De Bo­wie a Lady Ga­ga: lle­ga el ma­yor li­bro acer­ca del glam rock

► Co­mo un gol­pe de ra­yo,de Si­mon Rey­nolds, uno de los crí­ti­cos de música más des­ta­ca­dos del úl­ti­mo tiem­po, ya es­tá en Chi­le.

La Tercera - - Sociedad - Clau­dio Ver­ga­ra

El in­glés Si­mon Rey­nolds qui­zás el crí­ti­co de música más in­flu­yen­te de las úl­ti­mas dos dé­ca­das- cuen­ta en el ini­cio de su li­bro más re­cien­te que su primera gran sa­cu­di­da co­mo fa­ná­ti­co del rock fue en 1971, cuan­do en el te­le­vi­sor blan­co y ne­gro re­cién com­pra­do por su fa­mi­lia vio la pre­sen­ta­ción del gru­po T. Rex en Top of the pops. Ahí que­dó he­chi­za­do con su cantante, el le­gen­da­rio Marc Bo­lan, gra­cias a su his­trio­nis­mo des­ca­ra­do, su voz ero­ti­za­da, y un sen­ti­do frí­vo­lo y tea­tral que pul­ve­ri­za­ba la sen­si­bi­li­dad com­ba­ti­va de los bar­bu­dos de la dé­ca­da an­te­rior.

“El ca­be­llo en­cres­pa­do y eléc­tri­co, las me­ji­llas sal­pi­ca­das de pur­pu­ri­na, el abri­go que pa­re­cía he­cho de me­tal… Marc era un gue­rre­ro del es­pa­cio ex­te­rior”, des­cri­be el pe­rio­dis­ta en el tex­to, en lo que no só­lo fue un shock per­so­nal, sino que tam­bién ge­ne­ra­cio­nal. Rey­nolds, pe­ga­do a la primera te­le que lle­ga­ba a su ca­sa, es­ta­ba asis­tien­do a la irrupción ma­si­va de lo que se co­no­ció co­mo glam rock.

Un gé­ne­ro, un so­ni­do y una es­té­ti­ca que reinó en un pe­río­do es­tre­cho de tiem­po, en­tre 1971 y 1975 -an­tes que el punk ba­rrie­ra con to­do-, pe­ro ca­paz de acu­mu­lar un le­ga­do que in­clu­yó la pro­vo­ca­ción vi­sual, la ves­ti­men­ta es­tra­fa­la­ria, la am­bi­güe­dad y, por so­bre to­do, el na­ci­mien­to de fi­gu­ras que se in­ven­ta­ban per­so­na­jes y mun­dos de fan­ta­sía pa­ra re­tra­tar la reali­dad, ese há­bi­to que el pop hi­zo su­yo has­ta hoy y que en los 70 tu­vo a Da­vid Bo­wie co­mo su di­vi­ni­dad.

Por eso, el li­bro Co­mo un gol­pe de ra­yo, que lle­gó ha­ce unas se­ma­nas a li­bre­rías chi­le­nas, aso­ma co­mo la obra más com­ple­ta que se ha escrito en torno a esa eta­pa, no só­lo con ex­ten­sos aná­li­sis de sus hé­roes más pre­de­ci­bles – Bo­lan, Bo­wie, Lou Reed, Roxy Mu­sic, Gary Glit­ter-, sino que tam­bién con fo­co en otros me­nos pro­ta­gó­ni­cos, co­mo el dúo de her­ma­nos que dio vi­da a Sparks.

Ade­más, el bri­tá­ni­co, que to­mó tres años en las ca­si 700 pá­gi­nas que for­man el tra­ba­jo, tra­za un puen­te ha- cia el nue­vo si­glo y si­túa las hue­llas del glam en ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo el K-pop o en la vi­da ca­ma­leó­ni­ca de es­tre­llas co­mo Prin­ce, Ma­rilyn Man­son, Lady Ga­ga, Daft Punk y, por so­bre to­do, Kan­ye West. Lo ha di­cho sin pá­ni­co al sa­cri­le­gio: hoy el hip­ho­pe­ro es lo más cer­cano que exis­te a Bo­wie. Por su in­fa­ti­ga­ble ham­bre de cam­bio, por su re­la­ción am­bi­va­len­te con la fa­ma y por pre­sen­tar­se co­mo un in­des­ci­fra­ble per­so­na­je sos­te­ni­do en la ado­ra­ción ma­si­va.

