Es­cán­da­los de la ges­tión Te­mer “re­su­ci­tan” al PT e im­pul­san su apo­yo a ma­yor ni­vel des­de 2014

► El par­ti­do opo­si­tor tie­ne un 18% de po­pu­la­ri­dad. Los ofi­cia­lis­tas PSDB y el PDMD ape­nas lle­gan al 5%. ► El miedo a per­der de­re­chos con el ac­tual go­bierno ex­pli­ca el li­de­raz­go de Lu­la, se­gún ex­per­tos.

La Tercera - - Mundo - Fernando Fuen­tes

Aco­rra­la­do por de­nun­cias de su­pues­ta co­rrup­ción, el Pre­si­den­te Mi­chel Te­mer cuenta hoy con ape­nas un 7% de po­pu­la­ri­dad, la peor va­lo­ra­ción de un man­da­ta­rio bra­si­le­ño en los úl­ti­mos 28 años. Un mal mo­men­to del que es­tá sa­can­do pro­ve­cho su prin­ci­pal ri­val, el opo­si­tor Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), que a me­nos de un año de la des­ti­tu­ción de Dil­ma Rous­seff, ha lo­gra­do “re­su­ci­tar” al al­can­zar su ma­yor po­pu­la­ri­dad des­de 2014.

Se­gún la úl­ti­ma encuesta de Da­ta­fol­ha, hoy el PT es el par­ti­do más po­pu­lar de Bra­sil, con un 18% de las pre­fe­ren­cias. En se­gun­do lu­gar y a mu­cha dis­tan­cia, apa­re­cen em­pa­ta­dos los ofi­cia­lis­tas PMDB y PSDB, con ape­nas un 5%, res­pec­ti­va­men­te.

El peak de apo­yo del PT se re­gis­tró pre­ci­sa­men­te en el go­bierno de Rous­seff, en mar­zo de 2013, po­co an­tes de las mul­ti­tu­di­na­rias ma­ni­fes­ta­cio­nes de ju­nio de ese año con­tra su go­bierno. La po­pu­la­ri­dad del en­ton­ces par­ti­do ofi­cia­lis­ta lle­gó a 29%. En di­ciem­bre de 2014, dos me­ses des­pués de la re­elec­ción de la man­da­ta­ria pe­tis­ta, el apo­yo a la co­lec­ti­vi­dad ha­bía ba­ja­do a 22%.

Se ini­ció así la caí­da li­bre del PT en las en­cues­tas, que en ju­nio de 2015 vio des­cen­der su po­pu­la­ri­dad a la mi­tad (11%), que­dan­do en em­pa­te téc­ni­co con el PSDB (9%). Aún cuan­do igual su­pe­ra­ba en apo­yo a sus ad­ver­sa­rios, el PT vio des­cen­der su res­pal­do a ape­nas un 9% en di­ciem­bre pa­sa­do, cua­tro me­ses des­pués de la des­ti­tu­ción de Rous­seff por par­te del Con­gre­so.

¿Có­mo se ex­pli­ca en­ton­ces que el PT lo­gra­ra do­blar su po­pu­la­ri­dad en só­lo seis me­ses? Mau­ro Pau­lino, di­rec­tor ge­ne­ral de Da­ta­fol­ha, lo ex­pli­ca así a “Con las más re­cien­tes de­nun­cias que in­vo­lu­cran a Te­mer y a Aé­cio Ne­ves en es­cán­da­los de co­rrup­ción -es­pe­cial­men­te la gra­ba­ción he­cha por el empresario Joes­ley Ba­tis­ta- es­tá la im­pre­sión ge­ne­ra­li­za­da de que no só­lo el PT y Lu­la es­tán in­vo­lu­cra­dos, sino to­dos los po­lí­ti­cos. Es­to di­lu­ye la res­pon­sa­bi­li­dad del PT, au­men­ta la cri­sis de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y lle­va a par­te del elec­to­ra­do sin al­ter­na­ti­vas en la iz­quier­da a re­tor­nar ha­cia Lu­la”.

“El miedo de per­der de­re­chos con las re­for­mas la­bo­ral y pre­vi­sio­nal, de­fen­di­das por Te­mer y por el PSDB de Aé­cio tam­bién ex­pli­can el ac­tual li­de­raz­go de Lu­la”, agre­ga Pau­lino.

Pa­ra Lin­coln Sec­co, his­to­ria­dor de la U. de Sao Pau­lo y au­tor del li­bro His­to­ria del

La Ter­ce­ra:

im­peach­ment

FO­TO: AGENCIA PT

►► Los ex Pre­si­den­tes Lu­la y Dil­ma Rous­seff en el 6° Con­gre­so Na­cio­nal del PT, en ju­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.