Ha­mish Ful­ton y su poé­ti­ca del ca­mi­nar lle­gan al Be­llas Ar­tes

► El ar­tis­ta bri­tá­ni­co es la fi­gu­ra in­ter­na­cio­nal de Mo­vi­mien­tos de tie­rra, mues­tra en que seis ar­tis­tas ex­plo­ran el víncu­lo de ar­te y naturaleza.

La Tercera - - Sociedad - De­nis­se Es­pi­no­za

Los lí­mi­tes del ar­te se vuel­ven di­fu­sos cuan­do se ana­li­za la obra de Ha­mish Ful­ton (1946). Sin­di­ca­do por dé­ca­das co­mo uno de los prin­ci­pa­les ex­po­nen­tes del land art -in­ter­ven­cio­nes en el pai­sa­je- él pre­fie­re res­tar­se de esas eti­que­tas. Cla­ro, a di­fe­ren­cia de Andy Golds­worthy, quien ar­ma es­cul­tu­ras con ho­jas, pie­dras, ra­mas y nie­ve, Ful­ton no de­ja na­da de­trás de sí. O en el ca­so de Ri­chard Long, quien tam­bién co­men­zó con ca­mi­na­tas épi­cas y rea­li­za ex­po­si­cio­nes ha­cien­do for­mas en el sue­lo de ga­le­rías y mu­seos con ele­men­tos na­tu­ra­les, Ful­ton no tie­ne na­da pa­ra lle­var a los es­pa­cios de ar­te. “No quie­ro que me aso­cien con nin­gu­na for­ma de ar­te que in­tro­duz­ca ob­je­tos na­tu­ra­les en el mer­ca­do del ar­te”, di­ce a

Por es­tos días, el bri­tá­ni­co par­ti­ci­pa de Mo­vi­mien­tos de tie­rra, ex­po­si­ción cu­ra­da por Pedro Do­no­so, que lo reúne jun­to a cin­co ar­tis­tas chi­le­nos -en­tre ellos Ce­ci­lia Vi­cu­ña y Pa­trick Stee­ger- en la ex­plo­ra­ción del víncu­lo en­tre ar­te y naturaleza.

La Ter­ce­ra.

Ful­ton se de­fi­ne co­mo un ar­tis­ta ca­mi­nan­te y reali­zó su primera ca­mi­na­ta en 1967. Los re­gis­tros de su obra no son más que pe­que­ñas hue­llas de lo que ha­ce: fo­tos del lu­gar don­de es­tu­vo con tex­tos ins­cri­tos, cua­der­nos de viaje, o di­bu­jos en for­ma de dia­gra­ma de la si­lue­ta de un mon­ta­ña. Así re­gis­tró su pa­so por el al­ti­plano chi­leno, don­de reali­zó el as­cen­so de sie­te vol­ca­nes in­clui­dos el Li­can­ca­bur, ex­pe­rien­cia que ex­hi­be en el Mu­seo de Be­llas Ar­tes, has­ta el 3 de sep­tiem­bre.

¿En qué se di­fe­ren­cia lo que us­ted ha­ce de una ca­mi­na­ta co­mún?

La di­fe­ren­cia tie­ne que ver con la in­ten­ción. He ca­mi­na­do so­bre mis pa­sos du­ran­te 10 ki­ló­me­tros co­mo una ca­mi­na­ta ar­tís­ti­ca y es­ta ex­pe­rien­cia tan in­tere­san­te no po­dría con­si­de­rar­se co­mo nor­mal. Soy un ar­tis­ta ca­mi­nan­te, quien no se re­ti­ra­rá. Un atle­ta olím­pi­co pue­de te­ner que ha­cer­lo a los 29 años de edad, un al­pi­nis­ta de cla­se mundial ten­dría que re­du­cir su ve­lo­ci­dad a los 47 años. En mi ca­so, des­de el ini­cio, to­do mi ar­te ha si­do so­bre las ca­mi­na- tas que he ex­pe­ri­men­ta­do personalmente. To­dos es­tán in­ter­co­nec­ta­dos. He subido a una cum­bre jus­to por en­ci­ma de la mar­ca de 8000 me­tros sin usar tan­ques de oxí­geno y he he­cho pa­seos so­bre cés­ped tan cor­tos co­mo con­tar 49 pa­sos des­cal­zos.

¿Cuá­les son sus re­fe­ren­tes en es­te ti­po de ar­te?

Siem­pre me he inspirado en có­mo los pue­blos in­dí­ge­nas del mun­do se han re­la­cio­na­do con la naturaleza. La fal­ta de res­pe­to a ella nos ha lle­va­do al calentamiento glo­bal; mi ar­te siem­pre ha es­ta­do in­fluen­cia­do por los mon­ta­ñis­tas.

En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do un res­ca­te del ri­to de ca­mi­nar ¿Ud. se ins­cri­be en él?

Ad­hie­ro al en­fo­que de que pue­de ha­ber una di­ver­si­dad de ca­mi­na­tas, in­clui­da la del ar­te y que es­tas mar­chas pue­den ofre­cer un sen­ti­do de li­ber­tad. Pue­den ha­ber mar­chas de pro­tes­ta, mi­li­ta­res, ca­mi­na­tas de­por­ti­vas, ca­mi­na­tas bu­dis­tas. Las ca­mi­na­tas ar­tís­ti­cas tie­nen el po­ten­cial de co­nec­tar con mu­chos te­mas y preo­cu­pa­cio­nes y pue­den re­em­pla­zar cier­tos as­pec­tos de la vi­da hu­ma­na que se han per­di­do.b

►► Des­de 1967, Ha­mish Ful­ton ha­ce ca­mi­na­tas ar­tís­ti­cas, acá en el al­ti­plano chi­leno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.