Me­mo­ria y mer­ca­do

La Tercera - - Correo -

AN­TE EL de­ba­te que se ha pro­du­ci­do por la de­cla­ra­ción de Mo­nu­men­to Na­cio­nal de la Vi­lla San Luis, sur­ge la pre­gun­ta: ¿Qué po­de­mos ha­cer co­mo so­cie­dad pa­ra avan­zar des­de un mo­de­lo de desa­rro­llo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral a otro más hu­mano, sus­ten­ta­do en la na­tu­ra­le­za y en el re­co­no­ci­mien­to del pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co?

La lla­ma­da Vi­lla San Luis es un lo­te de 15.142 m2 ubi­ca­do fren­te a la Av. Pre­si­den­te Ries­co, de Las Con­des, es­tá com­pues­to de dos si­tios; el 18 A1 de 5.473 m2 con 2 blo­ques de edi­fi­cios de cin­co pi­sos, hoy aban­do­na­dos y se­mi de­mo­li­dos; y el se­gun­do el 18 A2 de 9.669 m2 con dos blo­ques que co­rren pa­ra­le­los a los lí­mi­tes de los Pa­sa­jes O’Con­nell y Urano.

Es­tos edi­fi­cios y su te­rreno, hoy eva­lua­do en 100 mi­llo­nes de dó­la­res, son los úl­ti­mos ves­ti­gios de lo que fue­ra la Vi­lla Mi­nis­tro Car­los Cortés, uno de los proyectos más em­ble­má­ti­cos de so­lu­ción ha­bi­ta­cio­nal e in­te­gra­ción so­cial del go­bierno de Sal­va­dor Allen­de, el que con­si­de­ra­ba 24 blo­ques de edi­fi­cios de 5 pi­sos con una ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na que al­ber­ga­ba a 1.038 fa­mi­lias. Fue cons­trui­do el año 1972 y en el pro­yec­to tra­ba­ja­ron des­ta­ca­dos ar­qui­tec­tos chi­le­nos co­mo Mi­guel Law­ner, Mi­guel Ey­quem y Cris­tián Fer­nán­dez Cox, es­te úl­ti­mo Pre­mio Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra 1997.

Con la lle­ga­da de la dic­ta­du­ra las fa­mi­lias fue­ron des­alo­ja­das, pa­san­do los te­rre­nos co­mo usu­fruc­to y pro­pie­dad al Ejér­ci­to de Chi­le, que en 1996 los ven­dió a la In­mo­bi­lia­ria Par­que San Luis S.A. quien desa­rro­lla el Pro­yec­to Nue­va Las Con­des, un “Cen­tral Bu­si­ness” com­pues­to de 12 mo­der­nas to­rres de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, “full de­sign”, que al­ber­ga los edi­fi­cios cor­po­ra­ti­vos de las em­pre­sas que son pro­pie­dad de los gru­pos eco­nó­mi­cos más im­por­tan­tes del país. Y pa­ra com­ple­tar es­te pro­yec­to fal­ta la cons­truc­ción de seis to­rres de 20 pi­sos- las que cuen­tan con an­te­pro­yec­to apro­ba­do- en los dos lo­tes que que­dan de lo que fue­ra la Vi­lla Cortés.

Un gru­po de an­ti­guos ha­bi­tan­tes de la Vi­lla y ve­ci­nos se han mo­vi­li­za­do en la de­fen­sa de los ves­ti­gios de la Vi­lla Cortés pa­ra hon­rar su me­mo­ria, so­li­ci­tan­do al Con­se­jo de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les que ellos sean de­cla­ra­dos Mo­nu­men­to Na­cio­nal. Por de­ci­sión del Con­se­jo se de­cla­ra co­mo MN al si­tio A1, lo que es ra­ti­fi­ca­do por la mi­nis­tra de Educación y re­co­mien­da am­pliar la pro­tec­ción a los dos lo­tes. Es­ta de­cla­ra­to­ria me pa­re­ce ade­cua­da, por la im­por­tan­cia que tie­ne el res­guar­do del pa­tri­mo­nio y la me­mo­ria.

El pro­ble­ma es que días an­tes de la de­cla­ra­to­ria, sin con­tar con per­mi­so mu­ni­ci­pal de de­mo­li­ción, les “ti­ra­ron la bo­la” a los dos blo­ques del si­tio A1, de­ján­do­los con­ver­ti­dos en una rui­nas inu­ti­li­za­bles, per­dién­do­se la po­si­bi­li­dad de que és­tos y el si­tio se re­con­vir­tie­ran de ma­ne­ra con­tem­po­rá­nea en un par­que cul­tu­ral verde que ho­me­na­jea­ra esa me­mo­ria.

Por otro la­do la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción ha pues­to el gri­to en el cie­lo por­que con­si­de­ra ex­tem­po­rá­nea e ile­gal la de­cla­ra­to­ria, y los in­ver­sio­nis­tas de­trás del pro­yec­to van a ju­di­cia­li­zar el ca­so, pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción. ¿Qué ha­ce­mos co­mo so­cie­dad en es­te ca­so?, don­de una vez más se en­fren­tan el mer­ca­do fe­roz que pro­mue­ve la se­gre­ga­ción y una mo­der­ni­dad “high tech”, con la ne­ce­si­dad de desa­rro­llar un mo­de­lo de so­cie­dad más hu­mano que re­co­no­ce su his­to­ria, la que in­clu­ye el vio­len­to trán­si­to de un go­bierno po­pu­lar a un go­bierno mi­li­tar, que es a mi pa­re­cer el de­do pues­to en la lla­ga.

El desafío con­sis­te en sa­lir con al­tu­ra

La de­cla­ra­ción del Con­se­jo me pa­re­ce ade­cua­da, por la im­por­tan­cia que tie­ne el res­guar­do del pa­tri­mo­nio y la me­mo­ria. Pe­ro una so­lu­ción po­dría ser un concurso de ar­qui­tec­tu­ra pa­ra equi­li­brar nues­tro pa­tri­mo­nio.

de mi­ras y co­mo so­cie­dad de es­te pro­ble­ma. Des­de la pro­vin­cia, pien­so que un po­si­ble ca­mino se­ría la cons­ti­tu­ción de una me­sa de tra­ba­jo en la que participen el mu­ni­ci­pio, la in­mo­bi­lia­ria, el Con­se­jo de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les, el Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos, y los ve­ci­nos, así co­mo to­dos quie­nes sean per­ti­nen­tes y ne­ce­sa­rios, pa­ra bus­car en con­jun­to la so­lu­ción más apro­pia­da.

Una de ellas po­dría ser la de con­vo­car a un concurso de ar­qui­tec­tu­ra e ideas, pa­ra de la me­jor ma­ne­ra, con­ci­liar y equi­li­brar so­cial y es­pa­cial­men­te nues­tro pa­tri­mo­nio con un desa­rro­llo sos­te­ni­ble y con iden­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.