Oí­dos sor­dos, por fa­vor

La Tercera - - Deportes - Fe­li­pe Bian­chi Lei­ton Pe­rio­dis­ta

Ya de vuel­ta en San­tia­go ha­brá que par­tir di­cien­do otra vez, pe­ro más con­ven­ci­dos que nun­ca tras lo vi­vi­do re­cien­te­men­te en Ru­sia, que no exis­te ra­zón al­gu­na -ra­cio­nal, emotiva o fut­bo­lís­ti­ca- pa­ra en­re­dar­se de nue­vo con la ton­te­ri­ta del “re­cam­bio”. No era te­ma an­tes ni es te­ma aho­ra pe­se al alar­mis­mo his­té­ri­co en el que han vuel­to a caer al­gu­nos bru­tos.

No es ne­ce­sa­rio. Pun­to. Des­de lue­go no se ne­ce­si­ta, de mo­do al­guno, pa­ra las cla­si­fi­ca­to­rias… que vuel­ven en me­nos de dos me­ses. Y si te­ne­mos éxi­to en ese em­pe­ño, pro­ba­ble­men­te tam­po­co sea una ur­gen­cia real pa­ra el Mun­dial del pró­xi­mo año. La ac­tual se­lec­ción chi­le­na de fút­bol, ese exi­to­so equi­po ad­mi­ra­do y va­lo­ra­do en to­do el mun­do, no es­tá pa­ra ha­cer ex­pe­ri­men­tos ni pa­ra mo­ver­se por in­tui­cio­nes o “po­ten­cia­les me­jo­rías” que aso­man, por lo de­más, duin­tér­nen­se do­sas e in­fun­da­das.

¿A al­guien le pa­re­ce, de verdad, que hoy Chi­le jue­ga mal, que tie­ne gra­ves de­fec­tos, que la elec­ción de los pro­ta­go­nis­tas es­tá mal he­cha, que hay gen­te en las fron­te­ras na­cio­na­les igual o me­jor que Bra­vo, que Is­la, que Me­del, que Ja­ra, que Beau­se­jour, que Arán­guiz, que Díaz, que Vidal, que Sán­chez, o in­clu­so que Var­gas, Her­nán­dez, Sil­va, Gu­tié­rrez o Puch, quie­nes hoy es­tán un es­ca­lón más aba­jo? ¿Pien­san de verdad que hay que es­tar preo­cu­pa­dos, que hay que cam­biar con ur­gen­cia, que hay que re­no­var la piel y los nom­bres cuan­to an­tes? ¿En se­rio? Pues lue­go. Por fa­vor. O que al­guien les qui­te de una vez el te­cla­do y el mi­cró­fono. Di­go: así co­mo se hi­zo evi­den­te que la pe­ti­ción de re­cam­bio tras la par­ti­da de Sam­pao­li era ab­sur­da, así co­mo re­sul­tó un fias­co la so­la pe­ti­ción de apos­tar por los jó­ve­nes en la Co­pa Cen­te­na­rio o en la pa­sa­da Con­fe­de­ra­cio­nes, que ha­ya gen­te que aún hoy in­sis­ta en la bu­rra­da fe­roz de di­na­mi­tar to­do re­sul­ta abis­man­te, intolerable. ¿Re­cam­bio? ¿Pa­ra qué? ¿Por qué? ¿Por quién?

Des­de lue­go no exis­te hoy en el me­dio chi­leno ju­ga­dor al­guno que es­té a la al­tu­ra de los que to­da­vía son ti­tu­la­res. No ne­ce­si­ta­mos, ni de ca­sua­li­dad, sa­car a nin­guno de los on­ce (o quin­ce) que si­guen sien­do nú­me­ro pues­to en la Ro­ja. Pri­me­ro por­que el equi­po ac­tual si­gue rin­dien­do a gran ni­vel an­te los me­jo­res del mun­do, al pun­to de ser aplau­di­da y va­lo­ri­za­do aun per­dien­do (ejem­plos cla­ros son las de­rro­tas an­te Ar­gen­ti­na en Bue­nos Ai­res y Ale­ma­nia en San Pe­ters­bur­go). Pe­ro, apar­te, por­que re­cam­bio ya hu­bo. Sa­lie­ron del equi­po va­rios que ini­cia­ron la ca­rre­ra en los años de Biel­sa y la ex­ten­die­ron in­clu­so has­ta Sam­pao­li y Piz­zi: Wal­do Pon­ce, Con­tre­ras, Car­mo­na, Es­tra­da, Sua­zo, Dro­guett, Ju­nior Fer­nán­dez, An­ge­lo En­rí­quez, Mark Gon­zá­lez, Al­bor­noz, Val­di­via, Pa­re­des, Ma­tías Fer­nán­dez, Pi­ni­lla y Ore­lla­na de­ja­ron po­co a po­co, en di­ver­sas eta­pas y por dis­tin­tas ra­zo­nes, el gru­po de los ele­gi­dos. Aun­que, si me apu­ra, un pu­ña­do de ellos po­dría re­in­te­grar­se al club mu­cho an­tes de que cual­quier “pro­me­sa” del tor­neo na­cio­nal apa­rez­ca por Pinto Durán.

¿Se ne­ce­si­ta más gol? Es ob­vio. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te un nue­ve de área. Pue­de ser Cas­ti­llo. Tal vez Mo­ra. Pe­ro no pa­sa de un qui­zás. Pres­tar oí­dos a quie­nes re­pi­tie­ron y re­pi­ten aún hoy ton­te­ras co­mo que es im­pe­rio­so te­ner cen­tra­les más “al­tos” (en vez de me­jo­res), o que Me­del pa­se al me­dio­cam­po (¿se acuer­da có­mo se in­sis­tió con esa san­dez por años?) es per­der el tiem­po. Son im­pro­vi­sa­cio­nes que, por suer­te, na­die to­mó nun­ca en cuenta des­de aden­tro.

Hay tan­ta co­sa ma­la en el fút­bol chi­leno que apos­tar a cam­biar ca­si lo úni­co que hoy re­sul­ta bien, se­ría ab­sur­do. De­jen tran­qui­li­ta a es­ta Se­lec­ción, que har­to or­gu­llo y triun­fos le ha traí­do al fút­bol chi­leno los úl­ti­mos años pe­se a los “sa­bios con­se­jos” en pro de la re­no­va­ción. Has­ta que al­guien no re­sal­te con fie­re­za -pri­me­ro en los en­tre­na­mien­tos y lue­go en los par­ti­dos amis­to­sos­has­ta que no apa­rez­ca al­guno con el mis­mo ta­len­to y per­so­na­li­dad de los que hoy lle­van el bu­que, se­guir es­pe­ran­do es la me­jor re­ce­ta. Más que un pro­ble­ma, de he­cho, es una ben­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.