Re­la­cio­nes paralelas a Trump

Ca­na­dá ha co­men­za­do a cons­truir so­bre los ya es­tre­chos vínculos en­tre las pro­vin­cias ca­na­dien­ses y los es­ta­dos de EE.UU.

La Tercera - - Mundo -

Un nue­vo es­tu­dio del Pew Re­search Cen­ter ofre­ce no­ti­cias que no son sor­pren­den­tes en cuan­to a que mu­chos paí­ses tie­nen una ma­la opi­nión de Donald Trump. Es­ta en­cues­ta en 37 na­cio­nes en­con­tró que el por­cen­ta­je de aque­llos que tie­nen con­fian­za en el Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha caí­do de un 64% al fi­nal de la Pre­si­den­cia de Oba­ma a só­lo un 22% ba­jo Trump. Un 62% di­ce que Trump es “pe­li­gro­so” y un 74% no con­fía en él. Me­nos de uno de ca­da tres apo­ya su in­ten­to de blo­quear a los ciu­da­da­nos de al­gu­nos paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na pa­ra in­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos. Me­nos de uno de ca­da cin­co aprue­ba sus acuer­dos co­mer­cia­les y sus po­lí­ti­cas cli­má­ti­cas. La caí­da es más pro­nun­cia­da en­tre al­gu­nos alia­dos cercanos a Es­ta­dos Uni­dos. Des­de 2015 a 2017, el por­cen­ta­je de quie­nes po­seen con­fian­za en que “el Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha­rá lo co­rrec­to con res­pec­to a asun­tos mun­dia­les”, ca­yó del 66% al 24% en Ja­pón, 76% a 22% en Ca­na­dá, 83% a 14% en Fran­cia y de 73% a 11% en Ale­ma­nia.

Sin em­bar­go, fun­cio­na­rios en otros paí­ses sa­ben que no pue­den sim­ple­men­te ig­no­rar o ais­lar a Was­hing­ton. Es­ta­dos Uni­dos si­gue sien­do el úni­co país que pue­de ex­ten­der su in­fluen­cia po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y mi­li­tar a ca­da re­gión del mun­do. To­da­vía hay una se­rie de pro­ble­mas in­ter­na­cio­na­les y desafíos que de­man­dan la coo­pe­ra­ción de Es­ta­dos Uni­dos y su li­de­raz­go. Las bue­nas no­ti­cias pa­ra aque­llos que es­pe­ran más de Es­ta­dos Uni­dos es su sis­te­ma fe­de­ral des­cen­tra­li­za­do. Mu­cho po­der re­cae en los go­ber­na­do­res es­ta­ta­les y los al­cal­des de gran­des ciu­da­des pa­ra apro­bar y apli­car le­yes que no exis­ten a ni­vel fe­de­ral, in­clu­so cuan­do es­tas le­yes en­tran en con­flic­to con las prio­ri­da­des del Pre­si­den­te. El con­flic­to más dra­má­ti­co en­tre el Par­ti­do Re­pu­bli­cano, que aho­ra con­tro­la la Ca­sa Blan­ca y las dos cá­ma­ras del Con­gre­so, y los po­lí­ti­cos a ni­vel lo­cal es la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción.

Trump ha in­ten­ta­do, has­ta aho­ra sin éxi­to, im­po­ner una prohi­bi­ción a la in­mi­gra­ción de va­rios paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na. Pe­ro años atrás, mu­chos go­bier­nos lo­ca­les es­ta­ble­cie­ron el es­ta­tus de “san­tua­rio” pa­ra in­mi­gran­tes ile­ga­les, y ese pro­ce­so con­ti­núa. Las “ciu­da­des san­tua­rio” se nie­gan a coope­rar con le­yes fe­de­ra­les de in­mi­gra­ción y prohi­ben a la po­li­cía lo­cal cues­tio­nar el es­ta­tus mi­gra­to­rio in­di­vi­dual. De acuer­do al Cen­tro de Es­tu­dios de In­mi­gra­ción, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que de­fien­de una po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción más res­tric­ti­va , cer­ca de 300 ciu­da­des, con­da­dos o es­ta­dos, tie­nen al­gu­na for­ma de po­lí­ti­ca de san­tua­rio. En las le­yes so­bre el ma­tri­mo­nio del mis­mo se­xo, la le­ga­li­za­ción de las dro­gas e in­clu­so el de­re­cho a vo­to va­rían de estado en estado.

