Andy War­hol, ícono del ar­te pop

“El se­ñor Trump es­ta­ba muy mo­les­to por­que los co­lo­res no com­bi­na­ban... Creo que tie­ne un po­co de mal gus­to”, ano­ta War­hol.

La Tercera - - Sociedad -

Has­ta el 15 de oc­tu­bre en el Cen­tro Cul­tu­ral La Mo­ne­da (Pla­za de la Ciu­da­da­nía s/n). Lu a do, de 9 a 19.30 h. $ 3.000 gral. $ 1.500, est. y 3a edad. Gra­tis to­dos los días has­ta las 12 h. Trump son una ilus­tra­ción per­fec­ta de esa ten­sión”, di­ce Bla­ke Gop­nik, quien es­cri­be una bio­gra­fía del artista pa­ra Har­pe­rCo­llins y es co­la­bo­ra­dor de The New York Ti­mes.

El pri­mer re­gis­tro de es­ta re­la­ción ocu­rrió en fe­bre­ro de 1981. Coin­ci­die­ron en la fies­ta de cum­plea­ños de Roy Cohn, quien se hi­zo tris­te­men­te cé­le­bre co­mo el abo­ga­do del se­na­dor Jo­seph McCarthy. Y en abril ya es­ta­ban con­cer­tan­do una reunión es­pe­cial. “Me reuní con Trump en su ofi­ci­na (Ta­xi US$5.50.) Fue tan ex­tra­ño, es­tas per­so­nas son tan ri­cas. Ayer ha­bla­ron de com­prar un edi­fi­cio por 500 mi­llo­nes de dó­la­res”, anotó War­hol en su dia­rio.

El mag­na­te ma­ne­jó la si­tua­ción en for­ma am­bi­gua y, co­mo el artista era tí­mi­do, no com­pro­me­tió una can­ti­dad de di­ne­ro. Pe­ro el au­tor de Gold Ma­rilyn Mon­roe con­fió y unos días más tar­de par­tió con el fo­tó­gra­fo Ch­ris­top­her Ma­kos al ras­ca­cie­los aún en cons­truc­ción. Las imá­ge­nes fue­ron la ba­se que usó pa­ra las se­ri­gra­fías.

El re­sul­ta­do fue una obra que el pro­pio artista ca­li­fi­có de “ele­gan­te”, per­fec­ta pa­ra col­gar­la en el ves­tí­bu­lo del edi­fi­cio. Los Trump no pen­sa­ron lo mis­mo.

Cuan­do en agos­to Donald y su pri­me­ra es­po­sa, Iva­na, re­gre­sa­ron a La Fá­bri­ca, no ocul­ta­ron su de­silu­sión. “Fue un error ha­cer tan­tas (pin­tu­ras). Creo que los con­fun­dió. El se­ñor Trump es­ta­ba muy mo­les­to por­que los co­lo­res no com­bi­na­ban. Ellos tie­nen a An­ge­lo Dong­hia a car­go de la de­co­ra­ción, por lo que van a ve­nir con mues­tras de ma­te­rial pa­ra que los lien­zos coin­ci­dan con los ro­sa­dos y na­ran­jas. Creo que Trump tie­ne un po­co de mal gus­to”, anotó en sus cua­der­nos.

Em­pe­za­ba a sos­pe­char. “Andy sa­bía per­fec­ta­men­te que Trump era un per­so­na­je des­agra­da­ble y po­co con­fia­ble, pe­ro al mis­mo tiem­po desea­ba ven­der­le al­gu­nas pin­tu­ras y de esa for­ma aso­ciar­se con la emer­gen­te mar­ca Trump”, ex­pli­ca su bió­gra­fo.

Los Trump nun­ca que­da­ron con­for­mes. No exis­tió for­ma de que sus cua­dros en­ca­ja­ran con la opu­len­ta de­co­ra­ción des­ple­ga­da por Dong­hia.

War­hol no ol­vi­dó es­te tras­pié y pron­to ten­dría su pe­que­ña re­van­cha. En enero de 1984 fue in­vi­ta­do a par­ti­ci­par co­mo ju­ra­do en un con­cur­so de po­rris­tas or­ga­ni­za­do en la Trump To­wer, pe­ro lle­gó in­ten­cio­nal­men­te atra­sa­do pa­ra arrui­nar la fies­ta: “Odio a los Trump por­que no com­pra­ron mis pin­tu­ras. Tam­bién los odio por­que los ta­xis en el ni­vel su­pe­rior de su feo ho­tel Hyatt ayu­dan a los ta­cos por Grand Cen­tral y hoy me to­ma más tiem­po lle­gar a ca­sa”, es­cri­bió.

El em­pre­sa­rio nun­ca acu­só re­ci­bo de es­ta in­dig­na­ción. Al re­vés, el artista se con­vir­tió en una es­pe­cie de ins­pi­ra­ción y jun­to con ci­tar­lo al me­nos tres ve­ces en su li­bro Think Li­kea Cham­pion, en la era de las re­des so­cia­les ha tui­tea­do más de una vez al­gu­na de las cé­le­bres fra­ses de War­hol, por ejem­plo: “Ha­cer bue­nos ne­go­cios es el ti­po de ar­te más fas­ci­nan­te”.

Crí­ti­cos y co­lec­cio­nis­tas coin­ci­den es que es una lás­ti­ma que nun­ca le hi­cie­ra un re­tra­to, co­mo sí ocu­rrió con Ri­chard Ni­xon, a quien pin­tó de un en­fer­mi­zo co­lor ver­de y azul pá­li­do con la le­yen­da ‘Vo­ta por McGo­vern’, su con­ten­dor de­mó­cra­ta en las pre­si­den­cia­les de 1972.

“Andy siem­pre es­tu­vo aten­to a la po­lí­ti­ca, pe­ro no fue es­pe­cial­men­te ac­ti­vo. Te­nía opi­nio­nes li­be­ra­les y en va­rias oca­sio­nes do­nó ar­te pa­ra apo­yar a po­lí­ti­cos de­mó­cra­tas, in­clu­yen­do un car­tel fa­mo­so en fa­vor del opo­nen­te de Ri­chard Ni­xon”, ex­pli­ca Gop­nik.

Cuan­do Wa­ter­ga­te es­ta­lló, el re­tra­to de Ni­xon ad­qui­rió otra di­men­sión, más os­cu­ra y mis­te­rio­sa. Al­go si­mi­lar ocu­rre hoy con las to­rres pin­ta­das por War­hol. Aguar­dan som­brías y ex­pec­tan­tes en el só­tano de un mu­seo en Pit­ts­burgh, ciu­dad don­de na­ció el artista y don­de se for­jó el ace­ro que una vez ci­men­tó el sue­ño ame­ri­cano.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.