Pe­ter Bur­ke y la his­to­ria se­cre­ta

[NO FICCION] Se­cret his­tory and his­to­ri­cal cons­cious­ness es la úl­ti­ma pu­bli­ca­ción del repu­tado au­tor bri­tá­ni­co. La obra reúne 13 en­sa­yos que van del au­to­rre­tra­to in­te­lec­tual al hu­mor y las fron­te­ras cul­tu­ra­les.

La Tercera - - Sociedad - Por Pa­blo Ma­rín

En la Gran Bre­ta­ña de ha­ce unos años, cuan­do Pe­ter Bur­ke es­cri­bió un en­sa­yo al res­pec­to, la ex­pre­sión “his­to­ria se­cre­ta” es­ta­ba aso­cia­da a tér­mi­nos co­mo “de­tec­ti­ve pri­va­do” o “co­lum­na de chis­mes”. Si­glos atrás, agre­ga es­te pro­fe­sor emé­ri­to de Cam­brid­ge, alu­dió a re­la­tos que usa­ron la “jer­ga de la in­ti­mi­dad” e hi­cie­ron pú­bli­ca la in­for­ma­ción pri­va­da.

Ese otro mo­men­to, el del ori­gen, es el que más le in­tere­sa. Pe­ro el pre­sen­te, des­de don­de es­cri­be, no pue­de ser­le in­di­fe­ren­te. Más bien lo con­tra­rio. Y así se per­ci­be en Se­cret His­tory and His­to­ri­cal Cons­cious­ness. From Re­nais­san­ce to Ro­man­ti­cism (His­to­ria se­cre­ta y con­cien­cia his­tó­ri­ca. Del Re­na­ci­mien­to al Ro­man­ti­cis­mo), vo­lu­men que reúne 13 en­sa­yos apa­re­ci­dos en­tre 1992 y 2012. En el ca­so del tex­to que le da nom­bre al li­bro, ins­ta­la al lec­tor en la Eu­ro­pa del si­glo XVII, que co­no­ció “al au­ge de un nue­vo gé­ne­ro his­tó­ri­co (…) ocu­pa­do de re­ve­lar las mo­ti­va­cio­nes pri­va­das de -y las in­tri­gas sub­ya­cen­tes a- los acon­te­ci­mien­tos pú­bli­cos”.

“Los au­to­res de historias se­cre­tas desa­rro­lla­ron un es­pe­cial in­te­rés en los com­plots y las cons­pi­ra­cio­nes”, apun­ta. Sea que ha­bla­ra de la mas­cu­li­ni­dad de los mo­nar­cas o de los aman­tes de las rei­nas, agre­ga, “po­dría de­cir­se que en las pá­gi­nas de las historias se­cre­tas las ac­cio­nes de los go­bier­nos eran pre­sen­ta­das en un ‘es­ti­lo pa­ra­noi­co’”.

Au­to­rre­fe­ren­cia

El pre­sen­te vo­lu­men se abre y se cie­rra con la au­to­rre­fe­ren­cia: con la tra­yec­to­ria de Bur­ke y las de an­ti­guos co­le­gas. No pa­ra in­flar egos, sino co­mo vía pa­ra ac­ce­der a las par­ti­cu­la­ri­da­des de una dis­ci­pli­na. Acu­ña­dor de ex­pre­sio­nes co­mo “hi­bri­dis­mo” y “tra­duc­ción cul­tu­ral”, el au­tor de Vis­to y no vis­to mi­ra su vi­da en re­tros­pec­ti­va: re­cuer­da que de ni­ño, por ejem­plo, atra­ve­sar el hall de su ca­sa ha­cia el lu­gar don­de vi­vían sus abue­los ma­ter­nos –ju­díos de Eu­ro­pa Orien­tal- era “cru­zar una fron­te­ra cul­tu­ral”.

