La iz­quier­da es­tre­cha

La Tercera - - La Otra Mirada - Da­niel Man­suy Pro­fe­sor de fi­lo­so­fía po­lí­ti­ca

EN LAS elec­cio­nes del do­min­go pa­sa­do, el Fren­te Am­plio ob­tu­vo po­co más de 325 mil vo­tos. Aun­que mu­chos de sus di­ri­gen­tes han de­di­ca­do la se­ma­na a ela­bo­rar so­fis­ti­ca­das teo­rías pa­ra ex­pli­car­nos que triun­fa­ron, es di­fí­cil ne­gar que los nú­me­ros es­tán muy por de­ba­jo de sus pro­pias ex­pec­ta­ti­vas. Des­pués de to­do, el Fren­te Am­plio bus­ca en­car­nar una vo­lun­tad po­pu­lar que ha­bría estado –se­gún ellos– se­cues­tra­da por el duo­po­lio, el neo­li­be­ra­lis­mo y la alie­na­ción ca­pi­ta­lis­ta. Ade­más, la de­re­cha sí lo­gró con­vo­car; y, pa­ra peor, la omi­sión ofi­cia­lis­ta los ha­bía de­ja­do sin com­pe­ten­cia en la iz­quier­da. En su­ma, ni la fran­ja, ni la al­ta exposición de sus lí­de­res, ni el ni­vel de co­no­ci­mien­to de su prin­ci­pal can­di­da­ta pu­die­ron ge­ne­rar un mo­vi­mien­to elec­to­ral de­ma­sia­do te­mi­ble.

La con­clu­sión más ob­via es que el Fren­te Am­plio tie­ne enor­mes di­fi­cul- ta­des a la ho­ra de ha­blar­le a las ma­sas y, en de­fi­ni­ti­va, al pue­blo. Di­cho de otro mo­do, más allá del fol­clo­re y del dis­cur­so gran­di­lo­cuen­te, no hay na­da po­pu­lar en el FA. De he­cho, su su­pues­to ra­di­ca­lis­mo es per­fec­ta­men­te fun­cio­nal al sis­te­ma (por eso la Pre­si­den­ta se dio el lu­jo de ha­blar de los “hi­jos de”). Su re­bel­día tie­ne al­go de im­pos­ta­da por­que de­trás del li­ris­mo se es­con­de un con­for­mis­mo in­te­lec­tual bas­tan­te ram­plón. Di­ga­mos que el Fren­te Am­plio re­em­pla­zó las ca­te­go­rías mar­xis­tas clá­si­cas por un len­gua­je que in­vo­ca to­das y ca­da una de las van­guar­dias cul­tu­ra­les de las éli­tes ilus­tra­das. La fran­ja de Bea­triz Sán­chez fue el fes­ti­val de los bue­nos sen­ti­mien­tos y lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to: ellos son fe­mi­nis­tas, ani­ma­lis­tas, am­bien­ta­lis­tas, uni­ver­sa­lis­tas y de­fen­so­res de las mi­no­rías y la di­ver­si­dad. La pre­gun­ta que aún no re­ci­be res­pues­ta es có­mo dia­blos po­dría pro­du­cir­se al­go así co­mo un pro­ce­so efec­ti­vo de trans­for­ma­ción des­de un co­lla­ge he­te­ro­gé- neo. No es­ta­ría mal que al­guien le di­je­ra a los mu­cha­chos que, por es­te ca­mino, la iz­quier­da ha ido de tum­bo en tum­bo. Bas­ta leer, por men­cio­nar so­lo dos ejem­plos, los li­bros de Wal­ter Benn Mi­chaels (La di­ver­si­dad con­tra la igual­dad) o de Tho­mas Frankl (Por qué los po­bres vo­tan a la de­re­cha) pa­ra com­pren­der la dis­tan­cia de las ma­sas con bue­na par­te de la iz­quier­da. La nue­va mo­ral que és­ta de­fien­de su­po­ne un pro­fun­do des­pre­cio por la cul­tu­ra y el arrai­go po­pu­la­res, a los que mi­ran des­de la con­des­cen­den­cia (el ca­so de la in­mi­gra­ción es el más pa­ten­te, aun­que no el úni­co). La iz­quier­da ha de­ja­do de ocu­par­se de las ma­sas des­fa­vo­re­ci­das, pre­fi­rien­do di­ri­gir­se a ni­chos muy aco­ta­dos. Ga­na así es­pa­cio me­diá­ti­co (por­que tie­ne la be­ne­vo­len­cia de los nue­vos pre­di­ca­do­res: no es ca­sual que su can­di­da­ta ven­ga del pe­rio­dis­mo), pe­ro pier­den con­sis­ten­cia po­lí­ti­ca y elec­to­ral (así es­tá mu­rien­do, por ejem­plo, na­da más ni na­da me­nos que el so­cia­lis­mo fran­cés).

El Fren­te Am­plio pa­de­ce aque­llo que Marx lla­ma­ba cos­mo­po­li­tis­mo bur­gués y, por lo mis­mo, no lo­gra co­nec­tar con una reali­dad aje­na a sus ca­te­go­rías in­te­lec­tua­les. En ese con­tex­to, no re­sul­ta ex­tra­ño que Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón –el can­di­da­to con­ser­va­dor y pa­triar­cal– les ha­ya sa­ca­do más de 45 mil vo­tos. No hay peor cie­go que el que no quie­re ver.

El Fren­te Am­plio pa­de­ce aque­llo que Marx lla­ma­ba cos­mo­po­li­tis­mo bur­gués, y por lo mis­mo no lo­gra co­nec­tar con una reali­dad aje­na a sus ca­te­go­rías in­te­lec­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.