Ti­rria bur­da

La Tercera - - Opinión - Alfredo Jo­celyn-Holt His­to­ria­dor

EL SE­NA­DOR Car­los Mon­tes, re­fi­rién­do­se a la pró­xi­ma elec­ción, afir­ma que Chi­le no es de de­re­cha y que Pi­ñe­ra, la otra vez, fue una ex­cep­ción. El ar­gu­men­to, ade­más de sim­plis­ta (Mon­tes ni in­ten­tó fun­da­men­tar­lo), sue­na des­ho­nes­to vi­nien­do de quien lo es­gri­me.

Ha­ga­mos me­mo­ria. La Con­cer­ta­ción, su con­glo­me­ra­do, ope­ró du­ran­te 20 años con un diag­nós­ti­co opues­to. Y es­to por­que el ple­bis­ci­to del 88 ha­bría arro­ja­do un em­pa­te en­tre la de­re­cha y la cen­troiz­quier­da. Es de­cir, los 16 años de dic­ta­du­ra ha­brían pre­dis­pues­to al país a no que­rer vol­ver a in­ten­tar un vuel­co pen­du­lar; har­tos de con­flic­tos y es­pe­ran­za­dos en que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con­ti­nua­ría, los chi­le­nos ha­brían que­ri­do re­con­ci­liar­se. Es­to ha­bría lle­va­do a la Con­cer­ta­ción a acep­tar los tér­mi­nos y pro­yec­cio­nes de la dic­ta­du­ra sin an- gus­tia. O si no, có­mo en­ten­der dos dé­ca­das de con­sen­sua­lis­mo y co­go­bierno con la de­re­cha, am­bas fuer­zas a me­nu­do in­dis­tin­gui­bles, sien­do La­gos (el candidato has­ta no ha­ce mu­cho de Mon­tes) su más no­to­rio ejem­plo.

Aho­ra bien, es com­pren­si­ble que a per­so­ne­ros de cen­troiz­quier­da, en un con­tex­to de ra­di­ca­li­za­ción, les re­sul­te in­có­mo­do la ima­gen que han es­ta­do pro­yec­tan­do: la de una coa­li­ción que acep­tó ate­ner­se al “ra­ya­do de la can­cha” pa­ra lle­gar al po­der, aun cuan­do en su fue­ro in­terno re­pu­dia­ran su pro­pio ac­tuar “en la me­di­da de lo po­si­ble”. Así las co­sas, apa­re­cen co­mo una fuer­za no de de­re­cha, en un país no de de­re­cha (con­ce­dá­mos­lo), pe­ro que lle­ga­dos a La Mo­ne­da y al Con­gre­so, go­bier­nan obli­ga­dos se­gún lo que la ra­zón y el rea­lis­mo pres­cri­ben, es de­cir, co­mo si fue­sen de de­re­cha.

Es que, vea­mos, ga­nar elec­cio­nes y go­ber­nar no es lo mis­mo, y pa­ra in­fluir no es ne­ce­sa­rio ser go­bierno. Lo pri­me­ro lo sa­ben la Con­cer­ta­ción y la Nue­va Ma­yo­ría. Lo se­gun­do es el gran acier­to de la de­re­cha post 1988: aun cuan­do no le es na­da nue­vo, obe­de­ce a to­da una his­to­ria pre­via. Re­cor­de­mos que la de­re­cha coop­tó go­bier­nos ra­di­ca­les en los años 40 fre­nan­do sus in­cli­na­cio­nes iz­quier­dis­tas; en los 50, pro­pu­so ló­gi­cas eco­nó­mi­cas que an­ti­ci­pa­ron el neo­li­be­ra­lis­mo; so­bre­vi­vió su ca­si ex­tin­ción ba­jo Frei Mon­tal­va; y sir­vió de con­tra­pe­so fren­te a la UP (cfr. So­fía Co­rrea, Con las rien­das del po­der, 2004).

El que el país no sea de de­re­cha, amén de cri­te­rio du­do­so, ¿por qué ha­bría de in­va­li­dar su op­ción? Más aún si, des­pués del 2010, es­tá vis­to que la de­re­cha pue­de im­po­ner­se de pro­du­cir­se des­ca­la­bros en la coa­li­ción go­ber­nan­te, es­ce­na­rio que se ha es­ta­do dan­do ba­jo un nue­vo go­bierno de Ba­che­let. Por úl­ti­mo, el se­na­dor no pa­re­cie­ra ha­ber re­pa­ra­do que la abs­ten­ción en al­za (va en más de un 60%) des­fon­da su me­ta­fí­si­ca. De vol­ver a re­pe­tir­se, y no ha­bien­do mo­ti­vos pa­ra que se re­vier­ta, nin­gún gru­po or­ga­ni­za­do po­drá re­cla­mar pa­ra sí un uni­ver­so ma­yo­ri­ta­rio, y me­nos to­tal, de es­te país.

De­cía­mos al ini­cio que Car­los Mon­tes pe­ca­ría de des­ho­nes­to. Nie­ga lo que ha si­do la evo­lu­ción po­lí­ti­ca de es­tas úl­ti­mas ca­si tres dé­ca­das, nin­gu­nea a la de­re­cha, y so­lo con­ci­be co­mo ac­tor a una cen­troiz­quier­da, sin em­bar­go, he­cha ti­ras.

Car­los Mon­tes nin­gu­nea a la de­re­cha y so­lo con­ci­be co­mo ac­tor a una cen­troiz­quier­da, sin em­bar­go, he­cha ti­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.