Los es­ta­dos, in­clu­so las ciu­da­des más gran­des, tie­nen un pe­so eco­nó­mi­co real. La eco­no­mía de Ca­li­for­nia es más gran­de que la de Fran­cia o In­dia. Texas es más gran­de que Ca­na­dá o Co­rea del Sur. El estado de Nue­va York es más gran­de que Ru­sia o Mé­xi­co. La eco­no­mía del estado de Geor­gia es más gran­de que Ni­ge­ria, la más gran­de de Afri­ca. Los An­ge­les es más gran­de que Tur­quía y Chica­go es más gran­de que Sue­cia. Hay una gran va­rie­dad de ac­ti­tu­des en to­dos los es­ta­dos so­bre Donald Trump. Al­cal­des y go­ber­na­do­res, par­ti­cu­lar­men­te en es­ta­dos don­de Trump es pro­fun­da­men­te im­po­pu­lar, pue­den ga­nar pun­tos po­lí­ti­cos desafián­do­lo y per­si­guien­do sus pro­pias agen­das. Ellos tam­bién pue­den be­ne­fi­ciar sus es­ta­dos y ciu­da­des atra­yen­do más in­ver­sión, más es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros y tu­ris­mo.

Nin­gu­na cues­tión ilus­tra me­jor el po­der de los es­ta­dos pa­ra es­ta­ble­cer sus pro­pias agen­das que el cam­bio cli­má­ti­co. Se tra­ta de un “pro­ble­ma sin fron­te­ras” que no pue­de ser abor­da­do sin la coo­pe­ra­ción de Es­ta­dos Uni­dos, que per­ma­ne­ce co­mo el se­gun­do ma­yor emi­sor de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro des­pués de Chi­na. Días des­pués de que Trump re­ti­ró el apo­yo de Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do de Pa­rís so­bre el cli­ma, el Pre­si­den­te de Chi­na, Xi Jin­ping, le dio la bien­ve­ni­da al go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia Jerry Brown en el Gran Sa­lón del Pue­blo con el ti­po de fan­fa­rria que tra­di­cio­nal­men­te es­tá reservado pa­ra vi­si­tas de je­fes de Estado.

Ca­li­for­nia ha es­ta­ble­ci­do un sis­te­ma de “co­mer­cio de de­re­chos de emi­sión” que per­mi­te a com­pa­ñías com­prar y ven­der de­re­chos de emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, una po­lí­ti­ca que en­cuen­tra po­co apo­yo a ni­vel fe­de­ral. Brown, que pro­me­tió fi­jar am­bi­cio­sos ob­je­ti­vos en Ca­li­for­nia sin im­por­tar lo que di­ga Trump, lue­go fir­mó acuer­dos en desa­rro­llo de ener­gía tec­no­ló­gi­ca lim­pia con fun­cio­na­rios chi­nos lo­ca­les.

Ca­na­dá, mu­cho más de­pen­dien­te de la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos que Chi­na, es­tá adop­tan­do un acer­ca­mien­to si­mi­lar pa­ra cor­te­jar a los fun­cio­na­rios lo­ca­les es­ta­dou­ni­den­ses. Los pri­me­ros in­ten­tos de cor­te­jar a Trump se es­tan­ca­ron cuan­do el Pre­si­den­te co­men­zó a que­jar­se de las in­jus­tas prác­ti­cas co­mer­cia­les de Ca­na­dá. Sin ne­ce­sa­ria­men­te pro­vo­car al Pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, fun­cio­na­rios del go­bierno de Jus­tin Tru­deau han co­men­za­do a cons­truir so­bre los ya es­tre­chos vínculos en­tre las pro­vin­cias ca­na­dien­ses y los es­ta­dos de EE.UU.

De he­cho, el día des­pués de que Trump ex­pli­có su de­ci­sión de re­ti­rar­se del Acuer­do de Pa­rís con un re­cor­da­to­rio de que fue “ele­gi­do pa­ra re­pre­sen­tar a los ciu­da­da­nos de Pit­ts­burgh, no de Pa­rís” el mi­nis­tro de Trans­por­tes de Ca­na­dá sos­tu­vo una reunión so­bre po­lí­ti­ca de cam­bio cli­má­ti­co con el al­cal­de de Pit­ts­burgh. On­ta­rio pron­to se uni­rá a Que­bec en una aso­cia­ción de co­mer­cio de de­re­chos de emi­sión con Ca­li­for­nia. El go­bierno fe­de­ral de Ca­na­dá es­tá tam­bién cons­tru­yen­do re­la­cio­nes con fun­cio­na­rios en Flo­ri­da, Texas, Mi­chi­gan, Nue­va York y otros es­ta­dos.

Mu­cho po­der re­cae en

los go­ber­na­do­res es­ta­ta­les y los al­cal­des

de gran­des ciu­da­des pa­ra apro­bar y apli­car le­yes que no exis­ten a

ni­vel fe­de­ral.

FOTO: REUTERS

►► El pre­mier ca­na­dien­se Jus­tin Tru­deau, jun­to a su es­po­sa e hi­jo, lle­gan a la cumbre del G20, el jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.