EL ARRE­PEN­TI­DO

La Tercera - - Sociedad - Mar­ce­lo Con­tre­ras Crí­ti­co de mú­si­ca

La pa­re­ja más po­de­ro­sa de la in­dus­tria mu­si­cal, Jay-Z y Be­yon­cé, ha for­ma­tea­do una sub­ca­te­go­ría pop, un nue­vo hí­bri­do, unos dis­cos com­pues­tos ba­jo guión pro­pi­cio pa­ra la te­le­rea­li­dad, don­de lo pri­va­do y lo pú­bli­co se con­fun­den en nom­bre de la mú­si­ca y el le­gí­ti­mo ne­go­cio.

Be­yon­cé lan­zó en 2016 el am­bi­cio­so Le­mo­na­de, la his­to­ria de una mu­jer en­ga­ña­da en un ma­tri­mo­nio sin fu­tu­ro, en me­dio de ru­mo­res de in­fi­de­li­dad de su fa­mo­so ma­ri­do. “Una obra re­vo­lu­cio­na­ria del fe­mi­nis­mo ne­gro”, pro­cla­mó Bill­board.

La res­pues­ta de Jay-Z lle­ga con 4.44, su pri­mer dis­co en cua­tro años y que ya al­can­zó un ré­cord al ser pu­bli­ca­do en su pla­ta­for­ma ex­clu­si­va Tidal: en 72 ho­ras fue des­car­ga­do ile­gal­men­te un mi­llón de ve­ces. Has­ta Snoop Dogg con­tó que lo ha­bía con­se­gui­do así.

Re­su­men ex­prés de 4.44. Jay-Z es­tá arre­pen­ti­do.

El rey del hip hop no res­pon­de con el ar­que­ti­po mi­só­gino del gé­ne­ro, no se va­na­glo­ria de sus des­li­ces. Al con­tra­rio. Asu­me que su pa­re­ja lo su­pera emo­cio­nal­men­te - “ma­du­ras­te más rá­pi­do que yo”, cuenta en el cor­te ho­mó­ni­mo-, ma­ni­fies­ta cul­pas por un pa­sa­do co­mo ven­de­dor de dro­gas, y que se des­ubi­có al pro­po­ner un mé­na­ge à trois. En tono preo­cu­pa­do Jay-Z se pre­gun­ta qué efec­tos po­drían te­ner sus ac­cio­nes en Blue Ivy, la pe­que­ña hi­ja de am­bos que ha cre­ci­do ba­jo el ojo me­diá­ti­co.

El li­bre­to de te­le­rea­li­dad con el que ope­ra el artista re­ve­la que 4.44, la can­ción, fue es­cri­ta a esa ho­ra de la ma­dru­ga­da y gra­ba­da en com­ple­ta so­le­dad uti­li­zan­do -de­ta­lle- el mi­cró­fono con el que ha­bi­tual­men­te tra­ba­ja su es­po­sa.

Jay-Z pisa otros te­rre­nos pe­lia­gu­dos. En The Story of O.J. se me­te na­da me­nos que con la co­mu­ni­dad ju­día “¿al­gu­na vez te has pre­gun­ta­do por qué los ju­díos tie­nen to­da la pro­pie­dad en Amé­ri­ca?”-, y ya fue til­da­do co­mo an­ti­se­mi­ta. En Family Feud, con Be­yon­cé en los co­ros, Jay-Z se ins­ta­la en la po­si­ción de un ca­po que cues­tio­na las ha­bi­tua­les pe­leas de ra­pe­ros, en es­te ca­so en­tre re­pre­sen­tan­tes de ge­ne­ra­cio­nes dis­tin­tas.

Mien­tras las le­tras son elo­cuen­tes, ví­vi­das y con­fe­sio­na­les, a la al­tu­ra de la repu­tación de bue­na plu­ma que per­mi­tió a Jay-Z el re­cien­te in­gre­so al Sa­lón de la fa­ma de los com­po­si­to­res el pri­mer ra­pe­ro en es­ta ins­tan­cia-, la com­po­si­ción mu­si­cal es sen­ci­lla­men­te se­cun­da­ria, de­co­ra­ti­va, a ra­tos te­dio­sa. Su fra­seo pue­de ser ca­rac­te­rís­ti­co pe­ro el ar­ma­zón que en­vuel­ve los poderosos ver­sos des­fa­lle­ce. Nun­ca re­fle­ja el dra­ma­tis­mo ni la emo­ti­vi­dad que trans­mi­ten sus vi­ven­cias co­mo uno de los pe­sos pe­sa­dos de la in­dus­tria. 4.44 pue­de ser in­tere­san­te co­mo lec­tu­ra y un bos­te­zo co­mo ex­pe­rien­cia mu­si­cal.

Su fra­seo pue­de ser ca­rac­te­rís­ti­co pe­ro el ar­ma­zón que en­vuel­ve los poderosos ver­sos des­fa­lle­ce.

4.44 Jay-Z

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.