tu­ni­dad pa­ra me­jo­rar. “Creo que hay que ba­jar el tono (de la dis­cu­sión) rá­pi­da­men­te. Es­te am­bien­te iras­ci­ble es al­go do­lo­ro­so pa­ra nues­tro me­dio”, co­mien­za di­cien­do Salinas, quien se in­terio­ri­zó so­bre el de­re­cho au­to­ral du­ran­te su exi­lio en Ita­lia, pa­ra años des­pués ser con­se­je­ro de la en­ti­dad en­car­ga­da del te­ma en Chi­le en dos pe­río­dos dis­tin­tos. “Lo que hoy ocu­rre tie­ne que ver con pro­ce­sos tí­pi­cos de cre­ci­mien­to de es­tas es­truc­tu­ras. Se cues­tio­nan co­sas y eso es un signo de que hay te­mas im­por­tan­tes por dis­cu­tir y de que la SCD ha cre­ci­do y se ha trans­for­ma­do, pa­ra mu­chos mú­si­cos, en la po­si­bi­li­dad de vi­vir de su tra­ba­jo, lo que me pa­re­ce muy digno”, agre­ga.

¿Ha to­ma­do res­guar­dos pa­ra su nue­vo car­go, aho­ra que es­tá más ex­pues­to y hay más ojos en­ci­ma?

No es al­go que no me ha­ya plan­tea­do, es­tá pues­to en la ba­lan­za tam­bién. Pa­ra mí es­ta es una ins­ti­tu­ción de mu­cha im­por­tan­cia que he vis­to na­cer, he vis­to cre­cer, he vis­to las di­fi­cul­ta­des que tie­ne. En Ita­lia me di cuen­ta que hay una re­la­ción muy di­rec­ta en­tre el pres­ti­gio y la so­li­dez de es­tas ins­ti­tu­cio­nes con la im­por­tan­cia que ad­quie­re la mú­si­ca en un país. Por lo mis­mo me in­tere­sa la SCD, por­que es una es­truc­tu­ra que com­ple­ta mu­chas ca­ren­cias. Hoy la SCD es mo­de­lo pa­ra mu­chas so­cie­da­des del mun­do, pe­ro par­te de ese cre­ci­mien­to con­lle­va rec­ti­fi­ca­cio­nes, en­fren­tar es­ce­na­rios nue­vos y ex­pan­dir el pa­go del de­re­cho de au­tor, que es muy re­sis­ti­do.

Den­tro de es­ta idea de adap­tar­se a los tiem­pos, ¿es­tá abier­to a la po­si­bi­li­dad de trans­pa­ren­tar ci­fras e in­gre­sos o cree que es in­for­ma­ción que de­be se­guir ma­ne­ján­do­se de for­ma in­ter­na?

Creo que es­ta­ría­mos con­fun­dien­do las co­sas si es que con­si­de­ra­mos que el pro­ble­ma de la trans­pa­ren­cia es no sa­ber cuan­to ga­na ca­da quien en la SCD, o que eso es lo que real­men­te ha desata­do es­te con­flic­to. El pro­ble­ma son sen­ci­lla­men­te es­tos fe­nó­me­nos que irrum­pen en el mun­do y cam­bian las co­sas: ac­to­res nue­vos, ca­na­les de te­le­vi­sión nue­vos, otro ti­po de ges­tión de la mú­si­ca en los ca­na­les. To­do eso ha­ce que se pro­duz­can fe­nó­me­nos en la dis­tri­bu­ción que no tie­nen que ver con nin­gu­na ma­la in­ten­ción de na­die, sino con cam­bios, y es res­pon­sa­bi­li­dad de la SCD es­tar muy aler­ta a cual­quier dis­tor­sión que pu­die­ra pro­du­cir­se.

Pun­tual­men­te so­bre la te­le­vi­sión: ¿Cree que es un ni­cho que se tie­ne que se­guir re­gu­lan­do? ¿Aún que­dan dis­tor­sio­nes por co­rre­gir en los de­re­chos que ge­ne­ra?

Sin du­da. Eso es lo que te­ne­mos que en­fren­tar. Te­ne­mos que to­mar el to­ro por las as­tas y so­bre to­do en­ten­der es­tos me­ca­nis­mos que mu­chas ve­ces son in­trin­ca­dos, así co­mo los pro­ble­mas que pue­dan pro­du­cir. Yo creo que las mú­si­cas de­ben te­ner pon­de­ra­cio­nes dis­tin­tas, en re­la­ción a jin­gles, a cor­ti­nas que se reite­ran mu­chas ve­ces a tra­vés del tiem­po. En ese sen­ti­do, ten­go una ex­ce­len­te opi­nión de Alvaro, me ha im­pac­ta­do su ini­cia­ti­va, su ener­gía, pe­ro creo que se vio so­bre­pa­sa­do por una si­tua­ción que no me pa­re­ce sea tan­to de su res­pon­sa­bi­li­dad co­mo de la nues­tra, del con­se­jo SCD, de es­tar aler­ta a es­te ti­po de dis­tor­sio­nes que se pu­die­ran pro­du­cir.

A fi­nes de julio se en­tre­ga­rán los re­sul­ta­dos de la co­mi­sión in­ter­na que in­ves­ti­ga los in­gre­sos del ex pre­si­den­te. ¿Se ha pues­to en el es­ce­na­rio que de el fa­llo sea ad­ver­so pa­ra él?

Alvaro es­tá tran­qui­lo. Hay que es­pe­rar lo que es­ta co­mi­sión re­suel­va, por­que siem­pre nos ha pa­re­ci­do muy im­por­tan­te la trans­pa­ren­cia, ac­tuar de acuer­do a nor­mas éti­cas. Se pu­so en te­la de juicio la hon­ra de al­gu­nas per­so­nas y el pro­ce­der de un sis­te­ma, así que ve­re­mos qué di­ce la re­vi­sión, pe­ro el pres­ti­gio de es­ta so­cie­dad es ser muy trans­pa­ren­te.b

VI­SION DEL CON­FLIC­TO

“Los fe­nó­me­nos en la dis­tri­bu­ción (de de­re­chos) no tie­nen que ver con la ma­la in­ten­ción de na­die, sino con los cam­bios que irrum­pen en el mun­do”.

FOTO: AR­CHI­VO

►► El di­rec­tor mu­si­cal de In­ti-Illi­ma­ni His­tó­ri­co du­ran­te su úl­ti­ma vi­si­ta a La Tercera.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.