Tras la cá­ma­ra: Net­flix in­sis­te en las se­ries crea­das por mu­je­res

► GLOW es el más re­cien­te triun­fo de una se­rie crea­da por mu­je­res. ► Cindy Ho­lland, uno de los ce­re­bros de la com­pa­ñía, ex­pli­ca la es­tra­te­gia.

La Tercera - - Sociedad - Ma­tías de la Ma­za

Se sue­le apun­tar a que la te­le­vi­sión ha he­cho más que el ci­ne en lo que res­pec­ta a dar­les es­pa­cio a las mu­je­res en la pan­ta­lla con pa­pe­les rea­lis­tas y sin es­te­reo­ti­pos, en una in­dus­tria ge­ne­ral­men­te do­mi­na­da por el pun­to de vis­ta mas­cu­lino. El pro­ble­ma es que de­trás de cá­ma­ras la reali­dad es otra. Du­ran­te la pa­sa­da tem­po­ra­da en la te­le­vi­sión nor­te­ame­ri­ca­na (nues­tro ca­ble), el 80% de los nom­bres a car­gos de las dis­tin­tas se­ries emitidas fue­ron hom­bres y blan­cos.

Pe­ro esa ci­fra co­rres­pon­de a la te­le­vi­sión li­neal. A tra­vés del mun­do del strea­ming, las mu­je­res han en­con­tra­do un es­pa­cio pa­ra no só­lo po­ner a per­so­na­jes fe­me­ni­nos co­mo pro­ta­go­nis­tas, sino pa­ra ade­más ser las en­car­ga­das de con­tar sus historias a tra­vés de la di­rec­ción, los guio­nes, la pro­duc­ción y más.

En Net­flix, par­te del im­pe­rio que han crea­do en los úl­ti­mos cin­co años se sostiene gra­cias a Jen­ji Kohan, crea­do­ra de Oran­ge is the new black, se­rie que jun­to a Hou­se of cards han si­do las pie­dras an­gu­la­res de la reali­dad ac­tual de la com­pa­ñía. Des­de que la pro­duc­ción de se­ries ori­gi­na­les de Net­flix co­mo la co­no­ce­mos de­bu­tó en 2013, ca­si la mi­tad de las se­ries es­tre­na­das en la pla­ta­for­ma han si­do crea­das o co-crea­das por mu­je­res -que in­clu­yen elo­gia­das pro­duc­cio­nes co­mo Un­brea­ka­ble Kimmy Sch­midt yJes­si­ca Jo­nes-, a lo que se su­man mu­je­res en di­ver­sos car­gos crea­ti­vos en ca­da his­to­ria. “La mi­tad de la po­bla­ción son mu­je­res y tam­bién cer­ca de la mi­tad de nues­tros sus­crip­to­res son mu­je­res. En­ton­ces sen­ti­mos que ellas se te­nían que sen­tir re­pre­sen­ta­das y des­de nues­tro pun­to de vis­ta, nues­tra pro­gra­ma­ción te­nía que re­fle­jar esa reali­dad”, ex­pli­ca Cindy Ho­lland, vi­ce­pre­si­den­ta de con­te­ni­do ori­gi­nal de Net­flix -y uno de los nom­bres más im­por­tan­tes en la in­dus­tria te­le­vi­si­va mo­der­na-.

Se­gún ex­pli­ca Ho­lland, la de­ci­sión de re­ser­var siem­pre un es­pa­cio a crea­ti­vas fe­me- ni­nas en las pro­duc­cio­nes de Net­flix “es tan­to cons­cien­te co­mo in­cons­cien­te. A ve­ces lle­ga una rea­li­za­do­ra con un pro­yec­to que es im­por­tan­te pa­ra ella, y que su­ce­de ser cen­tra­do en el mun­do fe­me­nino, y eso a ve­ces lle­va a que más mu­je­res se su­men. Nos pa­só por ejem­plo con Oran­ge is the new black, que cuan­do em­pe­za­mos a pre­pro­du­cir­la, mu­chas crea­ti­vas y téc­ni­cas mu­je­res se en­te­ra­ron y qui­sie­ron ser par­te por­que se sen­tían iden­ti­fi­ca­das. Se crea un círcu­lo vir­tuo­so don­de más mu­je­res co­mien­zan a in­vo­lu­crar­se en es­tos proyectos”, dice, agre­gan­do: “Ge­ne­ras un am­bien­te en don­de las me­jo­res crea­ti­vas de la in­dus­tria, des­de ac­tri­ces has­ta di­rec­to­ras, guio­nis­tas y crea­do­ras quie­ren te­ner proyectos en Net­flix por­que sa­ben que po­de­mos en­tre­gar­les es­pa­cio”.

