Có­mo la fór­mu­la Mi­ni­ons es­tá cam­bian­do el ci­ne ani­ma­do

► Mi Vi­llano Fa­vo­ri­to 3 es­tá re­pi­tien­do el éxi­to de sus en­tre­gas an­te­rio­res. ► La fran­qui­cia ha ci­men­ta­do su éxi­to con­tro­lan­do su pre­su­pues­to.

La Tercera - - Sociedad - M. de la Ma­za

Con su cos­to de US$ 79 mi­llo­nes, Mi vi­llano fa­vo­ri­to 3 se trans­for­mó en la pe­lí­cu­la de ma­yor pre­su­pues­to en ser pro­du­ci­da por el jo­ven es­tu­dio Illu­mi­na­tion En­ter­tain­ment, pro­pie­dad de Uni­ver­sal, cu­yo de­but fue ape­nas en 2010; jus­ta­men­te la primera en­tre­ga de Mi vi­llano fa­vo­ri­to.

Pe­ro ha­blar del ma­yor cos­to en el ca­so de la fran­qui­cia res­pon­sa­ble de la apa­ri­ción de los po­pu­la­res mi­ni­ons -esas cria­tu­ras pe­que­ñas, re­don­das, ama­ri­llas y no muy in­te­li­gen­tes que acom­pa­ñan al pro­ta­go­nis­ta Gru- es al­go re­la­ti­vo. Des­pués de to­do, pe­se a es­tar en su ter­ce­ra en­tre­ga, el pre­su­pues­to de la sa­ga es só­lo un po­co ma­yor que el de la ori­gi­nal, que cos­tó US$ 70 mi­llo­nes. Si bien no es exac­ta­men­te una can­ti­dad mo­de­ra­da, la ci­fra lle­ga a ser la mi­tad de los mon­tos de pro­duc­ción que ma­ne­jan hoy en día al­gu­nos de los nom­bres más gran­des de la in­dus­tria, co­mo Pi­xar -cu­yos pre­su­pues­tos pue­den ir en­tre los US$ 150 y los US$ 200 mi­llo­nes- y Drea­mWorks (Sh­rek, Có­mo en­tre­nar a tu dra­gón).

Las inversiones en las que se mue­ve Illu­mi­na­tion han si­do par­te cen­tral de su es­tra­te­gia pa­ra irrum­pir en el ci­ne ani­ma­do: sus ocho pe­lí­cu­las pu­bli­ca­das han bor­dea­do los US$ 70 mi­llo­nes en su pro­duc­ción ca­da una, su­man una ta­qui­lla de más de US $ 5 mil mi­llo­nes en to­do el mun­do, y que si­gue cre­cien­do gra­cias a los bue­nos re­sul­ta­dos de Mi vi­llano fa­vo­ri­to 3, in­clu­yen­do Chi­le (ver re­cua­dro), en don­de el ci­ne ani­ma­do do­mi­na los me­ses de in­vierno.

La ani­ma­ción de las cin­tas de las pe­lí­cu­las del es­tu­dio no apun­ta a in­ten­tar re­pli­car lo más po­si­ble las tex­tu­ras de la vi­da real o re­vo­lu­cio­nar la tecnología ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en su pro­ce­so, sino pri­vi­le­giar la li­ber­tad que en­tre­ga el gé­ne­ro pa­ra jus­ta­men­te apro­ve­char la ca­ri­ca­tu­ra y efec­tos vi­sua­les sim­ples que no tie­nen por qué preo­cu­par­se de su ve­ra­ci­dad.

El fun­da­dor de Illu­mi­na­tion En­ter­tain­ment, Ch­ris Me­le­dan­dri,

Tam­bién se to­man Chi­le

Lue­go que en 2015 Los Mi­ni­ons se trans­for­ma­ra en la pe­lí­cu­la más vis­ta en la his­to­ria del ci­ne en Chi­le, con más de dos mi­llo­nes de entradas ven­di­das, los pri­me­ros días de Mi vi­llano fa­vo­ri­to 3 han man­te­ni­do el éxi­to. Des­de su estreno en las sa­las na­cio­na­les el 29 de ju­nio, la cin­ta su­ma más de 520 mil es­pec­ta­do­res. Las pe­lí­cu­las ani­ma­das se­gui­rán do­mi­nan­do la car­te­le­ra: es­te jue­ves se es­tre­na Cars 3, mien­tras que la pró­xi­ma se­ma­na se­rá el turno de Las aven­tu­ras del Ca­pi­tán Cal­zon­ci­llos, y el 3 de agos­to lle­ga­rá Emo­jis, la pe­lí­cu­la.

