“La en­ton­ces Con­cer­ta­ción fre­nó nues­tro pro­yec­to de re­for­ma al Se­na­me”

► Dice ha­ber pre­sen­ta­do un pro­yec­to que crea­ba dos ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro no con­tó con el apo­yo de la en­ton­ces opo­si­ción. ► Re­co­no­ce, eso sí, que po­dría ha­ber te­ni­do más vo­lun­tad pa­ra con­ven­cer a la Nue­va Ma­yo­ría pa­ra avan­zar en la ma­te­ria. ► El ex pre­si­dent

La Tercera - - Política - VIE­NE DE Pau­la Ca­te­na y Da­vid Mu­ñoz Se­bas­tián Pi­ñe­ra

Otros de los proyectos que la Pre­si­den­ta Ba­che­let de­ja­rá en­via­dos al Con­gre­so es el de ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio. El de­ba­te va­ló­ri­co en su sec­tor es­tu­vo muy pre­sen­te en la cam­pa­ña a las pri­ma­rias. ¿Es­tá dis­pues­to avan­zar en es­tos te­mas?

Fue nues­tro go­bierno el que pre­sen­tó el pro­yec­to de Acuer­do de Vi­da en Pa­re­ja por una ra­zón muy sim­ple: es­toy muy cons­cien­te de que hay cer­ca de dos mi­llo­nes de chi­le­nos y chi­le­nas que vi­ven en pa­re­ja sin es­tar ca­sa­dos. Al­gu­nos son ho­mo­se­xua­les, la ma­yo­ría son pa­re­jas he­te­ro­se­xua­les y yo pen­sé que era muy jus­to y ne­ce­sa­rio no so­la­men­te pro­te­ger al­gu­nos bie­nes eco­nó­mi­cos co­mo la he­ren­cia, pre­vi­sión so­cial, sino que tam­bién ha­bía que re­co­no­cer que era una re­la­ción de afec­to. Se apro­bó ese pro­yec­to de ley y, por tan­to, te­ne­mos una ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra las per­so­nas que quie­ran se­guir el ca­mino del Acuer­do de Vi­da en Pa­re­ja y otra ins­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra aque­llas per­so­nas que quie­ran se­guir el ca­mino del ma­tri­mo­nio. Creo que por su na­tu­ra­le­za, fun­da­men­to y objetivo fi­nal, el ma­tri­mo­nio tie­ne un sen­ti­do que lo ha te­ni­do a lo lar­go de la his­to­ria, que tie­ne que ver con la re­pro­duc­ción. Así que son dos co­sas dis­tin­tas.

¿O sea usted no avan­za­ría en un pro­yec­to de ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio?

No. Sí avan­za­mos y mu­cho en un pro­yec­to de acuer­do de vi­da en pa­re­ja.

La pre­si­den­ta de la UDI, Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he, ha di­cho que era ne­ce­sa­rio dar una opi­nión cla­ra res­pec­to a la adop­ción por pa­re­jas ho­mo­pa­ren­ta­les. Usted a ra­tos mos­tró aper­tu­ra, des­pués di­jo al­go dis­tin­to. ¿Cuál es su pos­tu­ra fi­nal­men­te?

To­do se trans­for­ma en es­lo­gan y ca­ri­ca­tu­ra. Yo creo que el que tie­ne de­re­cho a ser adop­ta­do es el ni­ño, el que por al­gu­na ra­zón no tie­ne ho­gar, es el que tie­ne de­re­cho. Por eso la ley que pre­sen­ta­mos en nues­tro go­bierno y que va­mos a in­sis­tir aho­ra es una ley que po­ne en pri­mer lu­gar el in­te­rés su­pe­rior del ni­ño. Des­de ese pun­to de vis­ta no bus­ca dis­cri­mi­nar a na­die, lo que bus­ca es en­con­trar la me­jor fa­mi­lia pa­ra ca­da ni­ño. Yo pien­so que la me­jor fa­mi­lia es don­de exis­ta la fi­gu­ra del pa­dre y de la ma­dre.

Si bien usted mar­ca una pre­fe­ren­cia cla­ra pa­ra que los ni­ños sean adop­ta­dos por un pa­dre y una ma­dre, en el ca­so de que no exis­tie­ra esa fi­gu­ra… ¿usted se opon­dría a que una pa­re­ja ho­mo­pa­ren­tal pu­die­ra

adop­tar?

