¿Quién des­ca­be­zó a los cua­tro hé­roes del asal­to y to­ma del Mo­rro de Ari­ca?

► Los bus­tos, de ye­so y fi­bra de vi­drio, fue­ron ins­ta­la­dos en 2011. Ho­ras an­tes del aten­ta­do se efec­tuó allí el Ju­ra­men­to a la Ban­de­ra. ► Ocu­rrió en­tre las 02.00 y 06.00 ho­ras. No hay ra­ya­dos ni pan­fle­tos. La fis­ca­lía ana­li­za las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del

La Tercera - - Nacional - Al­ber­to Ira­rrá­za­bal Ari­ca Car­los El­tit Ge­rar­do Es­pín­do­la

Juan Véliz (48) tra­ba­ja en el equi­po de aseo y or­na­to de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Ari­ca. El hom­bre tie­ne asig­na­do el sec­tor de los jar­di­nes de la co­no­ci­da y tu­rís­ti­ca ave­ni­da Co­man­dan­te San Mar­tín. Por eso, ayer fue uno de los pri­me­ros en ver los destrozos y frag­men­tos es­par­ci­dos por el pas­to: “La ver­dad, era bien im­pre­sio­nan­te. Se veía mal. Al­ti­ro di­mos aviso a la je­fa­tu­ra, por­que es­to de­bió ocu­rrir en la no­che, cuan­do no an­da na­die por acá”, con­tó, a me­dio ca­mino en­tre la mo­les­tia e in­cre­du­li­dad. En nin­gún ca­so ajeno al he­cho.

Se re­fe­ría al mo­nu­men­to “A los bra­vos de Ari­ca, can­te­mos”, que du­ran­te la no­che fue ata­ca­do y des­trui­do por des­co­no­ci­dos, lo que, con­for­me avan­zó la jor­na­da, fue ge­ne­ran­do una cre­cien­te ola de in­dig­na­ción en la zo­na, en­tre au­to­ri­da­des, uni­for­ma­dos y re­si­den­tes.

Aquel ho­me­na­je a cua­tro hé­roes del Asal­to y To­ma del Mo­rro de Ari­ca, ocu­rri­do el 7 de ju­nio de 1880, en la Gue­rra del Pa­cí­fi­co

ama­ne­ció li­te­ral­men­te de­ca­pi­ta­do. Por al­gu­na ra­zón que se in­ves­ti­ga, los bus­tos del co­ro­nel Pedro Lagos, del te­nien­te co­ro­nel Juan Jo­sé San Mar­tín, del co­ro­nel Ri­car­do Sil­va Arria­ga­da

(ver re­cua­dro),

Una ges­ta de 55 mi­nu­tos

En la ba­ta­lla del “Asal­to y to­ma del Mo­rro de Ari­ca”, ocu­rri­da el 7 de ju­nio de 1880, en la Gue­rra del Pa­cí­fi­co, par­ti­ci­pó el Re­gi­mien­to 4º de Lí­nea. Los cua­tro bus­tos son del co­ro­nel Pedro Lagos Mar­chant, en­car­ga­do de di­ri­gir la ope­ra­ción de l as­cen­so y to­ma; del te­nien­te co­ro­nel Juan Jo­sé San Mar­tín, co­man­dan­te de las fuer­zas del re­gi­mien­to (úni­co de los ofi­cia­les en el mo­nu­men­to que fa­lle­ció en el com­ba­te); del co­ro­nel Ri­car­do Sil­va Arria­ga­da, quien izó la ban­de­ra chi­le­na so­bre el pe­ñón; y del co­man­dan­te Luis So­lo de Zal­dí­var, al man­do del se­gun­do ba­ta­llón que su­bió. y del te­nien­te co­ro­nel Luis So­lo de Zal­dí­var fue­ron des­ca­be­za­dos.

“Me pa­re­ce una fal­ta de res­pe­to al ari­que­ño, ya que no se trata de mi­li­ta­res y ci­vi­les, sino de la his­to­ria y or­gu­llo de quie­nes vi­vi­mos en es­ta zo­na. No en­tien­do có­mo hay gen­te que ha­ga és­to, que no se va­lo­re ni se cui­de lo nues­tro”, dijo Fi­del Ventura, re­si­den­te del sec­tor y quien des­de su ofi­ci­na tie­ne una vis­ta pri­vi­le­gia­da al mal­tre­cho mo­nu­men­to.

Ba­se de pir­ca

Los cua­tro bus­tos, con­fec­cio­na­dos a ba­se de ye­so y fi­bra de vi­drio, fue­ron ins­ta­la­dos el 5 ju­nio de 2011, so­bre una ba­se de con­cre­to que imi­ta a una pir­ca. Ayer, sin em­bar­go, to­dos es­ta­ban cor­ta­dos al ras a la al­tu­ra del cue­llo, con al­gu­na he­rra­mien­ta -po­si­ble­men­te eléc­tri­cay sus ca­be­zas re­par­ti­das por el cés­ped con­ti­guo. So­lo fal­ta­ba el res­to del bus­to de So­lo de Zal­dí­var.

