“Ru­ka Co­li­ma­pu”, el iné­di­to ba­rrio ma­pu­che que le­van­tan en San Pe­dro de la Paz

► Pro­yec­to de una co­mu­ni­dad del pue­blo ori­gi­na­rio con­si­de­ra 222 ca­sas y una in­ver­sión de $ 11 mil mi­llo­nes. ► En­tre­ga se­ría en sep­tiem­bre. Ten­drá can­cha de pa­lín y una ru­ca vecinal co­mo sede re­li­gio­sa.

La Tercera - - Nacional - Ka­rin Hill­mann Jo­sé Se­púl­ve­da Jai­me Aré­va­lo Au­di­to Re­ta­mal

En la co­mu­na de San Pe­dro de la Paz, Re­gión del Bio­bío, el Ministerio de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo (Min­vu) cons­tru­ye ac­tual­men­te una vi­lla pen­sa­da pa­ra fa­mi­lias ma­pu­ches. Se tra­ta del con­jun­to ha­bi­ta­cio­nal “Ru­ka Co­li­ma­pu”, nom­bre que en ma­pu­zun­gún sig­ni­fi­ca “ca­sa en tie­rra ro­ja”.

Es una ini­cia­ti­va iné­di­ta pa­ra miem­bros ur­ba­nos per­te­ne­cien­tes a es­te pue­blo ori­gi­na­rio, que en su pri­me­ra eta­pa con­si­de­ra 222 vi­vien­das, una can­cha de pa­lín, una ru­ca co­mo sede in­ter­cul­tu­ral-re­li­gio­sa, jue­gos in­fan­ti­les y áreas ver­des con ca­ne­los.

Dig­na Ca­yu­man es la pre­si­den­ta del co­mi­té de vi­vien­da que fun­dó es­te pro­yec­to, que na­ció hace más de nue­ve años, co­mo una ne­ce­si­dad de te­ner una vi­vien­da pro­pia y un es­pa­cio don­de pu­die­ran man­te­ner sus tra­di­cio­nes: “Nos cos­tó años con­se­guir el te­rreno y des­pués la apro­ba­ción del pro­yec­to, pe­ro es­ta­mos fe­li­ces, ya que al fin lo­gra­re­mos te­ner nues­tra ca­sa pro­pia don­de siem­pre ha estado nues­tra co­mu­ni­dad. Es­to tam­bién sig­ni­fi­ca un gran pa­so ha­cia la in­te­gra­ción”.

Pa­ra el se­re­mi de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo del Bio­bío, Jai­me Aré­va­lo, es una for­ma de res­ca­tar par­te de las tra­di­cio­nes del pue­blo ma­pu­che y la iden­ti­dad de su te­rri­to­rio: “Es­te con­jun­to tie­ne co­mo se­llo una ma­yor in­te­gra­ción so­cial y cul­tu­ral, cru­zan­do el desa­rro­llo de nues­tra zo­na con el re­co­no­ci­mien­to de la di­ver­si­dad ét­ni­ca”.

“Ellos pro­me­tie­ron una fe­cha de en­tre­ga y no cum­plie­ron, pe­ro les di­mos seis me­ses más”.

Lon­cos fun­da­do­res

Em­pla­za­do en el Sec­tor Lo­ma Co­lo­ra­da, el pro­yec­to ha­bi­ta­cio­nal con­tem­pla dos ti­pos de vi­vien­das. Un mo­de­lo se­rá pa­rea­do y de dos pi­sos, dis­tri­bui­dos en una su­per­fi­cie de 51,71 me­tros cua­dra­dos. El se­gun­do di­se­ño se­rá só­lo de un pi­so, con una su­per­fi­cie de 57,28 me­tros cua­dra­dos, pen­sa­do pa­ra per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, por lo que ten­drán ram­pas. Las ca­sas no tie­nen nin­gu­na par­ti­cu­la­ri­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca ma­pu­che. Se­rán sus ha­bi­tan­tes quie­nes de­ban dar­le un et­hos es­pe­cial.

Las ca­lles de la vi­lla, sin em­bar­go, sí lle­va­rán el nom­bre de los ma­pu­ches fun­da­do­res.

Se­gún Sil­via Ca­la­brano, in­te­gran­te del co­mi­té, es­te pro­yec­to es un re­co­no­ci­mien­to: “No­so­tros nos jun­ta­mos en la la­gu­na de San Pe­dro de la Paz pa­ra nues­tras ce­re­mo­nias, pe­ro no so­mos muy res­pe­ta­dos, hay per­so­nas que lle­gan a in­te­rrum­pir. Aho­ra ten­dre­mos un es­pa­cio pro­pio, con nues­tro rehue y un ca­ne­lo. Así, quie­nes se sien­tan mal o con pe­na pue­de ve­nir a con­fe­sar­se; es­to es co­mo una igle­sia pa­ra no­so­tros”.

En su pri­me­ra eta­pa el plan tam­bién be­ne­fi­cia a 92 fa­mi­lias que no tie­nen as­cen­den­cia ma­pu­che, pe­ro que res­pe­tan y com­par­ten las cos­tum­bres ori­gi­na­rias. In­grid La­gos es una de ellas: “Sin ser ma­pu­che, acep­té pos­tu­lar a es­te pro­yec­to, por­que to­dos es­ta­mos por la ne­ce­si­dad de una ca­sa, de un es­pa­cio pro­pio. No veo nin­gún pro­ble­ma a que sea un ba­rrio ma­pu­che, ya que la idea na­ció de ellos y har­to que se es­for­za­ron. Ade­más, ellos nos in­te­gra­ron a no­so­tros”.

“Es­te con­jun­to tie­ne co­mo se­llo una ma­yor in­te­gra­ción so­cial y cul­tu­ral, cru­zan­do el desa­rro­llo de la zo­na”.

Pa­ra sep­tiem­bre

La en­tre­ga de­fi­ni­ti­va a las fa­mi­lias es­ta­ba con­tem­pla­da pa­ra mar­zo, pe­ro se apla­zó pa­ra sep­tiem­bre, fe­cha que el lon­co Jo­sé Se­púl­ve­da es­pe­ra que se cum­pla: “Ellos se com­pro­me­tie­ron y no cum­plie­ron, pe­ro les di­mos seis me­ses más, has­ta sep­tiem­bre. Aho­ra no po­de­mos alar­gar­nos más”.

Con una in­ver­sión de $ 11 mil mi­llo­nes, el por­cen­ta­je de avan­ce en las obras es de 90%. Pa­ra la se­gun­da eta­pa, de 230 vi­vien­das, se ha­rá el lla­ma­do du­ran­te es­te se­mes­tre.

“Es­to es par­te del re­co­no­ci­mien­to del pue­blo in­dí­ge­na, de lo im­por­tan­te que es”, se­ña­ló el al­cal­de de San Pe­dro de la Paz, Au­di­to Re­ta­mal.b

“Es el re­co­no­ci­mien­to del pue­blo in­dí­ge­na, de lo im­por­tan­te que es”.

ESTEBAN PA­RE­DES

►► Dig­na Ca­yu­man, fun­da­do­ra del pro­yec­to, jun­to al lon­co Jo­sé Se­púl­ve­da y Sil­via Ca­la­brano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.