Pe­ro si se trata de ac­tua­li­dad, la na­rra­ción cul­mi­na con la muer­te de Bo­wie en 2016, jus­to cuan­do el au­tor ter­mi­na­ba de dar for­ma al li­bro, con su hi­ja pre­gun­tan­do si pa­pá es­tá bien fren­te a una no­ti­cia que, de al­gún mo­do, mar­ca la eva­po­ra­ción de­fi­ni­ti­va de la ge­ne­ra­ción de oro del glam.

En me­dio del re­la­to hay es­pa­cio pa­ra el éx­ta­sis que ge­ne­ró T. Rex, apun­ta­dos a prin­ci­pios de los 70 co­mo el re­le­vo más ló­gi­co de The Beatles, con una ilus­tra­ti­va ima­gen a to­da pá­gi­na: la por­ta­da de la re­vis­ta NME mos­tra­ba al en ese en­ton­ces ex Beatle Rin­go Starr asom­bra­do con el des­con­trol que pro­vo­ca­ba el con­jun­to de Bo­lan, en un rin­cón del con­cier­to, ca­si co­mo un ol­vi­da­do ve­te­rano que ob­ser­va una es­ce­na que ya no le per­te­ne­ce. Pe­ro, es­tá cla­ro, el fu­gaz im­pac­to de T. Rex nun­ca derrotó a la Beatle­ma­nía.

En el ca­so de Bo­wie, el pe­rio­dis­ta via­ja has­ta 1964, cuan­do el mú­si­co apa­re­ció en TV co­mo lí­der de la Sociedad pa­ra la Pre­ven­ción de la Cruel­dad con­tra los Hom­bres de Ca­be­llo Lar­go, lo que en los días de su fa­lle­ci­mien­to fue ex­hi­bi­do por me­dios de to­do el pla­ne­ta co­mo la primera vez en que ha­bla­ba fren­te a las cá­ma­ras, mu­chí­si­mo an­tes de la fa­ma. Pe­ro to­do era una far­sa: el or­ga­nis­mo nun­ca exis­tió y fue só­lo una in­ven­ción del cantante pa­ra ga­nar vi­si­bi­li­dad, el pri­mer sín­to­ma de un crea­dor que usó la fal­se­dad y las más­ca­ras co­mo su más ge­nui­na iden­ti­dad.

Rey­nolds tam­bién reivin­di­ca la fi­gu­ra de Ali­ce Coo­per co­mo un ar­tis­ta que es­ta­ble­ció la es­té­ti­ca gro­tes­ca y re­pul­si­va co­mo eje de su can­cio­ne­ro, to­do gra­cias al má­na­ger Shep Gor­don, ca­paz de arro­jar ga­lli­nas al es­ce­na­rio o in­ven­tar las his­to­rias más des­ca­be­lla­das en las con­fe­ren­cias, to­do con el pro­pó­si­to de lla­mar la aten­ción a cual­quier pre­cio. “Una bue­na men­ti­ra siem­pre es me­jor que una ver­dad abu­rri­da”, era su le­ma.

Pe­ro, yen­do aún más en re­ver­sa, el li­bro ci­ta a Os­car Wil­de co­mo el pri­mer gran pio­ne­ro del glam, de­bi­do a su pro­fun­da fe en la ver­dad que dic­tan las apa­rien­cias de las per­so­nas, ma­te­ria­li­za­da en fra­ses co­mo “¿tan es­pan­to­sa es aca­so la in­sin­ce­ri­dad?”. Y, en tiem­pos más mo­der­nos, The Ro­lling Sto­nes se pre­fi­gu­ran co­mo un an­te­ce­den­te in­me­dia­to, cons­cien­tes que el mun­do del es­pec­tácu­lo no es más que un es­pe­jis­mo, ese cre­do que ha­cía a su má­na­ger mez­clar­se con las fa­ná­ti­cas en sus shows pa­ra em­pe­zar a gri­tar co­mo en­lo­que­ci­do y así for­zar al des­ma­dre.

En con­clu­sión, pa­ra Rey­nolds, el glam fue la gran ex­pre­sión crea­ti­va que tum­bó las an­sias de “sin­ce­ri­dad” y “ho­nes­ti­dad” del hip­pis­mo -re­fle­ja­das en sus tro­va­do­res aus­te­ros y de ves­ti­men­ta opa­ca-, es­ca­lan­do co­mo una for­ma de ha­cer ar­te y ne­go­cio man­te­ni­da in­clu­so has­ta los días en que su Du­que blan­co, su gran je­rar­ca, ya no es­tá más. ●

FO­TO: AR­CHI­VO

►► El bri­tá­ni­co en pleno apo­geo de su ima­gen.

FO­TO: AR­CHI­VO

►► Lady Ga­ga, una de las he­re­de­ras del gé­ne­ro.

SI­MON REY­NOLDS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.