Du­ran­te la ma­ña­na lle­ga­ron al lu­gar el fis­cal Car­los El­tit, per­so­nal del La­bo­ra­to­rio de Cri­mi­na­lís­ti­ca de Ca­ra­bi­ne­ros (La­bo­car) y la Sec­ción de In­ves­ti­ga­ción Po­li­cial (SIP), de la Primera Co­mi­sa­ría, pa­ra efec­tuar las pri­me­ras di­li­gen­cias.

“Dis­pu­si­mos que con­cu­rrie­ra La­bo­car pa­ra in­da­gar có­mo ocu­rrie­ron los he­chos y ubi­car a al­gún tes­ti­go. Tam­bién se ana­li­za­rán las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del sec­tor, pa­ra bus­car pistas”, ex­pli­có el per­se­cu­tor.

Fe­ria­do des­de 2013

Es­ta es una zo­na que vi­ve con pasión sus ce­le­bra­cio­nes del 7 de ju­nio. Por ellas, de he­cho, en 2013 se pu­bli­có la Ley 20.663, que creó el fe­ria­do re­gio­nal pa­ra la Re­gión de Ari­ca y Pa­ri­na­co­ta. In­clu­so es­te do­min­go, po­cas ho­ras an­tes del ata­que, en ese mis­mo lu­gar se efec­tuó la tra­di­cio­nal ce­re­mo­nia de Ju­ra­men­to a la Ban­de­ra.

Luis Agui­rre Gue­rra, pre­si­den­te del Círcu­lo de Des­cen­dien­tes de los Hé­roes de la Gue­rra del Pa­cí­fi­co, fue ta­jan­te: “Aquí se ata­ca el or­gu­llo pa­trio, es un cri­men con­tra la his­to­ria. Nun­ca pen­sa­mos que al­go así pu­die­ra su­ce­der. Esos no son ari­que­ños, son vul­ga­res ma­lean­tes. Ha­ce­mos un re­cla­mo enér­gi­co, por­que es un in­sul­to a nues­tra his­to­ria. Esos bus­tos re­pre­sen­tan a mu­chos hé­roes anó­ni­mos que lle­ga­ron des­de di­ver­sas par­tes a de­fen­der la Pa­tria”.

Pa­ra el al­cal­de de Ari­ca, Ge­rar­do Es­pín­do­la, “el ata­que es la­men­ta­ble. Des­co­no­ce­mos el mo­ti­vo o cau­sas; sin em­bar­go, des­de tem­prano acu­di­mos pa­ra ver qué ac­cio­nes po­de­mos to­mar, re­cu­pe­ran­do tres ca­be­zas, una en ma­las con­di­cio­nes y otra per­di­da. In­de­pen­dien­te­men­te de las mi­ra­das que uno pue­da te­ner, es­ta­mos fren­te a pró­ce­res de una ges­ta que de­be­mos res­pe­tar”.

El ex go­ber­na­dor pro­vin­cial Jo­sé Du­ra­na, quien inau­gu­ró es­ta obra en 2011, in­di­có que es­tu­dian pre­sen­tar una de­man­da: “Es un gra­ve ac­to de de­lin­cuen­cia y van­da­lis­mo a los hé­roes del Mo­rro. Tu­vie­ron el tiem­po su­fi­cien­te y las he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer pu­ra mal­dad”.

Ayer, so­bre la es­cul­tu­ra a los Bra­vos del Mo­rro, el mu­ni­ci­pio pu­so una te­la ne­gra, en se­ñal de una co­mu­ni­dad que se sien­te he­ri­da.b

“Dis­pu­si­mos que La­bo­car in­da­gue có­mo ocu­rrie­ron los he­chos, jun­to con la SIP”.

Fis­cal je­fe de Ari­ca

“No sé qué mo­ti­vos pue­de ha­ber pa­ra aten­tar con­tra los pró­ce­res de una ges­ta que hay que res­pe­tar”.

Al­cal­de de Ari­ca

MU­NI­CI­PA­LI­DAD DE ARI­CA

►► Así ama­ne­cie­ron ayer los mo­nu­men­tos al co­ro­nel Pedro Lagos, al co­man­dan­te Juan Jo­sé San Mar­tín, al co­ro­nel Ri­car­do Sil­va y al co­man­dan­te Luis So­lo.

FO­TO:MU­NI­CI­PA­LI­DAD DE ARI­CA

►► Tres de las es­cul­tu­ras fue­ron de­ja­das en el lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.