Mon­ti­ce­llo re­gis­tró 99 in­ci­den­tes por ac­tos vio­len­tos de clien­tes en 16 me­ses

► Do­ce per­so­nas fue­ron re­ti­ra­das del lu­gar tras des­cu­brir que por­ta­ban ar­mas de fue­go. ► A raíz de ello se ins­ta­la­ron pór­ti­cos de­tec­to­res de me­ta­les en ac­ce­sos a sa­las de juegos.

La Tercera - - Nacional - Ja­vie­ra Ma­tus Ma­nuel Ro­jas Ma­rie­lla Huen­chu­mi­lla,

La ba­la­ce­ra pro­ta­go­ni­za­da por el ve­te­ri­na­rio Os­val­do Cam­pos, re­gis­tra­da el do­min­go pa­sa­do en el Ca­sino Mon­ti­ce­llo, es uno de los in­ci­den­tes de vio­len­cia que se han pre­sen­ta­do en sus ins­ta­la­cio­nes. Se­gún re­gis­tros de la em­pre­sa, des­de el 1 de enero de 2016 al 26 de ma­yo de es­te año ocu­rrie­ron 99 in­ci­den­tes por ac­tos vio­len­tos de clien­tes al in­te­rior del ca­sino, pro­vo­can­do que tra­ba­ja­do­res de Sun Mon­ti­ce­llo los echa­ran del lu­gar. De ellos, 63 co­rres­pon­den a 2016 y 36 en­tre enero y abril de 2017.

Ade­más, de acuer­do a las mis­mas ci­fras, de ese to­tal de per­so­nas que pro­ta­go­ni­za­ron es­tos in­ci­den­tes, en 12 ca­sos se de­tec­tó que los clien­tes por­ta­ban ar­mas de fue­go. De ellos, la mi­tad se re­gis­tró el año pa­sa­do.

Así, con el objetivo de pre­ve­nir es­te ti­po de si­tua­cio­nes y au­men­tar y res­guar­dar la se­gu­ri­dad de sus tra­ba­ja­do­res y clien­tes -y a so­li­ci­tud del go­bierno y la Su­per­in­ten­den­cia de Ca­si­nos-, la com­pa­ñía in­for­mó ayer que ins­ta­ló pór­ti­cos de­tec­to­res de me­ta­les en los ac­ce­sos a la sa­las de juegos, al igual que en las terrazas de juegos y en el sa­lón Pri­vé. Asi­mis­mo, se­ña­ló que el ac­ce­so al Gran Are­na Mon­ti­ce­llo con­ta­rá con guar­dias pre­vis­tos de pa­le­tas por­tá­ti­les de­tec­to­ras de me­ta­les.

A ello se su­ma, di­je­ron des­de la em­pre­sa, el au­men­to de cá­ma­ras y sis­te­mas de alar­mas in­ter­co­nec­ta­das y cie­rres pe­ri­me­tra­les.

Al res­pec­to, el ge­ren­te ge­ne­ral de Sun Mon­ti­ce­llo, Ma­nuel Ro­jas, ma­ni­fes­tó que “en es­te tiem­po he­mos ca­pa­ci­ta­do a to­do el equi­po de se­gu­ri­dad pa­ra el co­rrec­to uso y ma­ne­jo de es­tas nue­vas he­rra­mien­tas de se­gu­ri­dad”.

Aña­dió que “he­mos man­te­ni­do el fo­co de aten­ción en nues­tros em­plea­dos, tan­to en la con­ten­ción co­mo en el tra­ba­jo con­jun­to pa­ra de­fi­nir e im­ple­men­tar es­tas nue­vas me­di­das de se­gu­ri­dad. De es­ta ma­ne­ra se es­tá cum­plien­do con las exi­gen­cias de la au­to­ri­dad y es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que to­dos nues­tros an­fi­trio­nes se sien­tan se­gu­ros y más tran­qui­los a la ho­ra de re­to­mar sus la­bo­res cuan­do vuel­va a ope­rar el ca­sino”.

Lis­ta­do de au­to­ex­clu­sión

Mi­nu­tos an­tes de co­men­zar a dis­pa­rar al in­te­rior de la sa­la de juegos del Mon­ti­ce­llo, Os­val­do Cam­pos ha­bía perdido $ 18 mi­llo­nes. Su ca­so, se­gún la ge­ren­ta cor­po­ra­ti­va de Jue­go Res­pon­sa­ble en Sun Dreams La­tam, Ma­rie­lla Huen­chu­mi­lla, no es­ta­ba en el lis­ta­do de clien­tes que se han au­to­ex­clui­do de con­ti­nuar prac­ti­can­do juegos de azar.

Agre­gó que esa nó­mi­na que ma­ne­ja la em­pre­sa co­men­zó a fun­cio­nar en 2010 y des­de en­ton­ces ya cuenta con cer­ca de 200 per­so­nas ins­cri­tas. En cuan­to a los clien­tes que for­man par­te de es­te lis­ta­do, se­ña­ló que “no­so­tros por ley no le po­de­mos prohi­bir el in­gre­so a la sa­la de juegos a un lu­dó­pa­ta”. Sin em­bar­go, se­ña­ló que “ca­da vez que una de es­tas per­so­nas in­gre­sa a una sa­la de juegos no­so­tros le re­cor­da­mos que es­tá con un pro­ce­so de ex­clu­sión vi­gen­te y que tie­ne que re­ti­rar­se de la sa­la. Si la per­so­na se opo­ne, no po­de­mos ha­cer na­da. Se de­be fir­mar un pa­pel en que dice que lo re­co­no­ci­mos”.

En es­te sen­ti­do, ex­pli­có que si el clien­te per­mi­te el nor­mal fun­cio­na­mien­to en la sa­la de juegos, es­ta no pue­de ser re­ti­ra­da del lu­gar, pro­ble­ma que, di­jo, no pro­vo­can las per­so­nas adic­tas al jue­go, de­bi­do a que “por lo ge­ne­ral no son vio­len­tos”.

Por lo mis­mo, hi­zo un lla­ma­do a que se mo­di­fi­que la nor­ma­ti­va vi­gen­te pa­ra que los ca­si­nos pue­dan te­ner más fa­cul­ta­des en es­ta ma­te­ria pa­ra po­der prohi­bir que los lu­dó­pa­tas in­gre­sen.

Huen­chu­mi­lla con­tó que es reite­ra­ti­vo ob­ser­var a es­tas per­so­nas asis­tien­do a ju­gar con apo­de­ra­dos y que tam­bién hay quie­nes co­mien­zan el pro­ce­so de au­to­ex­clu­sión “tras un epi­so­dio de jue­go al­to y se dan cuenta de que real­men­te eso les pu­do ha­ber he­cho mal den­tro de su con­tex­to fa­mi­liar el gas­tar más di­ne­ro del que te­nían y to­man es­ta he­rra­mien­ta co­mo al­go pre­ven­ti­vo”.b

“He­mos ca­pa­ci­ta­do al equi­po de se­gu­ri­dad pa­ra el co­rrec­to uso de nue­vas he­rra­mien­tas”.

“No­so­tros, por ley, no le po­de­mos prohi­bir el in­gre­so a la sa­la de juegos a un lu­dó­pa­ta”.

FO­TO: SUN MON­TI­CE­LLO

►► Los nue­vos pór­ti­cos de­tec­to­res de me­ta­les de Mon­ti­ce­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.