In­for­me de Sa­lud ad­mi­te que es “im­po­si­ble” cum­plir me­ta de erra­di­car la tu­bercu­losis a 2020

► En 2016, la in­ci­den­cia man­tu­vo al­za de 2015, con 13,2 ca­sos por 100 mil ha­bi­tan­tes. ► Con­ta­gios se fo­ca­li­zan en Ari­ca e Iqui­que. Adul­tos ma­yo­res y ex­tran­je­ros son los más afec­ta­dos.

La Tercera - - Nacional - Da­vid Agua­yo Ta­nia He­rre­ra, Ro­dol­fo No­rie­ga,

“La pes­te blan­ca”. Así fue co­no­ci­da la tu­bercu­losis du­ran­te el si­glo XIX. La en­fer­me­dad in­fec­cio­sa, cau­sa­da por la bac­te­ria Ba­ci­lo de Koch, es res­pon­sa­ble de ca­si 1,8 mi­llo­nes de fa­lle­ci­mien­tos ca­da año en el mun­do y se mantiene en­tre las 10 prin­ci­pa­les cau­sas de mor­ta­li­dad, por los da­ños que oca­sio­na en pul­mo­nes y otros ór­ga­nos.

En Chi­le, si bien ya no cau­sa los es­tra­gos de an­ta­ño, la en­fer­me­dad es­tá le­jos de des­apa­re­cer. Tan­to, que el úl­ti­mo in­for­me del Ministerio de Sa­lud, de ju­nio pa­sa­do, ad­mi­te que se­rá “im­po­si­ble” cum­plir la me­ta plan­tea­da de erra­di­car­la en el país a 2020, co­mo se ha­bía tra­za­do en la Es­tra­te­gia Na­cio­nal de Sa­lud.

“Chi­le aún no pue­de trans­for­mar­se en un país de ba­ja in­ci­den­cia, ya que no ha lo­gra­do al­can­zar una ta­sa me­nor a 10 por 100 mil ha­bi­tan­tes. Exis­te una gran di­fi­cul­tad pa­ra lo­grar una pes­qui­sa tem­pra­na de los ca­sos y la efi­cien­cia del tra­ta­mien­to es­tá muy de­te­rio­ra­da, al pre­sen­tar­se gran pro­por­ción de fa­lle­ci­dos y aban­do­nos”, des­cri­be el in­for­me.

El aná­li­sis re­ve­la tam­bién que la ta­sa de con­ta­gios en 2016 fue de 13,2 por 100 mil ha­bi­tan­tes, lo que mantiene los ín­di­ces de 2015, con un le­ve au­men­to en los ca­sos to­ta­les. Es así co­mo en 2016 hu­bo 2.399, mien­tras que el año an­te­rior ha­bían en­fer­ma­do 2.385 per­so­nas

in­fo­gra­fía).

(ver

Ta­nia He­rre­ra, di­rec­to­ra del Pro­gra­ma de Tu­bercu­losis del Min­sal, ex­pli­ca que “cuan­do un país tie­ne mu­chos ca­sos es más fá­cil en­con­trar­los. Aho­ra ha­ce­mos 250 ba­ci­los­co­pías pa­ra en­con­trar uno. Es de­cir, a 250 sos­pe­cho­sos les prac­ti­ca­mos exá­me­nes, pe­ro so­lo uno es­ta­ba en­fer­mo. Así, mien­tras más ba­ja la ta­sa, más cues­ta ba­jar­la”.

Pau­li­na Do­na­to, in­fec­tó­lo­ga de la Clí­ni­ca Ves­pu­cio, afir­mó que tam­bién in­flu­ye que “ha­yan dis­mi­nui­do las so­li­ci­tu­des de ba­ci­los­co­pías que se ha­cen en la aten­ción pri­ma­ria y la in­di­ca­ción del ministerio es ha­cer­la en to­da per­so­na que ten­ga más de dos se­ma­nas de sín­to­mas res­pi­ra­to­rios”.

Er­win Lands­kron, aca­dé­mi­co de Tec­no­lo­gía Mé­di­ca de la U. Die­go Por­ta­les, aña­dió que se han de­tec­ta­do “fa­llas en el se­gui­mien­to de los en­fer­mos que se diag­nos­ti­can y en el ma­ne­jo de sus con­tac­tos, co­mo por ejem­plo el gru­po fa­mi­liar”.