So­ro­ri­dad di­ver­sa

Los más re­cien­tes es­fuer­zos de la com­pa­ñía de strea­ming por am­pliar su ca­tá­lo­go de la mano de rea­li­za­do­ras fue­ron es­tre­na­dos el pa­sa­do mes: Gy­psy, pro­ta­go­ni­za­da por Nao­mi Watts y crea­da por la de­bu­tan­te Li­sa Ru­bin, y GLOW, pro­ta­go­ni­za­da por Ali­son Brie, y crea­da por Liz Flahi­ve y Carly Mensch, ade­más de ser pro­du­ci­da por la mis­ma Jen­ji Kohan. “Es una suer­te de ex­ten­sión de la ex­pe­rien­cia de Oran­ge..., por­que Jen­ji te­nía ga­nas de pro­du­cir otra se­rie y así ter­mi­nó co­no­cien­do a las crea­do­ras de GLOW”, cuenta Ho­lland.

Si bien las dos pro­duc­cio­nes de ju­nio fue­ron es­tre­na­das con re­ci­bi­mien­to dis­par - Gy­psy ha re­ci­bi­do du­ras crí­ti­cas mien­tras GLOW pa­re­ce só­lo acu­mu­lar elogios-, man­tie­nen lo que ya es la ten­den­cia de la pla­ta­for­ma: no só­lo dar es­pa­cio a historias de mu­je­res, sino ade­más pre­sen­tar­las a tra­vés de dis­tin­tos gé­ne­ros y ma­ti­ces, pro­ta­go­ni­za­da por ac­tri­ces de dis­tin­tos es­ti­los y ra­zas. Si Gy­psy es un dra­ma psi­co­se­xual, GLOW es una his­to­ria de re­si­lien­cia fe­me­ni­na en el mar­co de una co­me­dia ochen­te­ra cen­tra­da en el mun­do de la lu­cha li­bre. “Nues­tras crea­ti­vas han ge­ne­ra­do co­sas real­men­te úni­cas. Jes­si­ca Jo­nes -de Me­lis­sa Ro­sen­berg- es una in­ter­pre­ta­ción asom­bro­sa del em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino pre­sen­ta­do co­mo una his­to­ria de su­per­hé­roes y ter­mi­nó lle­gan­do a una au­dien­cia mu­cho más allá de los fa­ná­ti­cos de las his­to­rie­tas. Y Un­brea­ka­ble Kimmy Sch­midt de Ti­na Fey no es só­lo una his­to­ria so­bre su­per­vi­ven­cia sino tam­bién so­bre el po­der de la amis­tad, que es al­go que es im­por­tan­te en el mun­do de hoy”.

Si bien Net­flix no da ci­fras de au­dien­cia, Ho­lland ase­gu­ra que el pú­bli­co es re­la­ti­va­men­te equi­pa­ra­do a ni­vel de gé­ne­ro, sin im­por­tar si la his­to­ria tie­ne un pun­to de vis­ta fe­me­nino o mas­cu­lino. “Lo im­por­tan­te del mun­do de mu­je­res de GLOW es que un gru­po de per­so­na­jes que es­tán lu­chan­do por en­ten­der quié­nes son y su lu­gar en el mun­do. Yo mis­ma to­da­vía me iden­ti­fi­co con esas ideas. Creo que hoy la gen­te es­tá bus­can­do ma­yor sen­ti­do de co­mu­ni­dad, una ma­yor em­pa­tía y apo­yo”, con­clu­ye.b

FO­TO: NET­FLIX

►► Jes­si­ca Jo­nes fue acla­ma­da por dar­le un gi­ro a las se­ries de su­per­hé­roes.

FO­TO: NET­FLIX

►► GLOW es una co­me­dia cen­tra­da en la lu­cha li­bre fe­me­ni­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.