La ac­ti­tud de Chi­le

La Tercera - - Opinión - An­drés Benítez In­ge­nie­ro co­mer­cial

LA AC­TI­TUD es to­do, con­clu­ye el his­to­ria­dor es­pa­ñol Víc­tor Küp­pers, cu­yas char­las tie­nen re­vo­lu­cio­na­das las re­des so­cia­les. Su te­sis se ba­sa en que el va­lor de una per­so­na se ex­pre­sa en tres co­sas: sus co­no­ci­mien­tos, sus ha­bi­li­da­des y su ac­ti­tud. Pe­ro de to­das, la ac­ti­tud es la cla­ve. Al fi­nal, dice, na­die te quie­re por­que tie­nes un post­gra­do o ha­blas bien in­glés. Te quie­ren por tu for­ma de ser. “Y to­das las per­so­nas fan­tás­ti­cas, tie­nen una for­ma de ser fan­tás­ti­ca; y to­das las per­so­nas de mier­da, tie­nen una for­ma de ser de mier­da”.

Lo an­te­rior no sig­ni­fi­ca que los co­no­ci­mien­tos o las ha­bi­li­da­des no sean im­por­tan­tes. Na­da peor que un ig­no­ran­te mo­ti­va­do, ad­vier­te Küp­pers. Y va­ya que tie­ne ra­zón. Pe­ro tam­bién es cier­to que un sa­be­lo­to­do amar­ga­do, es una pé­si­ma com­bi­na­ción.

Me acor­dé del te­ma du­ran­te la fi­nal de la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes en­tre Chi­le y Ale­ma­nia. Pe­se a que per­di­mos, que­dé con­ten­to. ¿Por qué? Por la ac­ti­tud de nues­tra Se­lec­ción. Por­que ver­los ju­gar sin achi­car­se, con ga­nas, con per­so­na­li­dad, es un pla­cer. “Qué gua­po es es­te equi­po de Chi­le”, re­pe­tía el co­men­ta­ris­ta ar­gen­tino con ad­mi­ra­ción, al ver que nun­ca se rin­dió, que siem­pre bus­có y de­mos­tró que era un digno fi­na­lis­ta.

Es­to es nue­vo. Es cier­to que pro­ba­ble­men­te ten­ga­mos la me­jor se­lec­ción de la his­to­ria. Sa­ben de fút­bol y les so­bra ha­bi­li­dad. Pe­ro la cla­ve, a mi jui­cio, es su ac­ti­tud. No son el me­jor equi­po del mun­do, pe­ro jue­gan co­mo si lo fue­ran. Y por eso les va bien. Y por eso, to­dos los quie­ren. No so­lo por­que han ga­na­do tí­tu­los, que es im­por­tan­te; tam­bién por su ac­ti­tud.

Si­gue sien­do un mis­te­rio en qué mi­nu­to nues­tra se­lec­ción se pu­so guapa, co­mo di­cen nues­tros ve­ci­nos. Pa­ra mí, ese siem­pre fue un atri­bu­to de ellos, no nues­tro. Co­mo sea, hay que apro­ve­char­lo y man­te­ner­lo. Y, tam­bién, con­ta­giar­lo.

Cu­rio­sa­men­te, na­da de aque­llo ha su­ce­di­do. Por­que mien­tras la Ro­ja se pa­sea por el mun­do de­rro­chan­do ac­ti­tud, el país ha­ce jus­to lo con­tra­rio. So­lo tras­mi­ti­mos de­s­es­pe­ran­za y an­gus­tia. Es­to es evi­den­te en to­do el mun­do po­lí­ti­co, don­de la iz­quier­da ha­bla con un dis­cur­so de­s­es­pe­ran­za­dor, de una so­cie­dad in­jus­ta, de­si­gual, po­co in­clu­si­va. Y des­de la otra ve­re­da, la de­re­cha, con los ar­gu­men­tos con­tra­rios, dice que es­ta­mos peor que nun­ca. En su­ma, un país des­trui­do.

Víc­tor Küp­pers dice, res­pec­to de las per­so­nas, que to­dos te­ne­mos vi­das di­fí­ci­les, com­ple­jas, lle­nas de pro­ble­mas. Es­to tien­da a ago­biar y de­pri­mir. Pe­ro, in­clu­so así, hay al­gu­nos que van con­tra la co­rrien­te, que dan la pe­lea con ac­ti­tud y sa­len ade­lan­te. “Que sa­ben que, al fi­nal, la vi­da es fan­tás­ti­ca y hay que vi­vir­la así”, dice. Bueno, lo mis­mo pa­sa con los paí­ses. Es cier­to, no es­ta­mos en nues­tro me­jor mo­men­to, pe­ro vi­vi­mos en un país fan­tás­ti­co. Eso lo sa­ben to­dos. Y, por eso, el men­sa­je po­lí­ti­co no lle­ga a la gen­te.

Y ojo, tam­po­co se tra­ta caer en la “ma­rea ro­ja”, una pa­to­lo­gía que lle­va a un en­tu­sias­mo des­me­di­do y que ha­ce per­der el sen­ti­do de la reali­dad. Eso es ton­te­ra. De lo que se tra­ta, sim­ple­men­te, es de en­ten­der nues­tras for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des, y sa­lir ju­gan­do con la ac­ti­tud que me­re­ce Chi­le.

Mien­tras la Ro­ja de­rro­cha ac­ti­tud, el país ha­ce lo con­tra­rio. No es­ta­mos en el me­jor mo­men­to, pe­ro vi­vi­mos en un país fan­tás­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.