El “Bus de la Li­ber­tad”

La Tercera - - Opinión - Co­men­te en

EL LLA­MA­DO “Bus de la Li­ber­tad” -una ini­cia­ti­va lle­va­da a aca­bo por dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les, con la cual bus­can ge­ne­rar con­cien­cia acer­ca de la im­por­tan­cia de que los pa­dres edu­quen a sus hi­jos se­gún sus va­lo­res, sin ser so­me­ti­dos a las “ideo­lo­gías de gé­ne­ro”cir­cu­ló ayer por la ciu­dad de San­tia­go, ge­ne­ran­do dis­tur­bios ca­lle­je­ros -que de­ja­ron va­rios de­te­ni­dosy con­tra­ma­ni­fes­ta­cio­nes inusi­ta­das.

Re­sul­ta ex­tra­ño que una ma­ni­fes­ta­ción de es­te ti­po -por dis­cu­ti­ble que pue­da re­sul­tar- en­cuen­tre tal ni­vel de re­sis­ten­cia, y ha­ya es­ca­la­do has­ta un pun­to de cris­pa­ción de di­fí­cil pre­ce­den­te. Lo ocu­rri­do lle­va a re­fle­xio­nar has­ta qué pun­to la sociedad es­tá pre­pa­ra­da pa­ra en­fren­tar con se­re­ni­dad y ma­du­rez de­ba­tes de es­ta naturaleza. Aun cuan­do mu­chos pue­dan ver en el “Bus de la Li­ber­tad” una abier­ta pro­vo­ca­ción, sus pro­mo­to­res tie­nen derecho a ma­ni­fes­tar­se, que es lo pro­pio de cual­quier sociedad que va­lo­ra an­te to­do la li­ber­tad de ex­pre­sión, la cual con­sis­te pre­ci­sa­men­te en per­mi­tir que las dis­tin­tas vo­ces pue­dan ex­pre­sar­se con­for­me su pro­pio pen­sa­mien­to.

Las li­mi­ta­cio­nes que en­cuen­tra la li­ber­tad de ex­pre­sión han de ser muy aco­ta­das, co­mo por ejem­plo la in­ci­ta­ción al odio o la pro­pa­ga­ción de in­for­ma­cio­nes in­ju­rio­sas. Es di­fí­cil sos­te­ner que una cam­pa­ña co­mo és­ta -aun cuan­do po­la­ri­zan­te- pue­da ser ca­ta­lo­ga­da co­mo in­ci­ta­do­ra del odio, si bien su pro­pio for­ma­to -un bus cir­cu­lan­do en la ciu­dad con men­sa­jes pro­vo­ca­do­res­la ex­po­ne a una crí­ti­ca pú­bli­ca mu­cho más in­ten­sa. Sus de­trac­to­res tie­nen le­gí­ti­mo derecho a cues­tio­nar­la con fuer­za, lo que es dis­tin­to a bus­car im­pe­dir por to­dos los me­dios que se pue­da lle­var a ca­bo. Si el país ha op­ta­do por abra­zar la to­le­ran­cia, de­be ac­tuar en con­cor­dan­cia con ello, y así co­mo los gru­pos que fa­vo­re­cen la di­ver­si­dad se­xual pue­den ma­ni­fes­tar­se li­bre­men­te en las ca­lles -ga­nán­do­se el res­pe­to de un am­plio es­pec­tro de la sociedad-, quie­nes opinan dis­tin­to tie­nen tam­bién derecho a ex­pre­sar­lo.

Por al­go no pu­die­ron en­con­trar un can­di­da­to de par­ti­do y bus­ca­ron un in­de­pen­dien­te (la NM), por al­go pa­só eso y fue por­que la gen­te bus­ca li­de­raz­gos di­fe­ren­tes a los tra­di­cio­na­les”.

Alejandro Gui­llier

T13 Ra­dio| 10 | 07| 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.