Creo que lo peor que pue­de pa­sar a un ni­ño es es­tar du­ran­te to­da su ni­ñez en un ho­gar de me­no­res, es­pe­cial­men­te a la luz de la ex­pe­rien­cia del Se­na­me, que ha mos­tra­do una muy po­ca preo­cu­pa­ción pa­ra cui­dar y tra­tar bien, y ha mos­tra­do mu­cha ten­den­cia a mal­tra­tar, a tor­tu­rar e, in­clu­so, ha perdido la vi­da de mu­chos ni­ños. Por tan­to, la ley de­be es­ta­ble­cer cri­te­rios de pre­fe­ren­cia, pe­ro quien va a te­ner que re­sol­ver es el juez de fa­mi­lia.

In­de­pen­dien­te que sea el juez quien de­ci­de se­gún su pro­yec­to, a su jui­cio, en el ca­so pun­tual, ¿usted se opo­ne a que una fa­mi­lia ho­mo­pa­ren­tal pue­da adop­tar?

Mi­re en el orden de pre­la­ción y de pre­fe­ren­cia, la ley es­ta­ble­ce y de­be es­ta­ble­cer que lo me­jor, en mi opi­nión, es que los ni­ños sean adop­ta­dos por una fa­mi­lia en que exis­ta la fi­gu­ra del pa­dre y de la ma­dre. Si eso no es po­si­ble vie­nen mu­chas otras op­cio­nes, pe­ro lo im­por­tan­te es el in­te­rés del ni­ño. Lo que usted plan­tea es un ca­so muy ex­cep­cio­nal.

Pe­ro si exis­tie­ra ese ca­so ex­cep­cio­nal…

Las le­yes se ha­cen pa­ra las gran­des ma­yo­rías, pa­ra los ca­sos ge­ne­ra­les, no pa­ra un ca­so es­pe­cí­fi­co. Le in­sis­to en que la ley va a es­ta­ble­cer un orden de pre­la­ción, don­de en pri­mer lu­gar van a es­tar fa­mi­lias es­ta­bles, don­de exis­ta la fi­gu­ra del pa­dre y la ma­dre, des­pués ven­drán otros ca­sos y re­sol­ve­rá el juez de fa­mi­lia.

A pro­pó­si­to de los ni­ños, es­ta se­ma­na se re­cha­zó el informe en la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra por los ca­sos de muer­tes de ni­ños en el Se­na­me. Du­ran­te su go­bierno se pre­sen­tó un pro­yec­to en la ma­te­ria. ¿Por qué no fruc­ti­fi­có?

Pre­sen­ta­mos un pro­yec­to de ley que re­em­pla­za­ba al Se­na­me por dos nue­vos y mo­der­nos ser­vi­cios. Uno se ha­cía car­go de los ni­ños y jó­ve­nes que ha­bían si­do vul­ne­ra­dos en sus de­re­chos, y otro ser­vi­cio se ha­cía car­go de los jó­ve­nes in­frac­to­res de la ley que iba a de­pen­der del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. Ese pro­yec­to lo pre­sen­ta­mos y la en­ton­ces Con­cer­ta­ción lo fre­nó en el Con­gre­so y, has­ta el día de hoy, el go­bierno no ha pre­sen­ta­do un pro­yec­to al­ter­na­ti­vo. Lo que ocu­rrió el día mar­tes en la Cá­ma­ra don­de se re­cha­zó un informe que se ha­bía tra­ba­ja­do du­ran­te un año y que ha­bía he­cho un pro­fun­do diag­nós­ti­co de los mal­tra­tos que ocu­rren en el Se­na­me y que pro­po­nía más de 64 so­lu­cio­nes, fue muy tris­te pa­ra Chi­le y pa­ra los ni­ños y una ver­güen­za pa­ra la Nue­va Ma­yo­ría. En el fon­do qué hi­cie­ron, an­te­pu­sie­ron es­con­der los erro­res que han co­me­ti­do y pro­te­ger a sus per­so­ne­ros que eran res­pon­sa­bles de esos erro­res por so­bre lo que los ni­ños me­re­cen. Se ol­vi­da­ron de los ni­ños por pro­te­ger­se a ellos mis­mos.