lo de­fi­nió así: “Un pre­su­pues­to de pro­duc­ción es­tric­to y una pe­lí­cu­la exi­to­sa no son mu­tua­men­te ex­clu­yen­tes”. Al con­tra­rio, pa­re­cie­ra que la es­tra­te­gia só­lo ha da­do re­sul­ta­dos, más allá in­clu­so de Mi vi­llano fa­vo­ri­to y los mi­ni­ons, que se han trans­for­ma­do en un fe­nó­meno del ci­ne fa­mi­liar. En 2011, la se­gun­da pe­lí­cu­la del es­tu­dio, Hop, re­cau­dó US$ 184 mi­llo­nes en to­do el mun­do, ci­fra que pa­ra una cin­ta ani­ma­da co­mún po­dría ha­ber si­do un fra­ca­so, pe­ro con un cos­to de ape­nas US$ 63 mi­llo­nes, im­pli­có re­cupe­rar ca­si tres ve­ces su pre­su­pues­to.

Me­nos es más

Los pre­su­pues­tos in­fe­rio­res a los US$ 100 mi­llo­nes pa­ra una pe­lí­cu­la ani­ma­da de un gran es­tu­dio pa­re­cen ser co­sa de otra épo­ca. La úl­ti­ma vez que una pe­lí­cu­la de Pi­xar cos­tó me­nos que eso fue con Los In­creí­bles en 2004, y en el ca­so de Drea­mWorks, Ve­ci­nos in­va­so­res, en 2006. In­clu­so Blue Sky, de Fox, de­trás de fran­qui­cias co­mo La era de hie­lo y Río, que ge­ne­ral­men­te rea­li­za pe­lí­cu­las con me­nos re­cur­sos que las de sus pa­res, vie­ne rea­li­zan­do pro­yec­tos por so­bre los US$ 90 mi­llo­nes des­de 2009.

Pe­ro la op­ción de con­se­guir el éxi­to con me­nos gas­tos se­du­ce a al­gu­nos rin­co­nes de Holly­wood. La pró­xi­ma se­ma­na se es­tre­na en Chi­le La aven­tu­ras del Ca­pi­tán Cal­zon­ci­llos, pe­lí­cu­la ani­ma­da que lle­ga ba­jo el ale­ro de Drea­mWorks. La cin­ta, que si­gue a un par de ni­ños de co­le­gio que hip­no­ti­zan a su di­rec­tor pa­ra que crea que es un su­per­hé­roe, se reali­zó con ape­nas US $ 38 mi­llo­nes de dólares, la se­gun­da pe­lí­cu­la me­nos cos­to­sa del es­tu­dio, de­trás de Wa­lla­ce y Gro­mit (2005).

Ha­bién­do­se só­lo es­tre­na­do has­ta aho­ra en Es­ta­dos Uni­dos, la pe­lí­cu­la de to­das for­mas ha con­se­gui­do el do­ble de su pre­su­pues­to en ta­qui­lla, a fal­ta de de­bu­tar la pró­xi­ma se­ma­na en La­ti­noa­mé­ri­ca y otros mer­ca­dos. Ade­más ha si­do bien re­ci­bi­da por la crí­ti­ca. El Ca­pi­tán cal­zon­ci­llos fue la so­lu­ción per­fec­ta pa­ra un com­pli­ca­do es­tu­dio, que en los úl­ti­mos años ha atra­ve­sa­do un di­fí­cil es­ce­na­rio eco­nó­mi­co. De pa­so, sir­ve pa­ra bus­car una ven­ta­ja que per­mi­ta so­bre­vi­vir en el siem­pre com­pe­ti­ti­vo mer­ca­do del ci­ne ani­ma­do.b

FO­TO: PRO­MO­CIO­NAL

►► Mi vi­llano fa­vo­ri­to 3 ha con­se­gui­do bue­nas ci­fras de au­dien­cia.

FO­TO: PRO­MO­CIO­NAL

►► Las aven­tu­ras del Ca­pi­tán Cal­zon­ci­llos se es­tre­na la pró­xi­ma se­ma­na en Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.