Se­xo sin ley

La Tercera - - Opinión - Ál­va­ro Or­tú­zar Abo­ga­do

RE­CIEN­TE­MEN­TE un juz­ga­do ci­vil or­de­nó rec­ti­fi­car la par­ti­da de na­ci­mien­to de un me­nor de 5 años, a pe­ti­ción de sus pa­dres, mo­di­fi­can­do su nom­bre y dis­po­nien­do que su se­xo en ade­lan­te sea fe­me­nino. Ello en ba­se a un diag­nós­ti­co de Dis­fo­ria de Gé­ne­ro In­fan­til ema­na­do de la Uni­dad de Psi­co­lo­gía y Psi­quia­tría In­fan­til del SML ade­más de otras prue­bas psi­quiá­tri­cas y psi­co­ló­gi­cas. En lo ju­rí­di­co, el tri­bu­nal se fun­dó en los Prin­ci­pios de Yog­ya­kar­ta, que re­co­no­cen el derecho hu­mano de las per­so­nas a iden­ti­fi­car­se con un se­xo di­fe­ren­te al asig­na­do al mo­men­to de na­cer, lo que se co­no­ce co­mo De­seo de Cam­bio de Se­xo (DCS).

Al no exis­tir una ley ex­pre­sa que re­suel­va la ma­te­ria, el juez apli­có la Cons­ti­tu­ción y con­clu­yó que la mar­ca­da iden­ti­dad de gé­ne­ro fe­me­ni­na que pre­sen­ta el me­nor es su­fi­cien­te pa­ra abor­dar el pro­ble­ma y an- ti­ci­par­se a los con­flic­tos y dis­cri­mi­na­cio­nes que le im­pe­di­rían desa­rro­llar­se y lle­var una vi­da dig­na, or­de­nan­do in­me­dia­ta­men­te la rec­ti­fi­ca­ción de la par­ti­da de na­ci­mien­to.

So­bre es­ta de­li­ca­da ma­te­ria que ata­ñe a una per­so­na me­nor de edad y con es­pe­cial res­pe­to a sus pa­dres, que han ac­tua­do en su de­fen­sa y con in­cues­tio­na­ble amor, nos per­mi­ti­mos al­gu­nos co­men­ta­rios. En pri­mer lu­gar, el Tri­bu­nal or­de­nó el cam­bio de se­xo del me­nor a pe­ti­ción for­mal de sus pa­dres, pe­ro en fun­ción de la per­cep­ción que el pro­pio me­nor tie­ne de su se­xo. Es és­te quien ex­pre­sa el De­seo de Cam­bio de Se­xo (DCS). El juez, pues, en es­ta ma­te­ria pa­re­ce con­fun­dir­se y acep­ta la pe­ti­ción de los pa­dres cuan­do en ver­dad lo que es­tá re­sol­vien­do es la vo­lun­tad del me­nor, que ju­rí­di­ca­men­te es in­ca­paz de com­pa­re­cer por sí mis­mo an­te un tri­bu­nal.

En se­gun­do lu­gar, es­ta de­ci­sión im­pli­ca, con ca­rác­ter de­fi­ni­ti­vo, la rec­ti­fi­ca­ción de

En el ca­so de la Dis­fo­ria de Gé­ne­ro In­fan­til, ca­be des­ta­car que el ob­je­to de pro­tec­ción es el ni­ño o ni­ña, y no las ideo­lo­gías de gé­ne­ro.

la par­ti­da de na­ci­mien­to del me­nor, con lo cual de­be emi­tir­se nue­va do­cu­men­ta­ción en to­das las re­par­ti­cio­nes co­rres­pon­dien­tes, sean de sa­lud, pen­sio­nes, edu­ca­cio­na­les, pú­bli­cas o pri­va­das, or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, po­li­cía, ser­vi­cios elec­to­ra­les, en­tre mu­chos otros. La sen­ten­cia, pues, pro­du­ce efec­tos uni­ver­sa­les y obli­ga­to­rios res­pec­to de ter­ce­ros.

Por otro la­do, el pro­yec­to en ac­tual tra­mi­ta­ción se­ña­la que “se en­ten­de­rá por iden­ti­dad de gé­ne­ro la con­vic­ción per­so­nal e in­ter­na del gé­ne­ro, tal co­mo la per­so­na se per­ci­be a sí mis­ma, la cual pue­de co­rres­pon­der o no con el se­xo ve­ri­fi­ca­do en el ac­ta de ins­crip­ción de na­ci­mien­to”. Y agre­ga que, “to­da per­so­na ma­yor de edad po­drá ob­te­ner la rec­ti­fi­ca­ción del se­xo”.

El cri­te­rio del le­gis­la­dor en cuan­to a op­tar por la ma­yo­ría de edad pa­ra rec­ti­fi­car la par­ti­da de na­ci­mien­to es una se­ñal cohe­ren­te con la naturaleza del de­seo de cam­bio de se­xo, que es una con­vic­ción per­so­na­lí­si­ma que de­be ser ex­pre­sa­da por al­guien do­ta­do de vo­lun­tad re­co­no­ci­da por el derecho. En el ca­so de la Dis­fo­ria de Gé­ne­ro In­fan­til, exis­ten es­tu­dios cien­tí­fi­cos que han pues­to de re­lie­ve que las con­di­cio­nes del de­seo de cam­bio de se­xo pue­den man­te­ner­se o va­riar, lo que su­gie­re el ma­yor res­pe­to al me­nor y a su in­vio­la­ble dig­ni­dad has­ta que pue­da ex­pre­sar su pro­pia vo­lun­tad. En de­fi­ni­ti­va, el su­je­to de pro­tec­ción es el ni­ño o ni­ña, y no las ideo­lo­gías de gé­ne­ro o co­rrien­tes de pen­sa­mien­to di­ver­gen­tes, que a ve­ces sa­cri­fi­can sin con­tem­pla­cio­nes a quie­nes di­cen cui­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.