“Es­pe­ro un ac­ti­vis­mo ex­plo­si­vo de los can­di­da­tos que no fue­ron a pri­ma­ria, lo que no ha ocu­rri­do”

► El di­ri­gen­te PS eva­lúa el es­ce­na­rio pos­pri­ma­rias y ad­vier­te la ne­ce­si­dad de una “im­bri­ca­ción” en­tre los par­ti­dos y la can­di­da­tu­ra de Gui­llier. ► Tam­bién lla­mó a de­jar de año­rar es­ce­na­rios idea­les y tra­ba­jar en ba­se a los he­chos reales: dos can­di­da­tos pr

La Tercera - - Política - Da­vid Mu­ñoz

No pue­do co­men­zar sin pre­gun­tar­le por las de­cla­ra­cio­nes del se­na­dor del PPD Gui­do Gi­rar­di, quien di­jo que “Gui­llier es un cas­ti­go a no­so­tros mis­mos”. ¿Qué opi­na?

Es una fra­se un tan­to pe­ni­ten­te, de es­ta ló­gi­ca de la au­to­fla­ge­la­ción. Yo creo que Gui­llier es el candidato que nos pa­re­ció el más com­pe­ti­ti­vo a un con­jun­to im­por­tan­te de di­ri­gen­tes y creo que a es­tas al­tu­ras ha­cer una eva­lua­ción del pro­ce­so o de esas ca­rac­te­rís­ti­cas no tie­ne nin­gún sen­ti­do. La de­re­cha hi­zo una bue­na pri­ma­ria, hay un candidato con una le­gi­ti­mi­dad y un res­pal­do elec­to­ral sus­tan­ti­vo y yo sien­to que en la Nue­va Ma­yo­ría de­bié­ra­mos con­cen­trar­nos en có­mo com­pe­tir con esa reali­dad.

Pa­sar a la ac­ción...

Es­ta ten­den­cia que te­ne­mos mu­chos de ha­cer aná­li­sis con­cien­zu­dos con una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca es atem­po­ral. No di­go que no ha­ya que ha­cer­lo, pe­ro por fa­vor, hoy día la prio­ri­dad es otra.

La Pre­si­den­ta Ba­che­let di­jo que le hu­bie­ra gus­ta­do te­ner un candidato úni­co y una lis­ta par­la­men­ta­ria...

A mí tam­bién me ha­bría encantado, pe­ro ‘el me ha­bría gus­ta­do’ no tie­ne nin­gún sen­ti­do. A mí tam­bién me ha­bría gus­ta­do un candidato úni­co, que hu­bie­se si­do La­gos. To­das es­tas co­sas me en­can­ta­rían, pe­ro hay que ha­cer­se car­go de los por­fia­dos he­chos, co­mo de­cía un cal­vo y bri­llan­te del pa­sa­do. Y los he­chos di­cen otra co­sa.

Jus­ta­men­te, no se hi­cie­ron pri­ma­rias en la Nue­va Ma­yo­ría y, co­mo usted di­jo, a Pi­ñe­ra le fue bas­tan­te bien en la de Chi­le Va­mos. Y la can­di­da­tu­ra de Gui­llier pa­re­ce te­ner el mis­mo tran­co que te­nía ha­ce cin­co me­ses...

Esa es una dis­cu­sión com­ple­ta­men­te per­ti­nen­te que tie­ne que ver con có­mo me­jo­ra­mos, có­mo nos ha­ce­mos car­go de es­ta reali­dad. Y en con­se­cuen­cia, pa­ra ha­cer­nos car­go, yo su­ge­ri­ría que no si­guié­ra­mos con lo que nos ha­bría gus­ta­do. Hoy te­ne­mos un desafío de fir­mas, es­te fin de se­ma­na es cru­cial pa­ra es­tos efec­tos, y creo que ade­más nues­tro candidato tie­ne que em­pe­zar a ha­blar un po­qui­ti­to más de ideas, de pro­pues­tas, de pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro, hay que desa­rro­llar más eso. Y des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co , reite­rar un com­pro­mi­so inequí­vo­co de res­pal­do al go­bierno de Ba­che­let. No es tiem­po de ma­ti­ces ni de co­sas alam­bi­ca­das.

¿Y dón­de es­tá el pro­ble­ma?, por­que hoy pa­re­ce que ni el candidato ni los par­ti­dos pue­den po­ner­se de acuer­do en un itinerario co­mún...

Es que to­da­vía cues­ta mu­cho cons­ta­tar es­tos he­chos y ha­cer­se car­go de ellos. To­da­vía hay al­gu­nos que pien­san que hay es­pa­cio pa­ra una so­la can­di­da­tu­ra y pa­ra una so­la lis­ta par­la­men­ta­ria. Van a ha­ber dos lis­tas y eso sig­ni­fi­ca que va­mos a te­ner que po­ner­nos de acuer­do des­de esa ló­gi­ca pa­ra que sean equi­li­bra­das. Van a ha­ber dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les: bueno que se jun­ten, que se pon­gan de acuer­do en un ti­po de fair­play.

Se es­pe­ra­ba que des­pués de las pri­ma­rias la can­di­da­tu­ra de Gui­llier die­ra al­gún gol­pe de efec­to, y re­sul­tó que vi­mos al candidato pe­lean­do con los no­ta­rios, quie­nes les es­tán

va­li­dan­do las fir­mas.

