“Nos enamo­ra­mos de es­tar en la pa­les­tra y cu­rio­sear en la vi­da de los de­más”

► El na­rra­dor y ci­neas­ta vie­ne a Chi­le a pre­sen­tar Ren­di­ción, no­ve­la ga­na­do­ra del Pre­mio Al­fa­gua­ra 2017. ► El li­bro re­la­ta la his­to­ria de una fa­mi­lia de re­fu­gia­dos que lle­ga a una ciu­dad de cris­tal, que vi­ve sin pa­re­des.

La Tercera - - Sociedad - An­drés Gó­mez Bra­vo

Ha­ce una pau­sa, as­pi­ra el hu­mo del ci­ga­rro, tal vez son­ríe, y dice: “Fui muy di­ver­ti­do”. Ray Lo­ri­ga (1967) ha­bla al te­lé­fono des­de Ma­drid y re­cuer­da los días en que era el chico te­rri­ble de la na­rra­ti­va es­pa­ño­la; un es­cri­tor, guio­nis­ta y ci­neas­ta con al­ma de roc­ke­ro. “Ha­bía mu­cha fies­ta, sí. No te­nía­mos hi­jos. Con mi mu­jer de en­ton­ces (Ch­ris­ti­na Ro­sen­vin­ge) via­já­ba­mos mu­cho, yo via­ja­ba con su ban­da. Y es­ta­ba to­do en­tre­la­za­do: ha­bía di­ver­sión y mu­cho tra­ba­jo, es­cri­bía­mos y ven­día­mos li­bros”.

Pa­sa­ron 20 años y hoy Lo­ri­ga es­tá en gi­ra de nue­vo. Pe­ro es­ta vez co­mo el más re­cien­te ganador del Pre­mio Al­fa­gua­ra de No­ve­la. El au­tor de Hé­roes y Caí­dos del cie­lo pu­bli­ca Ren­di­ción, una no­ve­la que abor­da la cri­sis de los re­fu­gia­dos y que lo trae­rá a Chi­le a fin de mes.

Lo­ri­ga vie­ne en un tour pro­mo­cio­nal que abar­ca tam­bién Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Pe­rú y Uru­guay. El mes pa­sa­do es­tu­vo en Mé­xi­co, don­de tu­vo de pre­sen­ta­do­res a Gui­ller­mo Arria­ga, el guio­nis­ta de Amo­res pe­rros y 21 gra­mos, y Sil­via Le­mus, viu­da de Car­los Fuen­tes. “Se­pan to­dos us­te­des que Ray es un her­mano del al­ma y me dio pro­fun­da ale­gría es­cu­char su nom­bre co­mo ganador del pre­mio”, di­jo Gael Gar­cía Ber­nal a tra­vés de un vi­deo.

Al­gu­nos han leí­do Ren­di­ción co­mo una res­pues­ta a la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Do­nald Trump. Lo­ri­ga afir­ma que co­men­zó a es­cri­bir­la mu­cho an­tes. “Em­pe­cé ha­ce seis, sie­te años. La fui es­cri­bien­do con mu­cha pau­sa; es­ta­ba bus­can­do una voz na­rra­do­ra, un tono dis­tin­to, y se tra­ba de una his­to­ria de la diáspora”, dice. “Has­ta que di con es­ta fa­mi­lia que ve su vi­da al­te­ra­da; han perdido a su hijo en la gue­rra y re­co­gen a un chico al que cui­dan y adop­tan. En­ton­ces son ex­pul­sa­dos a es­ta ciu­dad trans­pa­ren­te, que a di­fe­ren­cia de los cam­pos de re­fu­gia­dos es un mun­do me­jor, una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, que no tie­ne po­de­res ab­so­lu­tis­tas. Po­co a po­co in­ten­tan adap­tar­se y el hom­bre se da cuenta de que su pro­ce­so no va bien, él no con­si­gue adap­tar­se”, agre­ga.

