Los de­ta­lles del ex­pe­dien­te ju­di­cial de los bo­li­via­nos de­te­ni­dos en Chi­le por 101 días

► Bom­bas la­cri­mó­ge­nas y gra­na­das de mano fue par­te de lo in­cau­ta­do a los efec­ti­vos de ese país. ► Tes­ti­mo­nios re­ve­lan có­mo se desa­rro­lló el in­ci­den­te en la zo­na fron­te­ri­za.

La Tercera - - Temas De Hoy - A. Lo­bo y F. Duar­te

Un ra­dio­trans­mi­sor, tres es­co­pe­tas, dos pistolas, cin­co gra­na­das de mano, tres bom­bas la­cri­mó­ge­nas y cin­co mi­gue­li­tos de fa­bri­ca­ción artesanal. Se­gún cons­ta en la car­pe­ta in­ves­ti­ga­ti­va del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, esas eran al­gu­nas de las ar­mas que por­ta­ban los ciu­da­da­nos bo­li­via­nos -dos mi­li­ta­res y sie­te fun­cio­na­rios adua­ne­ros­de­te­ni­dos el 19 de mar­zo en el sec­tor fron­te­ri­zo de Tu­la­pam­pa, en la Pri­me­ra Re­gión, tras asal­tar a dos trans­por­tis­tas a quie­nes le qui­ta­ron su ca­mión y la car­ga.

Los ex­tran­je­ros es­tu­vie­ron en la cár­cel de Al­ta Se­gu­ri­dad de Al­to Hos­pi­cio du­ran­te 101 días por los de­li­tos de ro­bo con vio­len­cia e in­ti­mi­da­ción, por­te ile­gal de ar­ma y con­tra­ban­do. Sin em­bar­go, tras ser de­cla­ra­dos cul­pa­bles, fue­ron ex­pul­sa­dos del país pre­vio pa­go de más de $ 32 mi­llo­nes, que equi­va­lían al mon­to de la car­ga que pre­ten­dían ro­bar.

El re­la­to de una de las víc­ti­mas, Ser­gio Ar­que­ros, indica que tras cru­zar la fron­te­ra chi­le­na y se­guir­los, uno de los vehícu­los bo­li­via­nos les dio al­can­ce. “Se es­cu­cha­ban unos gri­tos or­de­nán­do­le al con­duc­tor que se de­tu­vie­ra, apun­tán­do­le en to­do mo­men­to con ar­mas lar­gas. Pa­sa­do un tra­mo de ru­ta, pro­ce­die­ron a efec­tuar dis­pa­ros ha­cia la ca­bi­na del ca­mión en el cos­ta­do del con­duc­tor”, con­tó el trans­por­tis­ta. Agre­gó que “des­pués de es­cu­char que las ba­las estaban im­pac­tan­do en la ca­bi­na, Ro­ber­to (Cas­tro) pro­duc­to del miedo a que lo ma­ta­ran, se vio en la obli­ga­ción de de­te­ner­se, ya que ade­más ellos nos lan­za­ron una gra­na­da al in­te­rior de la ca­bi­na. Es­to era gas la­cri­mó­geno, ya que me im­pe­día res­pi­rar”.

Una vez aba­jo del ca­mión, Ar­que­ros di­jo que pro­ce­die­ron a gol­pear­los con sus ar­mas, pies y pu­ños, gri­tán­do­les que les hi­cie­ran en­tre­ga de las lla­ves del ca­mión.

Uno de los par­tes po­li­cia­les in­clui­do en la car­pe­ta, con­fir­ma la ver­sión del trans­por­tis­ta y aña­de que “un gru­po in­de­ter­mi­na­do de po­bla­do­res con­cu­rrie­ron a pres­tar coope­ra­ción a las víc­ti­mas del de­li­to, y al ver la su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca, es­tos in­di­vi­duos hu­ye­ron del lu­gar de los he­chos en di­rec­ción a Bo­li­via”.

