So­ber­bios y be­li­co­sos

La Tercera - - Opinión - Juan En­ri­que Var­gas Pro­fe­sor Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les

LA GEN­TE que pro­du­ce es tan gra­na­da, tan so­ber­bia, ga­llar­da y be­li­co­sa...”, es­ta des­crip­ción de Alon­so de Er­ci­lla por si­glos ha lle­na­do de or­gu­llo a nues­tros con­na­cio­na­les, lo que ex­pli­ca que sea por le­jos la es­tro­fa más ci­ta­da de La Arau­ca­na. Qué du­da ca­be que con­tie­ne dos ad­je­ti­vos cla­ra­men­te elo­gio­sos: gra­na­da y ga­llar­da; pe­ro los mez­cla con otros dos que so­lo una mi­ra­da muy es­pe­cial po­dría con­si­de­rar co­mo elo­gio­sos: so­ber­bia y be­li­co­sa. Re­cor­de­mos que son so­ber­bios quie­nes se com­por­tan con arro­gan­cia y be­li­co­sos los que son agre­si­vos.

¿So­mos real­men­te así? Tra­di­cio­nal­men­te los chi­le­nos éra­mos más bien mo­des­tos, opa­ca­dos, qui­ta­dos de bu­lla, en el contexto de un país que real­men­te no te­nía mu­cho de qué va­na­glo­riar­se. Pri­me­ro los éxi­tos eco­nó­mi­cos y lue­go los de­por­ti­vos han cam­bia­do ra­di­cal­men­te es­ta si­tua­ción. Nos pu­si­mos pe­sa­dos, pre­po­ten­tes y so­bra­do­res. Pa­re­ce que la so­brie­dad chi­le­na no era tal, sino so­lo una más­ca­ra fru­to de cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas.

Y qué hay del otro ad­je­ti­vo, el de be­li­co­sos. Más allá de que los tex­tos de his­to­ria se han en­car­ga­do de ma­cha­car nues­tras vic­to­rias mi­li­ta­res, lo cier­to es que la agre­si­vi­dad nun­ca ha­bía si­do con­si­de­ra­da co­mo una ca­rac­te­rís­ti­ca de nues­tro com­por­ta­mien­to pú­bli­co y mu­cho me­nos una cua­li­dad, has­ta es­tos úl­ti­mos años. Día a día es­to pa­re­cie­ra ir cam­bian­do; la vio­len­cia en el len­gua­je, en los ges­tos e in­clu­so la fí­si­ca, va im­po­nién­do­se en nues­tras re­la­cio­nes. Pa­ra com­pro­bar lo pri­me­ro bas­ta con ac­ce­der a cual­quier red so­cial o blog, don­de al­go que no sea un ata­que pa­re­cie­ra ser un co­men­ta­rio abu­rri­do o in­tras­cen­den­te. Por otra par­te, las ma­ni­fes­ta­cio­nes de vio­len­cia fí­si­ca son ca­da vez más re­cu- rren­tes, so­bre to­do cuan­do las per­so­nas pue­den es­con­der­se en­tre las ma­sas. Ya re­sul­ta co­mún leer so­bre agre­sio­nes de gru­pos o pa­to­tas (re­cor­de­mos que fue una par­ti­cu­lar­men­te inacep­ta­ble la que dio lu­gar a la Ley Za­mu­dio con­tra la dis­cri­mi­na­ción). A ello hay que su­mar­le los ca­da vez más reite­ra­dos ca­sos de vio­len­cia en los es­ta­dios y los ni­ve­les des­con­tro­la­dos de van­da­lis­mo y des­truc­ción que acom­pa­ñan prác­ti­ca­men­te to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas. Por su­pues­to, tam­bién he­mos de­bi­do en­fren­tar ca­sos más agu­dos de uso de la vio­len­cia co­mo ins­tru­men­to de ex­pre­sión po­lí­ti­ca.

Lo más gra­ve aho­ra es que lo que pa­re­cía una ano­ma­lía que se pro­du­cía en­tre cier­tos gru­pos o en de­ter­mi­na­dos con­tex­tos, que aún po­día­mos ca­ta­lo­gar co­mo mar­gi­na­les y eran ob­je­to de re­pro­ba­ción pú­bli­ca, co­rre el ries­go de que se na­tu­ra­li­ce y se to­me in­clu­so el de­ba­te po­lí­ti­co. Al me­nos por lo vis­to du­ran­te las re­cien­tes pri­ma­rias, la agre­si­vi­dad y las des­ca­li­fi­ca­cio­nes per­so­na­les pa­re­cie­ran ser hoy mu­cho más ren­ta­bles que los plan­tea­mien­tos fun­da­dos y la dis­cu­sión de ideas.

Des­pués de to­do, qui­zás no sea tan ma­lo per­der de vez en cuan­do un par­ti­do de fút­bol, si de pron­to eso nos ha­ce po­ner­nos un po­co más hu­mil­des. Y pue­de tam­bién que al­gu­na lec­ción po­si­ti­va sa­quen los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les del bo­chor­no­so de­ba­te de Chi­le Va­mos. Hay que ser op­ti­mis­tas, a ver si en una de esas de­ja­mos de ser tan so­ber­bios y be­li­co­sos.

Los chi­le­nos nos pu­si­mos pre­po­ten­tes. Por lo vis­to en las pri­ma­rias, la agre­si­vi­dad pa­re­cie­ra ser más ren­ta­ble que la dis­cu­sión de ideas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.