En la ciu­dad de cris­tal no hay di­ne­ro, la cer­ve­za es gratis, la li­ber­tad y la trans­pa­ren­cia son in­tran­sa­bles; de he­cho, las ca­sas no tie­nen pa­re­des. El pa­dre de la no­ve­la guar­da tal vez las mis­mas re­ser­vas que sien­te Lo­ri­ga an­te el fe­nó­meno de las re­des so­cia­les: “Es una sen­sa­ción de ex­tra­ñe­za an­te un mun­do hi­per­co­nec­ta­do, en que la pre­sen­cia de los gru­pos y las re­des so­cia­les es­tán afec­tan­do nues­tro es­pí­ri­tu, y có­mo es­ta­mos va­cian­do nues­tra in­ti­mi­dad pa­ra ser juz­ga­dos por los de­más. Eso me pro­vo­ca du­das”.

Ud. no usa re­des so­cia­les...

No, pe­ro me in­tere­sa el fe­nó­meno. No me gus­ta vi­vir mi vi­da de cara a na­die, in­ten­to pre­ser­var mi in­ti­mi­dad. Veo gen­te to­dos los días, ten­go 80 ó 100 ami­gos, pe­ro no me ape­te­ce es­tar re­ci­bien­do in­for­ma­ción de los de­más to­dos los días y no me in­tere­sa na­da mos­trar mi vi­da. Sí me in­tere­sa el fe­nó­meno de la gen­te que bus­ca ex­hi­bir­se.

¿Có­mo en­tien­de Ud. el fe­nó­meno?

De eso na­ce la no­ve­la. Vi­vir en una ciu­dad trans­pa­ren­te y no te­ner secretos pue­de ha­cer da­ño. En­ton­ces me in­tere­sa sa­ber qué es lo que se ga­na y qué se pier­de. Al pa­re­cer nos fas­ci­na dar se­ñas de no­so­tros mis­mos, más allá del men­sa­je con­cre­to; pa­re­ce que nos he­mos enamo­ra­do de es­tar to­do el ra­to en la pa­les­tra y cu­rio­sear en la vi­da de los de­más.

Man­te­ner­se fue­ra de las re­des no es muy co­mún...

No, son op­cio­nes per­so­na­les. Mi vi­da es la li­te­ra­tu­ra, veo fút­bol, soy un ti­po nor­mal, no soy un mi­sán­tro­po. Pe­ro esa par­te de la so­cie­dad, aca­so la par­te más gran­de hoy, me es aje­na.

¿De qué ma­ne­ra se co­nec­ta es­te li­bro con su obra an­te­rior?

Son 25 años de ca­rre­ra y ca­da li­bro es dis­tin­to en­tre sí. Ca­da li­bro tie­ne que ver con com­par­tir du­das con el lec­tor, na­cen de la sen­sa­ción de ex­tra­ñe­za, de no en­ten­der muy bien los gru­pos y pre­ser­var al­go o bus­car al­go en mi iden­ti­dad per­so­nal que no sea com­par­ti­ble, y que lo com­par­to a la ho­ra de es­cri­bir.

Sus re­fe­ren­tes cam­bia­ron: si an­tes era la na­rra­ti­va an­glo­sa­jo­na, es­te li­bro dia­lo­ga con Juan Rul­fo.

Mis in­tere­ses li­te­ra­rios se han ex­pan­di­do mu­cho. Rul­fo siem­pre ha es­ta­do ahí; to­da la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na y eu­ro­pea. Cuan­do em­pe­cé a es­cri­bir, sen­tí que for­ma­ba par­te de una ge­ne­ra­ción, con Ro­dri­go Fre­sán, Al­ber­to Fu­guet; éra­mos de lu­ga­res dis­tin­tos y sin co­no­cer­nos es­tá­ba­mos con­tan­do nues­tras historias con len­gua­jes pa­re­ci­dos. Hoy ca­da uno ha se­gui­do sus pro­pios ca­mi­nos.b

FO­TO: LISBETH SA­LAS

►► Lo­ri­ga pre­sen­ta­rá su no­ve­la en Chi­le el 25 de ju­lio.

Ren­di­ción Ray Lo­ri­ga Al­fa­gua­ra 216 págs. $ 14.000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.