Educación gratis o me­jor re­mu­ne­ra­ción

La Tercera - - Correo - Ger­mán Bec­ker A. Pau­li­na Núñez U.

Se­ñor di­rec­tor:

Que­da­ron eli­mi­na­dos en la pri­ma­ria los dos can­di­da­tos que in­cluían la “gra­tui­dad uni­ver­sal en es­ta­ble­ci­mien­tos es­ta­ta­les”, en sus pro­gra­mas de go­bierno. Es po­si­ble que es­ta pro­pues­ta no in­flu­ye­ra en la pre­fe­ren­cia de los elec­to­res, pe­ro con­vie­ne ana­li­zar sus im­pli­ca­cio­nes.

La educación y el ni­vel so­cial de la fa­mi­lia con­di­cio­nan el even­tual ni­vel de vi­da. Lo que ga­na un chi­leno con educación su­pe­rior du­pli­ca el in­gre­so del que tie­ne me­dia com­ple­ta. Pe­ro si esa per­so­na pro­vie­ne de una fa­mi­lia del quin­til más po­bre (por lo que se be­ne­fi­cia de la gra­tui­dad) so­lo ga­na un ter­cio de lo que ga­na el chi­leno pro­me­dio con educación su­pe­rior. Ade­más, se sue­le ol­vi­dar que cuan­do pro­vie­nen de fa­mi­lias del quin­til más po­bre, los que tie­nen educación su­pe­rior so­lo ga­nan un ter­cio más que los que tie­nen me­dia com­ple­ta. Pa­ra es­te gru­po, la re­com­pen­sa por el es­fuer­zo de lo­grar una educación su­pe­rior es re­la­ti­va­men­te más pe­que­ña.

Es­ta gran in­fluen­cia del ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co de la fa­mi­lia no es fá­cil de com­pen­sar en el sis­te­ma es­co­lar. En reali­dad, se­ría muy di­fí­cil di­se­ñar un pro­gra­ma efec­ti­vo cuan­do los que to­man las de­ci­sio­nes des­co­no­cen los pro­ble­mas que en­fren­tan los que no han te­ni­do un ade­cua­do apo­yo en los pri­me­ros años de vi­da. El candidato que pro­po­nía ha­cer­lo tam­bién que­dó eli­mi­na­do en la elec­ción del do­min­go.

Es­tos an­te­ce­den­tes su­gie­ren que re­la­cio­nar el pa­go de la deu­da CAE con el even­tual ni­vel de in­gre­sos y fi­jar un pla­zo má­xi­mo de pa­go pa­re­cen me­di­das ra­zo­na­bles. Tam­bién se­ría ne­ce­sa­rio pro­por­cio­nar me­jo­res an­te­ce­den­tes pa­ra que los es­tu­dian­tes to­men de­ci­sio­nes ra­zo­na­bles al pos­tu­lar a la educación su­pe­rior, es­pe­cial­men­te si son la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia que lo ha­ce. Que­da pen­dien­te la ta­rea de ofre­cer una educación que per­mi­ta re­du­cir el im­pac­to de las bre­chas con que los ni­ños in­gre­san al sis­te­ma es­co­lar. los ni­ños del Se­na­me ela­bo­ra­do por la Cá­ma­ra, ex­pli­can­do que no estaban dis­pues­tos a ser par­te de la uti­li­za­ción po­lí­ti­ca del ca­so y de re­du­cir la dis­cu­sión “a la in­clu­sión de un nom­bre o no”. Agre­gan que de to­das for­mas el informe “no es vin­cu­lan­te”. Su ar­gu­men­to es hi­pó­cri­ta y con­tra­dic­to­rio.

Hi­pó­cri­ta por­que ellos mis­mos par­ti­ci­pan de un jue­go po­lí­ti­co. In­cluir o no un nom­bre en el informe en na­da afec­ta el diag­nós­ti­co y el re­co­no­ci­mien­to de las fa­llas de los or­ga­nis­mos del Es­ta­do en el Se­na­me. Pe­ro los diputados to­ma­ron la de­ci­sión po­lí­ti­ca de no apo­yar lo sus­tan­ti­vo del informe con tal de no fa­vo­re­cer a sus ad­ver­sa­rios y de blin­dar a su coa­li­ción.

Con­tra­dic­to­rio, por­que des­dra­ma­ti­zan su de­ci­sión ex­pli­can­do que, al no ser vin­cu­lan­te, el informe tam­po­co hu­bie­se te­ni­do con­se­cuen­cias reales pa­ra quie­nes fi­gu­ra­ban co­mo res­pon­sa­bles con nom­bre y ape­lli­do. Pe­ro ba­jo es­ta pre­mi­sa, cual­quier con­te­ni­do del informe, in­clu­so uno con el que es­tén com­ple­ta­men­te de acuer­do, pier­de cual­quier sen­ti­do y re­le­van­cia. Es in­con­gruen­te pro­mo­ver co­mi­sio­nes in­ves­ti­ga­do­ras y, al mis­mo tiem­po, ar­gu­men­tar su in­tras­cen­den­cia. de ca­li­dad, fra­se que pa­re­ce es­lo­gan de cam­pa­ña sin sus­ten­to.

Una vez que se re­suel­van las in­cer­ti­dum­bres del pro­ce­so de ins­ta­la­ción de la ley que po­ne fin al co­pa­go, se­lec­ción y al lu­cro, se de­be avan­zar en for­ta­le­cer el tra­ba­jo do­cen­te en sa­las y es­ta­ble­ci­mien­tos in­clu­si­vos. Ese es el gran desafío.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.