Ob­je­ción de con­cien­cia

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

El de­ba­te so­bre la ob­je­ción de con­cien­cia es una con­ver­sa­ción in­com­ple­ta que ha in­vi­si­bi­li­za­do fac­to­res re­le­van­tes.

El ejer­ci­cio con­cre­to de la ob­je­ción en el ca­so de la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo pue­de ter­mi­nar con­vir­tién­do­se en de­ne­ga­ción de aten­ción a la pa­cien­te. En vas­tos sec­to­res de Chi­le -en es­pe­cial en zo­nas ru­ra­les- la es­ca­sa dis­po­ni­bi­li­dad de es­pe­cia­lis­tas re­dun­da­rá en que en la prác­ti­ca im­po­si­bi­li­te la in­ter­ven­ción mé­di­ca. Si a es­te fac­tor su­ma­mos la ex­ten­sión que se pre­ten­de ha­cer de di­cha fa­cul­tad al per­so­nal que co­la­bo­ra en la aten­ción, en los he­chos se ha­ce im­po­si­ble que el Es­ta­do cum­pla su de­ber de aten­ción. El pro­pio Co­le­gio Mé­di­co, a tra­vés de su pre­si­den­ta re­cién asu­mi­da, ha des­ta­ca­do que es­ta dis­cu­sión no pue­de se­guir su­man­do tra­bas pa­ra la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en las tres cau­sa­les. En un Es­ta­do lai­co, ade­más, no de­be exis­tir lu­gar a ob­je­ción de con­cien­cia en es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud pú­bli­cos, ni en aque­llos que re­ci­ban cual­quier ti­po de fi­nan­cia­mien­to del Es­ta­do. Ya bas­tan­te nues­tra cul­tu­ra y nues­tro mar­co ju­rí­di­co ha dis­mi­nui­do la ciu­da­da­nía de las mu­je­res, co­mo pa­ra que si­ga­mos su­man­do cri­te­rios y ob­je­cio­nes al ejer­ci­cio de lo que de­bie­se ser un derecho pri­va­ti­vo de ellas y su con­cien­cia.

Las ideas ma­tri­ces del pro­yec­to que es­ta­mos ter­mi­nan­do de dis­cu­tir bus­can rom­per, aun­que sea par­cial­men­te, el blo­queo que por dé­ca­das ha con­ver­ti­do a Chi­le en una de esas ver­gon­zo­sas ex­cep­cio­nes a ni­vel mundial en ma­te­ria de de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos de la mu­jer. En ese contexto, la dis­cu­sión so­bre ob­je­ción de con­cien­cia es vá­li­da pe­ro no pue­de ser un es­cu­do pa­ra doc­tri­nas par­ti­cu­la­res, ni pa­ra im­pe­dir el ejer­ci­cio de un derecho que ha es­ta­do pos­ter­ga­do por de­ma­sia­do tiem­po. due­ña de la mues­tra, los ca­dá­ve­res co­rres­pon­den a ciu­da­da­nos o re­si­den­tes chi­nos, y fue­ron ob­te­ni­dos a tra­vés de la Po­li­cía Chi­na. Es­ta “pue­de re­ci­bir cuer­pos de pri­sio­ne­ros chi­nos”, des­li­gan­do su res­pon­sa­bi­li­dad de la ve­ri­fi­ca­ción de que los res­tos no co­rres­pon­dan a per­so­nas eje­cu­ta­das.

Un estándar mí­ni­mo pa­ra pa­tro­ci­nar es­te ti­po de mues­tras es te­ner la cer­te­za de que los ca­dá­ve­res han si­do do­na­dos pa­ra esos fi­nes y que no co­rres­pon­dan a si­tua­cio­nes de vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos. Es im­por­tan­te que tan­to los res­pon­sa­bles co­mo los pa­tro­ci­na­do­res de la mues­tra acla­ren las cir­cuns­tan­cias en que fue­ron ob­te­ni­dos esos ca­dá­ve­res.

Acla­ran­do es­tos as­pec­tos esen­cia­les, el uso de ca­dá­ve­res plas­ti­na­dos cumple un im­por­tan­te rol do­cen­te, no so­lo pa­ra es­tu­dian­tes de ca­rre­ras de la sa­lud sino tam­bién pa­ra pú­bli­co ge­ne­ral, que pue­de lle­gar a com­pren­der aque­llo que sue­le es­tar re­ser­va­do a unos po­cos: la ma­ra­vi­lla del cuer­po hu­mano.

So­fía Sa­las Iba­rra

Gon­za­lo Ri­vas G. ex­clu­yen­do a quie­nes im­pul­sa­mos el año 2011 el de­ba­te en edu­ca­ción su­pe­rior. Sin em­bar­go, es­pe­ra­mos que en el día de la vo­ta­ción fi­nal, exis­ta con­se­cuen­cia y no se re­tro­ce­da. Pun­tos co­mo la eli­mi­na­ción del CAE son cru­cia­les en es­ta dis­cu­sión. Da­niel An­dra­de

Fa­cul­tad de Me­di­ci­na UDP

Pre­si­den­te Con­se­jo Na­cio­nal de In­no­va­ción pa­ra el Desa­rro­llo

Pre­si­den­te FECh

Ro­cío Fon­dón

In­ves­ti­ga­do­ra Aso­cia­da Cen­tro de Es­tu­dios FECh

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.