Una vez en Ox­ford, echó en fal­ta al­go dis­tin­to de la arra­sa­do­ra his­to­ria po­lí­ti­ca en bo­ga. Ha­bía ya des­cu­bier­to la obra de los fran­ce­ses de la Es­cue­la de los An­na­les, uno de los cua­les, Fer­nand Brau­del, pro­cla­mó el ideal de una “his­to­ria to­tal”, abier­ta a una enor­me va­rie­dad de te­mas y abor­da­jes. Un ideal que, me­dio si­glo des­pués, si­gue ha­cien­do pro­pio.

Los en­sa­yos del li­bro ha­blan de in­tere­ses que mu­chas ve­ces apa­re­cie­ron ac­ci­den­tal­men­te. En­tre ellos es­tá el de la his­to­ria vis­ta co­mo ale­go­ría: la per­cep­ción y la re­pre­sen­ta­ción de un acon­te­ci­mien­to o de un in­di­vi­duo a tra­vés de otro. Ofre­ce a es­te res­pec­to Bur­ke ejem­plos to­ma­dos de la pin­tu­ra y del dra­ma, co­mo el ca­so de Ri­car­do II, que Sha­kes­pea­re es­cri­bió mi­ran­do la po­lí­ti­ca de su tiem­po. Tam­bién el ci­ne, que tan­to le in­tere­sa, ejem­pli­fi­ca­do en ca­sos co­mo el de Iván el Te­rri­ble, de Ser­guéi Ei­sens­tein, cu­ya se­gun­da par­te no pu­do mos­trar­se en pú­bli­co sino has­ta des­pués de la muer­te, en 1953, de Jo­sef Sta­lin. “Tan ob­vio era el pa­ra­le­lo en­tre pa­sa­do y pre­sen­te”, ob­ser­va.

Otros mo­dos de dar cuenta del abis­mo y de los puen­tes en­tre un pe­río­do y otros pa­san por lo que el his­to­ria­dor lla­ma “el au­ge de la li­te­ra­li­dad”. De la pro­pen­sión a re­cha­zar o de­va­luar el sim­bo­lis­mo, sea en la in­ter­pre­ta­ción de textos, com­por­ta­mien­tos o si­tua­cio­nes del mun­do na­tu­ral. Es­te “de­sen­can­ta­mien­to del mun­do”, ex­pre­sión de Max We­ber, aso­ma co­mo sín­to­ma de la mo­der­ni­dad.

En­ten­der li­te­ral o sim­bó­li­ca­men­te el mun­do no es cues­tión frí­vo­la. La obra mues­tra la in­ci­den­cia de es­ta dis­tin­ción en pro­ce­sos tan sig­ni­fi­ca­ti­vos co­mo el de la Re­for­ma Pro­tes­tan­te, aso­cia­da al mo­do de en­ten­der las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras. Tam­po­co es ba­la­dí la for­ma en que nos he­mos re­la­cio­na­do con el hu­mor. Por el con­tra­rio, lle­va a for­mu­lar pre­gun­tas: “¿Cuán­do, dón­de y pa­ra quién es gra­cio­so un chis­te? ¿Có­mo aso­man los chis­ten se­gún los di­ver­sos pun­tos de vis­ta y có­mo cam­bian sus sig­ni­fi­ca­dos con el tiem­po?”. El ob­je­to de es­tu­dio, aquí, es el chis­te pe­sa­do, o bef­fa, en la Ita­lia de me­dia­dos del s. XV. Pe­ro hay otros te­mas y sub­te­mas, co­mo los chis­tes de cor­nu­dos. Ma­te­rial, co­mo que­da vis­to, a Bur­ke no le fal­tan.b

Se­cret his­tory and his­to­ri­cal... Pe­ter Bur­ke

270 págs. E. Eve­rett Root. US$ 27.42 en ama­zon.com

►► Es­ce­na de la pe­lí­cu­la Iván el Te­rri­ble, par­te II (1958), de Ser­guéi Ei­sens­tein.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.