Efec­ti­va­men­te, yo es­pe­ro un ac­ti­vis­mo par­ti­cu­lar­men­te inusi­ta­do, ex­plo­si­vo, sor­pre­si­vo, de par­te de las dos can­di­da­tu­ras que no fue­ron par­te de la pri­ma­ria, lo que no ha ocu­rri­do. Y efec­ti­va­men­te ocu­rrió lo peor: nos en­fren­ta­mos en una dispu­ta con los no­ta­rios, que no so­lo es des­afor­tu­na­da sino que ade­más es un des­pro­pó­si­to, tan­to así que fe­liz­men­te se pu­do re­sol­ver a tiem­po y se pi­die­ron las ex­cu­sas. Pe­ro cuan­do uno se po­ne a pe­lear con los que son par­te de los pro­ce­sos, de lo que da la sen­sa­ción es de una can­di­da­tu­ra que no tie­ne lí­nea, que no tie­ne una mi­ra­da, y creo que en eso efec­ti­va­men­te se co­me­tió un error. Aho­ra, yo sien­to que el pro­ble­ma que te­ne­mos es que no hay una im­bri­ca­ción ade­cua­da en­tre los par­ti­dos y la can­di­da­tu­ra y eso hay que re­sol­ver­lo. Y es­te no es un pro­ble­ma nue­vo.

Tra­ta­ron de es­con­der­los en el pa­sa­do con Ba­che­let. ¿Se re­pi­te eso hoy?

Cla­ro, te­nía­mos le­pra, la le­pra no hay que mos­trar­la, es fea. Pe­ro fi­nal­men­te las cam­pa­ñas se ha­cen con los par­ti­dos, la in­fan­te­ría es­tá ahí, los es­ta­dos es­tán allí y creo que en eso to­da­vía no ha ha­bi­do una co­rrec­ta im­bri­ca­ción.

¿Có­mo ana­li­za el re­sul­ta­do del Fren­te Am­plio en la pri­ma­ria? ¿Re­pre­sen­tan una ame­na­za pa­ra la Nue­va Ma­yo­ría?

La po­lí­ti­ca yo no la veo des­de las ame­na­zas. Ten­go tres ideas al res­pec­to. Pri­me­ro, creo que el pro­pio Fren­te Am­plio se ha­bía he­cho una ex­pec­ta­ti­va ma­yor de la que fi­nal­men­te lo­gró; se­gun­do, ellos han he­cho una au­to­crí­ti­ca se­ve­ra y se dan cuenta de que los par­ti­dos no bas­tan so­lo con una ex­po­si­ción me­diá­ti­ca con­tun­den­te sino que re­quie­ren de una cues­tión re’ bá­si­ca que es es­truc­tu­ra. Y ter­ce­ro, creo que la ex­pli­ca­ción del cor­to pe­rio­do de exis­ten­cia es una ma­la ex­pli­ca­ción, por­que la idea del Fren­te es re­cien­te, pe­ro sus mi­li­tan­tes, o sea Giorgio Jack­son, lle­van años, fue­ron par­te del go­bierno. La ex­po­si­ción me­diá­ti­ca que han te­ni­do ha si­do par­ti­cu­lar­men­te pri­vi­le­gia­da. En­ton­ces, creo que sim­ple­men­te se frus­tró por aho­ra, y di­go por aho­ra, por­que soy cui­da­do­so. Yo creo que hay que es­pe­rar­los un po­co más, ellos mis­mos se da­rán cuenta de que las co­sas en po­lí­ti­ca tie­nen rit­mos que no ne­ce­sa­ria­men­te son los rit­mos que uno impone.

Car­los Pe­ña di­jo que ellos plan­tean un dis­cur­so muy som­brío res­pec­to del país, in­clu­so más de­mo­le­dor del que ha­ce la Nue­va Ma­yo­ría.

Uno pue­de coin­ci­dir en al­gu­nos as­pec­tos de su diag­nós­ti­co. Que la so­cie­dad chi­le­na tie­ne un ger­men de ines­ta­bi­li­dad que es la de­sigual­dad cre­cien­te y ca­da vez más no­ta­ble en to­dos los as­pec­tos de su vi­da co­ti­dia­na. Pro­ba­ble­men­te la di­fe­ren­cia es­tá en que al­gu­nos pen­sa­mos que los pro­ce­sos de cam­bio y de re­for­ma son pro­ce­sos per­ma­nen­tes, y que re­quie­ren de una con­duc­ta tam­bién con­sis­ten­te en el tiem­po y que se ex­pre­sa en es­te con­cep­to de la gra­dua­li­dad. En la mis­ma épo­ca en que ha­bían cien mil es­tu­dian­tes en la ca­lle mar­chan­do por gra­tui­dad tam­bién ha­bían 150 mil vi­si­tan­do el Cos­ta­ne­ra Cen­ter, en­ton­ces, en es­tas co­sas la ra­di­ca­li­dad en el jui­cio pue­de lle­var a co­me­ter erro­res de rit­mo.b

“Nues­tro candidato tie­ne que em­pe­zar a ha­blar un po­qui­ti­to más de ideas, de pro­pues­tas, de pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro, hay que desa­rro­llar más eso”.

“Cuan­do uno se po­ne a pe­lear con los que son par­te de los pro­ce­sos, da la sen­sa­ción de una can­di­da­tu­ra que no tie­ne lí­nea, que no tie­ne una mi­ra­da”.

FO­TO: RI­CHARD ULLOA

►► El dipu­tado y ex pre­si­den­te del PS, Os­val­do An­dra­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.