Sa­li­da de la cár­cel de Leo­pol­do Ló­pez La de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de con­mu­tar­le la pe­na al lí­der opo­si­tor por arres­to do­mi­ci­lia­rio de­ja en evi­den­cia el des­gas­te su­fri­do por el go­bierno tras 100 días de pro­tes­tas.

La Tercera - - Opinión -

LA MA­DRU­GA­DA del sá­ba­do pa­sa­do el lí­der opo­si­tor ve­ne­zo­lano Leo­pol­do Ló­pez re­gre­só, sin pre­vio aviso, a su ho­gar tras pa­sar 40 me­ses re­clui­do ba­jo es­tric­tas con­di­cio­nes de ais­la­mien­to en el pe­nal mi­li­tar de Ra­mo Ver­de. El lí­der y fun­da­dor de Vo­lun­tad Po­pu­lar, con­de­na­do a más de 13 años de cár­cel tras ser acu­sa­do de ins­ti­gar a la vio­len­cia en las ma­ni­fes­ta­cio­nes de fe­bre­ro de 2014 que de­ja­ron 43 muer­tos -en un pro­ce­so que ca­re­ció de las mí­ni­mas ga­ran­tías de un juicio jus­to-, se be­ne­fi­ció de la de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de Venezuela de con­mu­tar­le la pe­na por arres­to do­mi­ci­lia­rio en lo que se co­no­ce en ese país co­mo “ca­sa por cár­cel”, lue­go de ar­gu­men­tar su­pues­tas “ra­zo­nes de sa­lud”. La me­di­da -si bien no le de­vuel­ve la li­ber­tad plena que exi­gen tan­to la opo­si­ción co­mo el ac­tual se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Al­ma­gro, y nu­me­ro­sos re­pre­sen­tan­tes de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­na­lal me­nos le per­mi­te a Ló­pez de­jar atrás las se­ve­ras con­di­cio­nes de re­clu­sión en que se en­con­tra­ba y vol­ver a re­unir­se con su es­po­sa y sus hi­jos.

La sor­pre­si­va de­ci­sión, que se to­mó sin que se exi­gie­ra el cum­pli­mien­to de con­di­ción al­gu­na por par­te de Ló­pez o de la opo­si­ción, apa­re­ce co­mo un evi­den­te in­ten­to del go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro por des­com­pri­mir la pre­sión tras 100 días de pro­tes­tas que han de­ja­do has­ta aho­ra más de 90 muer­tos, vol­vien­do a de­jar de ma­ni­fies­to la in­je­ren­cia di­rec­ta del go­bierno en las de­ci­sio­nes del má­xi­mo tri­bu­nal. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes han he­cho pa­ten­te el pro­fun­do des­con­ten­to de la sociedad ve­ne­zo­la­na, el que se ha am­plia­do in­clu­so a sec­to­res del pro­pio cha­vis­mo, y lle­va­ron al ré­gi­men a ra­di­ca­li­zar su es­tra­te­gia. No so­lo de­ci­dió con­vo­car a una Cons­ti­tu­yen­te pa­ra anu­lar la la­bor de la Asam­blea Na­cio­nal, úni­co es­pa­cio ins­ti­tu­cio­nal con que cuen­ta hoy la opo­si­ción, sino que ade­más im­pul­só la des­ti­tu­ción de la fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga, quien se ha al­za­do co­mo una po­de­ro­sa voz di­si­den­te den­tro del cha­vis­mo. En es­ta fu­ga ha­cia ade­lan­te el ré­gi­men de Ma­du­ro ha se­gui­do ha­cien­do oí­dos sor­dos a los lla­ma­dos in­ter­na­cio­na­les a abrir­se a un diá­lo­go real con la opo­si­ción.

Más que un ges­to de bue­na vo­lun­tad, lo su­ce­di­do el fin de se­ma­na es una reac­ción al des­gas­te que ha su­fri­do el go­bierno lue­go de más de tres me­ses de ma­ni­fes­ta­cio­nes ciu­da­da­nas. Con la con­mu­ta­ción de la pe­na al lí­der de Vo­lun­tad Po­pu­lar, el ré­gi­men bus­ca ga­nar tiem­po y en ese sen­ti­do se en­tien­den las de­cla­ra­cio­nes de Ma­du­ro lla­man­do a Ló­pez a dar un men­sa­je de “rec­ti­fi­ca­ción y paz”. Sin em­bar­go, en la me­di­da que no se avan­ce en la li­ber­tad de to­dos los pre­sos po­lí­ti­cos, la sus­pen­sión de la con­vo­ca­to­ria a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y la aper­tu­ra de un diá­lo­go que con­duz­ca a elec­cio­nes ge­ne­ra­les, cual­quier me­di­da, in­clui­da la con­mu­ta­ción de la pe­na de Leo­pol­do Ló­pez, por po­si­ti­va que sea, se­rá in­su­fi­cien­te y el cli­ma de tensión en el país se­gui­rá au­men­tan­do. El asal­to a la se­de del Con­gre­so la se­ma­na pa­sa­da, que de­jó sie­te he­ri­dos, fue una mues­tra de los ex­tre­mos a que pue­de lle­gar la vio­len­cia. Venezuela re­quie­re con ur­gen­cia un cam­bio real y lo su­ce­di­do con el lí­der de Vo­lun­tad Po­pu­lar es so­lo el pri­mer pa­so pa­ra al­can­zar ese ob­je­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.