ME VA­LE MA­DRES

La Tercera - - Deportes - Juan Cris­tó­bal Gua­re­llo Pe­rio­dis­ta

min­go por la Co­pa Chi­le. Dar­le a Pa­blo Guede, el hom­bre de la voz ras­po­sa que ya no pue­de dis­pa­rar iro­nías pa­ra sal­var su tras­te, una bue­na y me­re­ci­da pa­tea­du­ra en el sue­lo. To­tal, co­mo va la mano, aho­ra es muy fá­cil y no re­vis­te pe­li­gro al­guno. Hay una fi­la de per­so­nas car­gan­do ado­qui­nes y la­dri­llos. Es co­sa de es­pe­rar turno.

Pe­ro no. El ca­ba­lle­ro, co­mo di­cen los es­pa­ño­les, “me la su­da” o, en len­gua­je vul­gar me­xi­cano, “me va­le ma­dres”. Ha­ce ra­to que me des­pa­tu­rré en mi pol­tro­na y veo con in­di­fe­ren­cia có­mo se pe­ga tro­pie­zo tras tro­pie­zo. El dis­cur­so al­ti­so­nan­te y des­ga­rra­do, con tu­fo au­to­ri­ta­rio, se des­va­ne­ció a me­dia­dos del úl­ti­mo cam­peo­na­to y a es­ta al­tu­ra rei­na la más ab­so­lu­ta con­fu­sión.

El pro­ble­ma no so­mos los que es­ta­mos afue­ra, los que mi­ra­mos con la “ña­ta con­tra el vi­drio”. Ocu­rre que esa con­fu­sión ya per­meó to­dos los ni­ve­les del club, co­men­zan­do por el plan­tel. En la de­rro­ta con­tra La Se­re­na pa­re­cía que ha­bía un gru­po de ju­ga­do­res apli­ca­dos en su ta­rea y otros sin com­pro­mi­so, ju­gan­do por­que hay que ha­cer­lo. Ha­cien­do nú­me­ro en la can­cha.

Mala co­sa, por­que si ya en la gra­da el in­di­vi­duo de ma­rras no tie­ne res­pal­do, es mu­cho más gra­ve que en­tre sus pro­pios ju­ga­do­res ha­ya grie­tas tan vi­si­bles. Es­to re­fren­da­do por las pro­pias pa­la­bras del en­tre­na­dor: “Lo de hoy fue una ver­güen­za”. La pre­gun­ta al res­pec­to es ¿Qué fue una ver­güen­za? ¿El re­sul­ta­do? ¿La en­tre­ga en la can­cha? ¿los ren­di­mien­tos in­di­vi­dua­les? ¿la pla­ni­fi­ca­ción? ¿Fuen­teo­ve­ju­na? Man­dó pre­so a to­do el mun­do, co­men­zan­do por él mis­mo ¿O se ex­clu­yó de ma­ne­ra su­til?

Des­de la dis­tan­cia, con un bos­te­zo pu­jan­do por sa­lir, se ve una caí­da en cá­ma­ra len­ta. Tan len­ta y anun­cia­da es, que na­die se pue­de ha­cer el sor­pren­di­do. Es­to es­tá anun­cia­do ha­ce mu­cho tiem­po. Los dia­rios ama­ri­llen­tos acu­mu­lan pol­vo en el ar­chi­vo. Di­ría que es­cri­bo es­to de pu­ro abu­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.