La Acu­sa­ción: de Co­rea del Nor­te sin amor

La Tercera - - Sociedad - Ed­mun­do Paz Sol­dán Es­cri­tor bo­li­viano

Bus­qué La acu­sa­ción: Cuen­tos prohi­bi­dos de Co­rea del Nor­te (Li­bros del As­te­roi­de), de Ban­di -un seu­dó­ni­mo que sig­ni­fi­ca “lu­ciér­na­ga”en co­reano-, por­que nun­ca ha­bía leí­do a un es­cri­tor de ese país y que­ría co­no­cer al­go de su li­te­ra­tu­ra. Es pe­li­gro­so con­ver­tir a un au­tor en re­pre­sen­tan­te de una na­ción, pe­ro en el ca­so de Ban­di pa­re­ce inevi­ta­ble: lo lee­mos pa­ra que nos re­ve­le la esen­cia pro­fun­da de una ex­tra­ña so­cie­dad to­ta­li­ta­ria. Y sí, al­gu­nas ver­da­des se nos re­ve­lan, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que el li­bro sea bueno. De he­cho, pe­se a que tie­ne gran­des acier­tos, no lo es.

Na­ci­do en 1950 en Hamg­yeong, el au­tor, que to­da­vía vi­ve en Co­rea del Nor­te, fue un obe­dien­te tra­ba­ja­dor del ré­gi­men que des­de tem­prano dio mues­tras de su ta­len­to pa­ra la es­cri­tu­ra. A fi­nes de los 80, las ham­bru­nas du­ran­te el go­bierno de Kim Il-sung y la muer­te de fa­mi­lia­res y ami­gos lle­va­ron a Ban­di a adop­tar una pos­tu­ra crí­ti­ca an­te el ré­gi­men. Fue así que co­men­zó a es­cri­bir los cuen­tos de La acu­sa­ción: to­dos es­tán fe­cha­dos en­tre 1989 y 1995. Dé­ca­das des­pués, una pa­rien­te se fu­gó del país y con­tó del ma­nus­cri­to a un sur­co­reano que di­ri­gía una ONG en Chi­na; és­te se in­tere­só en el tema y, a tra­vés de un ami­go que via­ja­ba a la ciu­dad de Ban­di, lo­gró con­tac­tar­se con él. El ami­go re­ci­bió el ma­nus­cri­to y lo sa­có clan­des­ti­na­men­te del país. La acu­sa­ción fue pu­bli­ca­do por pri­me­ra vez en Co­rea del Sur en 2014.

Lo me­jor de Ban­di es su ca­pa­ci­dad pa­ra en­con­trar de­ta­lles que cap­tu­ran de ma­ne­ra bur­lo­na y su­rreal el fun­cio­na­mien­to de una so­cie­dad to­ta­li­ta­ria de­di­ca­da de lleno al cul­to a la per­so­na­li­dad. En La ca­pi­tal del in­fierno, un im­por­tan­te nu­do fe­rro­via­rio se su­me en el caos de­bi­do a que el Acon­te­ci­mien­to Nú­me­ro Uno blo­quea el trá­fi­co de tre­nes du­ran­te 32 ho­ras. El Acon­te­ci­mien­to es, sim­ple­men­te, que hay que es­pe­rar que pa­se por ahí el tren de Kim Il-sung: “Na­die [en la es­ta­ción] se atre­vía a que­jar­se de na­da, si al­guien se hu­bie­ra atre­vi­do a le­van­tar un po­co la voz no hu­bie­ra te­ni­do más opor­tu­ni­da­des de se­guir con vi­da que las de un ra­tón en­tre­ga­do a mer­cer de los ga­tos”. En La acu­sa­ción, an­te la muer­te de Kim Il-sung, las ciu­da­des y sus al­re­de­do­res se que­dan sin flo­res por­que los ciu­da­da­nos las cor­tan y lle­van a los al­ta­res en los cen­te­na­res de lo­ca­les del Par­ti­do (es obli­ga­to­rio ex­pre­sar el due­lo al me­nos una vez al día). En La ciu­dad del fan­tas­ma, un ni­ño tie­ne pe­sa­di­llas al ver des­de la ven­ta­na de su de­par­ta­men­to un re­tra­to de Karl Marx si­tua­do a un la­do de la pla­za al fren­te: cree que Mark es el Obi, un te­mi­ble mons­truo del fol­clor nor­co­reano.

Con tan­tas imá­ge­nes po­de­ro­sas Ban­di po­día ha­ber he­cho un gran li­bro. Su prin­ci­pal pro­ble­ma es que no con­fía del to­do en ellas y ne­ce­si­ta ser di­dác­ti­co una y otra vez. Los cuen­tos de La acu­sa­ción ca­re­cen de am­bi­güe­da­des, en ellos pri­ma la de­nun­cia ex­plí­ci­ta de un ré­gi­men que ha con­de­na­do a sus ciu­da­da­nos a una vi­da mi­se­ra­ble. El más ob­vio es La fu­ga del nor­te, en el que Il-cheol de­ci­de “huir de es­ta tie­rra de men­ti­ras, de fal­se­da­des, de hu­mi­lla­cio­nes y de ti­ra­nía, en la que es im­po­si­ble arrai­gar in­clu­so trabajando du­ra y ho­nes­ta­men­te”. En La ca­pi­tal del in­fierno, la se­ño­ra Oh, que lle­ga a to­par­se ca­ra a ca­ra con el Gran Lí­der, quie­re ol­vi­dar­se de ese en­cuen­tro te­rro­rí­fi­co e in­ven­ta un cuen­to pa­ra su hi­ja: ha­bla de un brujo que tie­ne he­chi­za­dos a sus es­cla­vos “por­que que­ría ocul­tar que los es­ta­ba mal­tra­tan­do y en­ga­ñar de es­te mo­do a la gen­te que vi­vía fue­ra de la co­li­na y ha­cer­les creer que en aquel lu­gar to­do el mun­do era fe­liz”. En ese cuen­to es­tá con­den­sa­do Ban­di: sa­be he­chi­zar a sus lec­to­res, pe­ro lue­go no se re­sis­te a ex­pli­car el tru­co.

Ban­di mues­tra de ma­ne­ra bur­lo­na el fun­cio­na­mien­to de una so­cie­dad

to­ta­li­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.