El in­for­me pun­tua­li­za, ade­más, que an­te la im­po­si­bi­li­dad de lle­gar a la ta­sa de con­ta­gios de cin­co por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes, el Min­sal se im­pu­so “me­tas epi­de­mio­ló­gi­cas y ope­ra­cio­na­les di­fe­ren­cia­das se­gún la si­tua­ción de ca­da ser­vi­cio de sa­lud”, don­de el fo­co es­tá en au­men­tar la de­tec­ción de la en­fer­me­dad.

Pes­qui­sas

El in­for­me arro­ja “un au­men­to de los ca­sos pul­mo­na­res con con­fir­ma­ción bac­te­rio­ló­gi­ca, es de­cir, se man­tie­nen al al­za los ca­sos de tu­bercu­losis con­ta­gio­sa”. Así, la in­ci­den­cia de tu­bercu­losis pul­mo­nar cre­ció de 8,4 en 2014 a 9,2 du­ran­te el año pa­sa­do.

Pa­ra He­rre­ra, es­te in­cre­men­to se ex­pli­ca por el re- fuer­zo de los pro­ce­di­mien­tos de de­tec­ción: “Hemos im­ple­men­ta­do nue­vas me­to­do­lo­gías diag­nós­ti­cas y aque­llos ca­sos que que­da­ban sin con­fir­ma­ción bac­te­rio­ló­gi­ca, aho­ra se con­fir­man”, di­ce, des­ta­can­do la com­pra de 24 equi­pos de test rá­pi­dos (Ge­neX­pert MTB-RIF), pa­ra los ser­vi­cios de sa­lud del país. Se tra­ta de un dis­po­si­ti­vo de bio­lo­gía mo­le­cu­lar, que lle­ga­rá a fin de mes, que per­mi­te ob­te­ner diag­nós­ti­cos en me­nos de dos ho­ras, en aque­llos ca­sos don­de el exa­men pre­li­mi­nar -que de­mo­ra dos me­ses- no ha­ya con­fir­ma­do la en­fer­me­dad.

Gru­po de ries­go

El in­for­me mues­tra que adul­tos ma­yo­res y ex­tran­je­ros son los prin­ci­pa­les gru­pos de ries­go, y que la en­fer­me­dad se con­cen­tra en las re­gio­nes del nor­te del país, don­de la mor­bi­li­dad -la su­ma de ca­sos nue­vos y re­caí­das­lle­ga a 40 por 100 mil ha­bi­tan­tes en Ta­ra­pa­cá y 26,7 en Ari­ca.

En el ca­so de los adul­tos ma­yo­res, ex­per­tos afir­man que el estado de sus en­fer­me­da­des ba­sa­les los con­vier­ten en fo­co de es­te ti­po de afec­cio­nes. Res­pec­to de los mi­gran­tes, He­rre­ra di­jo que en dis­tin­tos paí­ses la cir­cu­la­ción del ba­ci­lo es ma­yor y que los con­ta­gios lo­ca­les se de­ben, pre­fe­ren­te­men­te, a los ni­ve­les de ha­ci­na­mien­to. “Cuan­do se vi­ve en con­di­cio­nes de mar­gi­na­li­dad, ma­la nu­tri­ción, ha­ci­na­mien­to, las pro­ba­bi­li­da­des de que se desa­rro­lle la en­fer­me­dad es ma­yor”, ex­pli­có He­rre­ra.

Ro­dol­fo No­rie­ga, pre­si­den­te de la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de In­mi­gran­tes, agre­gó que “lo que se hace, de ma­ne­ra in­de­bi­da, es aso­ciar la pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad con la mi­gra­ción”. Tam­bién se­ña­ló que “las con­di­cio­nes de vi­da en el nor­te son más em­po­bre­ci­das que en San­tia­go. Acá la can­ti­dad de cam­pa­men­tos es me­nor y el agua po­ta­ble y el desagüe es­tán re­suel­tos”.b

“Mien­tras más ba­ja es la ta­sa de in­ci­den­cia, más cues­ta ba­jar­la”.

“Lo que se hace, de ma­ne­ra in­de­bi­da, es aso­ciar la pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad con la mi­gra­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.