“La en­ton­ces Con­cer­ta­ción lo fre­nó en el Con­gre­so (re­for­ma al Se­na­me) y, has­ta hoy, el go­bierno no ha pre­sen­ta­do un pro­yec­to al­ter­na­ti­vo.

“Du­ran­te nues­tro go­bierno hu­bo to­tal vo­lun­tad. No­so­tros au­men­ta­mos el pre­su­pues­to del Se­na­me en 130%”.

“An­te­pu­sie­ron es­con­der los erro­res que han co­me­ti­do y pro­te­ger a sus per­so­ne­ros que eran res­pon­sa­bles de esos erro­res por so­bre lo que los ni­ños me­re­cen”.

Pe­ro los in­for­mes so­bre es­ta ma­te­ria di­cen que se tra­ta de un pro­ble­ma es­truc­tu­ral, que afec­ta a to­dos los go­bier­nos, in­clu­yen­do el su­yo. ¿Fal­tó vo­lun­tad du­ran­te su go­bierno pa­ra im­pul­sar una re­for­ma?

Du­ran­te nues­tro go­bierno hu­bo to­tal vo­lun­tad. No­so­tros au­men­ta­mos el pre­su­pues­to del Se­na­me en 130%.

Pe­ro si hu­bie­se bus­ca­do acuer­dos, por ejem­plo…

Bus­ca­mos el acuer­do. Pre­sen­ta­mos el pro­yec­to de ley, uno muy bueno, que dis­cu­ti­mos con mu­chas per­so­nas y sim­ple­men­te la Con­cer­ta­ción de en­ton­ces lo fre­nó en el Con­gre­so, co­mo nos fre­nó tan­tos otros proyectos. Era ab­so­lu­ta­men­te prio­ri­ta­rio.

En­ton­ces, ¿cree que hi­zo to­do lo po­si­ble por los me­no­res, no hay nin­gu­na au­to­crí­ti­ca al res­pec­to?

Nun­ca uno ha­ce to­do lo po­si­ble, siem­pre uno pu­do ha­ber­lo he­cho me­jor. Pe­ro hi­ci­mos un es­fuer­zo muy gran­de de me­jo­rar el Se­na­me que exis­tía, pe­ro so­bre to­do nos di­mos cuen­tas de que ha­bía que re­em­pla­zar la es­truc­tu­ra del Se­na­me.

¿Qué pu­do ha­cer me­jor?

Ha­ber te­ni­do ma­yor ca­pa­ci­dad de con­ven­cer a la Nue­va Ma­yo­ría de apro­bar ese pro­yec­to. Pe­ro créa­me una co­sa: la Nue­va Ma­yo­ría ca­si nos hi­zo una huel­ga le­gis­la­ti­va en la úl­ti­ma eta­pa de nues­tro go­bierno.

Pe­ro Chi­le Va­mos hi­zo lo mis­mo con el pro­yec­to de go­ber­na­do­res re­gio­na­les…

No es­toy de acuer­do. Creo que no­so­tros so­mos fir­mes par­ti­da­rios de po­ten­ciar a las re­gio­nes y a las co­mu­nas por­que el mo­de­lo de desa­rro­llo hoy día es ab­sur­do. Pe­ro pa­ra ha­cer un pro­yec­to tie­ne que ha­cer­se bien he­cho, no un nue­vo Tran­san­tia­go. Ele­gir a un go­ber­na­dor que no te­nía nin­gu­na atri­bu­ción, re­cur­sos ni fun­cio­nes y al la­do po­ner a un re­pre­sen­tan­te pre­si­den­cial que te­nía to­das las atri­bu­cio­nes era un con­flic­to in­so­lu­ble. Hay que ha­cer las co­sas bien. Pri­me­ro trans­fe­rir los re­cur­sos y atri­bu­cio­nes pa­ra que el go­ber­na­dor que eli­ja la gen­te sea un go­ber­na­dor de verdad y no de pa­pel.

FO­TOS: RI­CHARD ULLOA

►► El ex pre­si­den­te en su ofi­ci­na, pre­pa­rán­do­se pa­ra la en­tre­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.