Tras in­for­mar­se de la si­tua­ción, ca­ra­bi­ne­ros “efec­tua­ron un pa­tru­lla­je pre­ven­ti­vo por el lu­gar y pro­ce­die­ron a pre­sen­ciar en te­rri­to­rio na­cio­nal dos vehícu­los, los cua­les en su in­te­rior lle­va­ban dos per­so­nas con ves­ti­men­tas mi­li­ta­res, quie­nes nue­va­men­te pro­ce­dían a in­ter­cep­tar el ca­mión, sus­tra­yen­do es­te y co-

El de­fen­sor Clau­dio Vi­la man­tie­ne sus cues­tio­na­mien­tos a la in­da­ga­ción que se desa­rro­lló en torno a los dos mi­li­ta­res y los sie­te fun­cio­na­rios bo­li­via­nos.

Des­de su pun­to de vis­ta, hu­bo con­tra­dic­cio­nes en las de­cla­ra­cio­nes de las pre­sun­tas víc­ti­mas y los de­te­ni­dos. “Que­da cla­ro en las de­cla­ra­cio­nes de los nue­ve fun­cio­na­rios que ellos no men­tían y, efec­ti­va­men­te, se en­con­tra­ban desa­rro­llan­do una fis­ca­li­za­ción con­tra el con­tra­ban­do pa­ra lo cual estaban man­da­ta­dos; en cam­bio, los ca­mio­ne­ros que apa­re­cen co­mo pre­sun­tas víc­ti­mas estaban co­me­tien­do un ilí­ci­to”, sen­ten­ció.

El abo­ga­do in­sis­tió en la inocen­cia de sus re­pre­sen­ta­dos y

►►

mi­llo­nes de pe­sos

ca­li­fi­có la sen­ten­cia co­mo “in­jus­ta”. “El fallo fue par­cial, ses­ga­do, no se ana­li­za­ron de­bi­da­men­te to­dos los me­dios pro­ba­to­rios; por el con­tra­rio, creemos que la ma­gis­tra­da se hi­zo par­te de la te­sis del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. La ver­sión en­tre­ga­da por con­tra­ban­dis­tas de­bió ser des­es­ti­ma­da. Cla­ra­men­te, con es­ta ac­ción lo que se hi­zo fue am­pa­rar ile­ga­li­da­des en la zo­na fron­te­ri­za que afec­tan gra­ve­men­te la eco­no­mía del ve­cino país”, aña­dió.

Vi­la in­di­có que aún les que­da una aris­ta por tra­ba­jar re­la­cio­na­da con el ca­so y que se vin­cu­la con la in­da­ga­ción que lle­va ade­lan­te la fis­cal Vir­gi­nia Ara­ve­na, li­ga­da a la agre­sión de que fue­ron víc­ti­mas los nue­ve fun­cio­na­rios.

tu­vo que des­em­bol­sar el Es­ta­do bo­li­viano pa­ra que los dos mi­li­ta­res y los sie­te fun­cio­na­rios de adua­nas de ese país re­cu­pe­ra­ran su li­ber­tad y fue­ran ex­pul­sa­dos de Chi­le. To­dos es­tu­vie­ron re­clui­dos en la Cár­cel de Al­ta Se­gu­ri­dad de Al­to Hos­pi­cio.

de mar­zo

men­zan­do un des­pla­za­mien­to ha­cia el lí­mi­te te­rri­to­rial bo­li­viano, mo­men­tos en el cual per­so­nal po­li­cial pro­ce­dió en te­rri­to­rio na­cio­nal a la de­ten­ción de las per­so­nas”.

Uno de los efec­ti­vos que par­ti­ci­pó en el ope­ra­ti­vo, el ca­bo 1º Clau­dio Ra­mí­rez, de­cla­ró que re­ci­bió la orden de coope­rar con un pro­ce­di­mien­to por una de­nun­cia de que mi­li­ta­res bo­li­via­nos ha­bían in­gre­sa­do al país y estaban asal­tan­do a unos ca­mio­ne­ros.

