Jus­ti­cia aco­rra­la al ex hom­bre fuer­te del kirch­ne­ris­mo

► Ju­lio De Vi­do, ministro de Pla­ni­fi­ca­ción du­ran­te 12 años, es­tá in­ves­ti­ga­do por irre­gu­la­ri­da­des en sub­si­dios al trans­por­te.

La Tercera - - Mundo - Fe­de­ri­co Ri­vas (El País) Bue­nos Ai­res

Ju­lio De Vi­do fue uno de los hom­bres más po­de­ro­sos del kirch­ne­ris­mo. El úni­co que ocu­pó un mi­nis­te­rio, siem­pre el mis­mo, des­de el pri­mer día de go­bierno de Nés­tor Kirch­ner, el 25 de ma­yo de 2003, has­ta el úl­ti­mo de Cristina Fer­nán­dez, el 10 de di­ciem­bre de 2015. De­jó su car­go pa­ra con­ver­tir­se, sin es­ca­las, en dipu­tado por el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria (FPV), el par­ti­do de Kirch­ner. Co­mo ministro de Pla­ni­fi­ca­ción, In­ver­sión Pú­bli­ca y Ser­vi­cios tu­vo a su car­go du­ran­te 12 años el re­par­to de to­das las inversiones del Es­ta­do en in­fra­es­truc­tu­ra. Fue po­de­ro­so, muy po­de­ro­so, pe­ro su suer­te ha cam­bia­do.

Un juez lo pro­ce­só ayer en una cau­sa que in­ves­ti­ga el pre­sun­to re­par­to irre­gu­lar de sub­si­dios al trans­por­te, con un per­jui­cio pa­ra el Es­ta­do de 600 mi­llo­nes de pe­sos (US$ 35,3 mi­llo­nes). Fue el cuar­to pro­ce­sa­mien­to en su con­tra, lue­go de una se­ma­na en la que el Con­gre­so dis­cu­tió si de­be vo­tar su ex­pul­sión por “in­ha­bi­li­dad mo­ral”. De Vi­do no es can­di­da­to, pe­ro su even­tual pri­sión pue­de ser un du­ro gol­pe pa­ra la can­di­da­tu­ra de Cristina Kirch­ner en las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre.

Des­de los pri­me­ros me­ses de go­bierno, Nés­tor Kirch­ner ideó un sis­te­ma de sub­si­dios al trans­por­te de pa­sa­je­ros con el ob­je­ti­vo de man­te­ner con­ge­la­do el pre­cio de los bo­le­tos. El sis­te­ma re­par­tió di­ne­ro pú­bli­co de acuer­do a la can­ti­dad de ki­ló­me­tros re­co­rri­dos por los bu­ses y la can­ti­dad de pa­sa­je­ros, da­tos que ca­da em­pre­sa apor­ta­ba al mi­nis­te­rio de De Vi­do ba­jo la for­ma de una de­cla­ra­ción ju­ra­da. En 2014 se im­ple­men­tó el bo­le­to elec­tró­ni­co y los bu­ses fue­ron equi­pa­dos con GPS, un sis­te­ma de con­trol au­to­má­ti­co que pu­so fin a las de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das.

Fue ahí cuan­do co­men­za­ron los pro­ble­mas. La jus­ti­cia com­pa­ró los da­tos pre­vios y pos­te­rio­res a la au­to­ma­ti­za­ción y en­con­tró di­fe­ren­cias a fa­vor de las em­pre­sas de has­ta 50%.

Mu­chos trans­por­tis­tas min­tie­ron en sus de­cla­ra­cio­nes y co­bra­ron sub­si­dios por 600 mi­llo­nes de pe­sos, de los cua­les 200 mi­llo­nes co­rres­pon­die­ron al com­bus­ti­ble. El juez con­si­de­ró que hay prue­bas su­fi­cien­tes pa­ra sos­pe­char que De Vi­do y otros fun­cio­na­rios ba­jo su ór­bi­ta, co­mo el ex se­cre­ta­rio de Trans­por­te Ri­car­do Jai­me, am­pa­ra­ron la ma­nio­bra de 251 em­pre­sa­rios, tam­bién in­ves­ti­ga­dos. De Vi­do ha ne­ga­do siem­pre su res­pon­sa­bi­li­dad.b

FO­TO: PRE­SI­DEN­CIA AR­GEN­TI­NA

►► Ju­lio De Vi­do jun­to a Cristina Kirch­ner en una ima­gen de 2008.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.