Crí­ti­cas por ac­tua­cio­nes del Ser­vel

No pa­re­ce ha­ber­se aqui­la­ta­do que los reite­ra­dos pro­ble­mas en el pa­drón elec­to­ral pue­den po­ner en en­tre­di­cho los re­sul­ta­dos de una elec­ción.

La Tercera - - Opinión -

UNA DE las es­ce­nas que marcaron la jor­na­da de pri­ma­rias pre­si­den­cia­les y par­la­men­ta­rias, fue­ron los in­só­li­tos ato­cha­mien­tos en va­rios lo­ca­les de vo­ta­ción de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na, lo que lle­vó a que al­gu­nos vo­tan­tes tu­vie­ran que es­pe­rar va­rias ho­ras pa­ra po­der su­fra­gar. Asi­mis­mo, nuevamente se han de­tec­ta­do pro­ble­mas en el pa­drón elec­to­ral, mul­ti­pli­cán­do­se las de­nun­cias de elec­to­res in­de­pen­dien­tes que no pu­die­ron vo­tar por­que fi­gu­ran ins­cri­tos en par­ti­dos po­lí­ti­cos. Aun cuan­do es­tas fa­llas no agua­ron la jor­na­da elec­to­ral -que des­de el pun­to de vista po­lí­ti­co cum­plió per­fec­ta­men­te sus ob­je­ti­vos-, de no co­rre­gir­las exis­te el evi­den­te ries­go de que a futuro los re­sul­ta­dos de una elec­ción co­mo la pre­si­den­cial se pue­dan po­ner en en­tre­di­cho, lo que se­ría muy gra­ve pa­ra nues­tro sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. La ins­ti­tu­ción res­pon­sa­ble de ve­lar por el nor­mal fun­cio­na­mien­to de las elec­cio­nes es el Ser­vi­cio Elec­to­ral (Ser­vel), cu­yo rol se ha vis­to fuer­te­men­te cues­tio­na­do no so­lo a raíz de los pro­ble­mas que se vi­vie­ron en las pri­ma­rias, sino tam­bién por su­ce­si­vos tras­piés que han ter­mi­na­do por le­sio­nar su pres­ti­gio, sem­bran­do in­te­rro­gan­tes so­bre su ido­nei­dad pa­ra su­per­vi­sar pro­ce­sos elec­to­ra­les y ejer­cer un rol fis­ca­li­za­dor so­bre los par­ti­dos po­lí­ti­cos, sin que se ad­vier­ta ur­gen­cia pa­ra su­pe­rar es­tas di­fi­cul­ta­des.

Pro­ba­ble­men­te el he­cho más gra­ve es que aún no sea po­si­ble con­tar con un pa­drón elec­to­ral com­ple­ta­men­te de­pu­ra­do, lo que re­sul­ta esen­cial pa­ra ga­ran­ti­zar la com­ple­ta trans­pa­ren­cia de los pro­ce­sos elec­to­ra­les. Tras la ley de vo­to vo­lun­ta­rio e inscripción au­to­má­ti­ca, fue lla­ma­ti­vo la for­ma en que se mul­ti­pli­ca­ron los ca­sos irre­gu­la­res en el pa­drón, des­de la exis­ten­cia de per­so­nas pro­ba­da­men­te fa­lle­ci­das -al­go que, aun­que pue­de re­sul­tar jo­co­so, re­ve­la una preo­cu­pan­te des­pro­li­ji­dad­has­ta elec­to­res que apa­re­cen ins­cri­tos en par­ti­dos por los que nun­ca han fi­cha­do. En es­tas pri­ma­rias se han de­nun­cia­do cien­tos de ca­sos de per­so­nas que con­cu­rrie­ron a vo­tar por Chi­le Va­mos, y no pu­die­ron ha­cer­lo por fi­gu­rar mi­li­tan­do en otros par­ti­dos. Si bien el Ser­vel ha anun­cia­do que se in­ves­ti­ga­rán es­tas de­nun­cias, el or­ga­nis­mo de­be ser más proac­ti­vo pa­ra mi­ni­mi­zar es­te ti­po de si­tua­cio­nes y pro­po­ner los cam­bios le­gis­la­ti­vos del ca­so si es­ti­ma que sus fa­cul­ta­des son in­su­fi­cien­tes.

En las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de oc­tu­bre del año pa­sa­do ocu­rrió el insólito he­cho de que a cien­tos de mi­les de elec­to­res se les cam­bió su lu­gar de vo­ta­ción, pro­duc­to de un de­sen­ten­di­mien­to con el Re­gis­tro Ci­vil. Es­to ge­ne­ró una ola de crí­ti­cas al Ser­vel, y aun cuan­do se tra­tó de un pro­ble­ma que no le es to­tal­men­te atri­bui­ble, su pa­si­vi­dad fren­te al he­cho -del que se ha­bía aler­ta­do hace me­ses- con­tri­bu­yó a lle­gar a una si­tua­ción muy de­li­ca­da, al pun­to que al­gu­nas vo­ces plan­tea­ron la ne­ce­si­dad de pos­ter­gar di­chas elec­cio­nes. Es evi­den­te que un pa­drón con de­fec­tos y elec­to­res im­po­si­bi­li­ta­dos de vo­tar cons­ti­tu­yen una com­bi­na­ción que pue­de cues­tio­nar un pro­ce­so elec­cio­na­rio, y de allí la im­por­tan­cia de co­rre­gir con pron­ti­tud.

El Ser­vel tie­ne la de­li­ca­da ta­rea de reivin­di­car­se y de­mos­trar que las po­tes­ta­des con que fue in­ves­ti­do y su au­to­no­mía cons­ti­tu­cio­nal son jus­ti­fi­ca­dos. Si bien la nue­va ley elec­to­ral con­tie­ne re­dac­cio­nes po­co pro­li­jas que dan es­pa­cio a con­fu­sión -el ca­so más cla­ro es el lim­bo en el que es­tán los mi­li­tan­tes “no re­fi­cha­dos”-, es­te or­ga­nis­mo es el lla­ma­do a ge­ne­rar so­lu­cio­nes y ve­lar por la im­pe­ca­bi­li­dad de los pro­ce­sos elec­to­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.