Y tan­to él co­mo sus otros cua­tro com­pa­ñe­ros que par­ti­ci­pa­ron del pro­ce­di­mien­to ase­gu­ra­ron: “A su pre­gun­ta, si mi te­nien­te, cuan­do lle­ga­mos al si­tio del su­ce­so, nos per­ca­ta­mos que los mi­li­ta­res se en­con­tra­ban ar­ma­dos y apun­tan­do a las per­so­nas que se en­con­tra­ban en las cer­ca­nías del

fue­ron de­te­ni­dos en el sec­tor fron­te­ri­zo de Tu­la­pam­pa,cer­cano a Col­cha­ne en la Pri­me­ra Re­gión, los nue­ve ciu­da­da­nos ex­tran­je­ros. ca­mión y des­pués, al ver­nos, tam­bién nos apun­ta­ron a no­so­tros”.

Uno de los de­te­ni­dos, el fun­cio­na­rio de adua­nas de Bo­li­via, Die­go Guz­mán, re­co­no­ció que si­guie­ron a ca­mio­nes chi­le­nos que pre­ten­dían in­gre­sar con con­tra­ban­do a su país. Es por eso que le die­ron al­can­ce al úl­ti­mo de ellos, “al cual de ma­ne­ra reite­ra­da se le indica que se de­ten­ga , quien ha­ce ca­so omi­so a tal ad­ver­ten­cia por lo que mi per­so­na es­cu­cha y ve que los mi­li­ta­res de las fuer­zas ar­ma­das ha­cen uso de sus ar­mas di­sua­si­vas”.

El sub­ofi­cial Car­los Ca­lle se­ña­ló que el 15 de mar­zo fue des­ti­na­do a Oru­ro a “cum­plir la­bo­res de lu­cha con­tra el con­tra­ban­do”. El mi­li­tar con­ti­nuó ex­pli­can­do que tras va­rios pa­tru­lla­jes y no en­con­trar na­da, fue­ron al po­bla­do de La­que­ca “don­de nos en­te­ra­mos ha­bían pa­sa­do ha­cia Bo­li­via una gran can­ti­dad de ca­mio­nes”.

Es por eso que se aden­tra­ron en un ca­mino y se en­con­tra­ron con va­rios vehícu­los que al ver­los, se fu­ga­ron. “In­ten­ta­mos que se de­tu­vie­ra pe­ro no ha­cía ca­so, de­bi­do a ello tu­ve que ha­cer uso de mi ar­ma, lan­zan­do una gra­na­da so­bre el ca­mión”, afir­mó.

Ca­lle ase­gu­ró que tras de­te­ner el vehícu­lo y ha­cer que los ocu­pan­tes des­cen­die­ran, “de­ci­di­mos de­jar a es­tas per­so­nas en el lu­gar y lle­var­nos so­lo el ca­mión (…) pe­ro nos avi­sa­ron que ve­nía una gran pol­va­re­da y por se­gu­ri­dad de­ci­di­mos aban­do­nar el ca­mión”.

Tras ir por re­fuer­zos a Bo­li­via, vol­vie­ron a bus­car el vehícu­lo, sin em­bar­go, “lle­ga­ron los Ca­ra­bi­ne­ros quie­nes nos re­du­je­ron, estaban con ar­mas y las dis­pa­ra­ron a la iz­quier­da y la de­re­cha de no­so­tros. Lue­go de eso nos lle­va­ron a la co­mi­sa­ría y en ese lu­gar nos sa­ca­ron fo­to­gra­fías”.

gra­na­das,

tres es­co­pe­tas, dos pistolas, tres bom­bas la­cri­mó­ge­nas y dos car­ga­do­res de 9 mm, en­tre otras ar­mas, por­ta­ban los de­te­ni­dos.

FO­TO: AGENCIAUNO

►► Ins­tan­te en que fue­ron de­te­ni­dos los mi­li­ta­res y adua­ne­ros bo­li­via­nos por Ca­ra­bi­ne­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.