Y al fi­nal éra­mos to­dos malos

La Tercera - - Opinión - Ser­gio I. Mel­nick @mel­nick­ser­gio

UNA CO­SA es es­tar equi­vo­ca­do, otra muy dis­tin­ta es ser “ma­lo”. En el pri­mer ca­so po­de­mos de­ba­tir y ver si unas ideas son me­jo­res que las otras. En el se­gun­do ca­so no hay na­da que ha­cer, so­lo des­truir al “ma­lo”. Al pa­re­cer, la úni­ca con­clu­sión que po­de­mos sa­car del la­men­ta­ble estado de la po­lí­ti­ca ac­tual es que to­dos so­mos malos, por cier­to des­de la mi­ra­da del ad­ver­sa­rio y nos es­ta­mos tra­tan­do de des­truir unos a otros una vez más. Vea­mos có­mo nos des­ca­li­fi­ca­mos unos a otros en ba­se a es­ló­ga­nes, ge­ne­ra­li­za­cio­nes y ab­sur­das ca­ri­ca­tu­ras.

Las FF.AA. son ma­las por­que par­ti­ci­pa­ron en el gol­pe mi­li­tar. Ade­más, les han en­con­tra­do al­gu­nos ne­go­cia­dos. Los cu­ras son malos por­que los han pi­lla­do reite­ra­da­men­te en cues­tio­nes in­mo­ra­les. Los ca­ra­bi­ne­ros son malos por­que los pi­lla­ron ro­ban­do. La iz­quier­da es ma­la por­que des­tru­yó el país in­ten­tan­do ins­ta­lar un ré­gi­men so­cia­lis­ta a la ma­la. La de­re­cha es ma­la por­que apo­yó el gol­pe. Los em­pre­sa­rios son malos por­que son ex­plo­ta­do­res y abu­sa­do­res. Los fun­cio­na­rios pú­bli­cos son malos por­que ha­cen huel­gas ile­ga­les y tra­ba­jan po­co. Gen­dar­me­ría es ma­la por­que pa­ga ho­no­ra­rios ex­tra­ños y ju­bi­la­cio­nes tru­chas.

La Con­cer­ta­ción fue ma­la por­que se ven­dió al mo­de­lo neo­li­be­ral. Los dos par­ti­dos gran­des de iz­quier­da son malos por­que son mi­llo­na­rios y ge­nios de los ne­go­cios. Ba­che­let es ma­la por­que ha he­cho un pé­si­mo go­bierno. Pi­ñe­ra es ma­lo por­que es ri­co. Gui­llier es ma­lo por­que es flo­jo. Ma­yol es ma­lo por­que cree que na­die en­tien­de na­da, sal­vo él. Pa­ri­si es ma­lo por­que in­clu­yó los calzoncillos en las cuen­tas de cam­pa­ña. Tei­llier es ma­lo por­que man­dó a ma­tar gen­te. Ey­za­gui­rre es ma­lo por­que era mi­nis­tro de Educación y qui­so igua­lar ha­cia aba­jo. La Ja­vie­ra Blan­co es ma­la por­que le sa­có el par­te a Gi­rar­di, hi­zo la vista gor­da en el Se­na­me y Gen­dar­me­ría, y se ga­nó un ju­bi­la­zo pri­mor- dial en el CDE. M. Rin­cón es ma­la por­que apre­tó un en­tre­vis­ta­do. Paulsen es ma­lo por­que ha­bla de­ma­sia­do.

El PC es ma­lo por­que te­nía una ra­ma ar­ma­da y siem­pre quie­re ex­pro­piar to­do. Los so­cia­lis­tas son malos por­que lla­ma­ron a la re­vo­lu­ción ar­ma­da. La DC es ma­la por­que apo­yó el gol­pe o por­que se co­rrió des­pués, o por­que nun­ca se de­fi­ne. El PR es ma­lo por­que “lo pu­sie­ron don­de ha­bía”. Los ma­so­nes son malos por­que per­si­guen a la igle­sia y és­ta es ma­la por­que no so­por­ta a los ma­so­nes. Los ame­ri­ca­nos son malos por­que son im­pe­ria­lis­tas, igual que los ru­sos. La UDI es ma­la por­que apo­yó a Pi­no­chet. RN es ma­la por­que son la­ti­fun­dis­tas. Am­pli­tud es ma­la por­que es­tá L. Pérez. La jus­ti­cia es ma­la por­que es ses­ga­da.

Los nar­cos y de­lin­cuen­tes son malos por­que esos sí que son malos. Las AFP son ma­las por­que no re­ga­lan pla­ta. Las isa­pres son ma­las por­que lu­cran con la sa­lud. To­da la educación pri­va­da es ma­la tam­bién por­que lu­cra. Una gran can­ti­dad de chi­le­nos son malos por­que eva­den el Tran­san­tia­go, otros por­que no res­pe­tan las le­yes, es­cu­pen en la ca­lle, lan­zan ba­su­ra has­ta des­de los au­tos, en fin. Los po­lí­ti­cos son malos por­que son to­dos co­rrup­tos. Na­va­rro… Bueno, ese sí que es ma­lu­lo, co­mo Are­nas. Pe­ñai­li­llo es ma­lo por usar el SII pa­ra per­se­guir ad­ver­sa­rios. Dá­va­los es ma­lo por bo­rrar su compu­tador. Luk­sic es ma­lo por dar un cré­di­to aun­que se pa­ga­ra. Los ban­cos son malos por­que co­bran in­tere­ses. Las con­ce­sio­nes son ma­las por­que co­bran. Los con­ser­va­do­res son malos por ser con­ser­va­do­res y los li­be­ra­les son malos por li­be­ra­les.

En fin, es co­sa de po­ner aten­ción a nues­tras con­ver­sa­cio­nes co­ti­dia­nas y ve­re­mos con cuán­ta fa­ci­li­dad se nos sa­le el ma­lo del otro, por cier­to dan­do a en­ten­der que ca­da uno de no­so­tros sí que es bueno. To­dos re­cla­man su­pe­rio­ri­dad mo­ral. La pre­gun­ta es si en reali­dad ha­brá al­guien que ten­ga esa al­tu­ra mo­ral en nues­tro país. To­dos quie­ren im­po­ner sus va­lo­res so­bre los otros, en vez de vi­vir en ba­se a los su­yos. To­dos te­ne­mos do­ble es­tán­dar en al­gu­na par­te. To­dos so­mos im­per­fec­tos y no lo que­re­mos asu­mir. Cree­mos que cre­ce­mos por­que el otro se achi­ca.

¿No se­rá tiem­po de ser más to­le­ran­tes y acu­ñar el “es­tá equi­vo­ca­do” en vez de que es ma­lo? ¿No se­rá tiem­po de de­ba­tir ideas en vez de tra­tar de des­ca­li­fi­car al otro? La pre­gun­ta es quién li­de­ra­ría ese mo­vi­mien­to, por­que to­dos so­mos tan malos. El se­cre­to es par­tir de lo que so­mos, no de lo que nos gus­ta­ría ser, pe­ro pa­ra tra­tar de lle­gar ahí se ne­ce­si­ta mu­cha evo­lu­ción. Pa­ra cam­biar al mun­do de­be­mos cam­biar no­so­tros pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.