Ra­dio­gra­fía al aco­so

Es­te es un re­la­to de uno de los pro­ble­mas me­nos abor­da­dos en el fútbol for­ma­ti­vo na­cio­nal. El ca­mino pa­ra lle­gar al pro­fe­sio­na­lis­mo tie­ne dis­tin­tas va­llas, aun­que po­cos en­tien­den que el bull­ying pue­de ser una de ellas. Qui­zás la más du­ra.

La Tercera - - Deportes - Por Na­cho Leal.

Pa­san los años, pe­ro Ni­co­lás Ma­tu­ra­na no ol­vi­da el mo­men­to en que de­bió va­ler­se de sus pu­ños pa­ra ser res­pe­ta­do. Tiem­pos vio­len­tos en que ca­da gol­pe co­nec­ta­do le ayu­dó a ga­nar un es­pa­cio en­tre los ca­de­tes de la U, con quie­nes co­men­zó a for­mar­se tras una prue­ba ma­si­va de ju­ga­do­res a los 15 años, a la que fue in­vi­ta­do por un pro­fe­sor del ho­gar de ni­ños en el que cre­ció. Su ca­li­dad era una amenaza y, co­mo el equi­po ya es­ta­ba ar­ma­do con amis­ta­des de años, mu­chos tra­ta­ron de con­ven­cer­lo a de­ser­tar, va­lién­do­se de abu­sos y hos­ti­ga­mien­to; bull­ying, bá­si­ca­men­te. Só­lo te­nía tres ami­gos: un uti­le­ro, Igor Lich­novsky y Fabián Car­mo­na.

“Te­nía com­pa­ñe­ros que no me pes­ca­ban mu­cho, la ver­dad. Tu­ve que pe­lear­me va­rias ve­ces. Uno no pue­de de­mos­trar que es dé­bil, si no des­pués te ven co­mo uno más y te pa­sa­rán a lle­var. Ob­via­men­te, yo no que­ría lle­gar a los gol­pes, pe­ro sí tu­ve que ha­cer­lo pa­ra ha­cer­me res­pe­tar”, re­cuer­da Ma­tu­ra­na, en una en­tre­vis­ta rea­li­za­da por La Ter­ce­ra en 2016. Ni­co, que lle­gó a in­cor­po­rar­se des­de un ho­gar de me­no­res del Se­na­me, era un blan­co per­fec­to pa­ra ser víc­ti­ma de aco­so.

Bas­ta con con­tar­les es­te ca­so a los chi­cos del Co­le­gio Brí­gi­da Wal­ker, de Ñu­ñoa, pa­ra que co­mien­cen a ha­blar. Son seis ca­de­tes de dis­tin­tos equi­pos de San­tia­go: hay dos de Co­bre­sal, uno de San­tia­go Mor­ning, y dos de Unión Es­pa­ño­la. Qui­zás por ver­güen­za, ner­vios o có­di­gos de ca­ma­rín, su pri­me­ra reac­ción fue ne­gar ha­ber su­fri­do o ser tes­ti­go de cual­quier cla­se de hos­ti­ga­mien­to en­tre pa­res. Bas­tó con pre­gun­tar un po­co más pa­ra de­rri­bar esa mu­ra­lla si­len­cio­sa. Los nom­bres de los me­no­res con­sul­ta­dos en es­te re­por­ta­je se­rán omi­ti­dos.

El pri­me­ro en ha­blar fue el de Unión, pe­ro su re­la­to apun­ta a sus días en la se­ries me­no­res de la UC. “En ge­ne­ral me lle­va­ba bien con to­dos, pe­ro an­tes, co­mo era ba­jo, me pa­sa­ban a lle­var. La vez que me

FOTO: CRUZADOS.CL

►► Los ca­de­tes de la UC y Co­bre­sal sa­lu­dan al pú­bli­co, en un par­ti­do dispu­tado en Qui­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.