76% de los chi­le­nos jus­ti­fi­ca de­ten­cio­nes ciu­da­da­nas y gol­pi­zas a de­lin­cuen­tes

La Tercera - - Sociedad - Car­los González Is­la

Cris­tián Es­pi­no­za, de 38 años, fa­lle­ció es­te fin de se­ma­na tras una de­ten­ción ciu­da­da­na en La Flo­ri­da. Su muer­te se ori­gi­nó lue­go que una mu­jer lo acu­sa­ra de ro­bar­le su ce­lu­lar en un bus del Tran­san­tia­go. El fis­cal a car­go del ca­so dijo que la de­ten­ción se ajus­tó a derecho, pe­ro aún de­be pro­nun­ciar­se el Ser­vi­cio Mé­di­co Le­gal so­bre las ra­zo­nes del de­ce­so de Es­pi­no­za.

Al mar­gen del re­sul­ta­do de es­ta in­ves­ti­ga­ción, el ca­so tra­jo de vuel­ta el de­ba­te en torno a las de­ten­cio­nes ciu­da­da­nas o gol­pi­zas. Se­gún el es­tu­dio Con­flic­to so­cial: los mo­ti­vos de la jus­ti­fi­ca­ción de la vio­len­cia en Chi­le, rea­li­za­do por el Cen­tro de Es­tu­dios de Con­flic­tos y Cohe­sión So­cial (Coes), un 76% de los chi­le­nos jus­ti­fi­ca que “al­gu­nas per­so­nas per­si­gan y gol­peen a un ‘de­lin­cuen­te’ que aca­ba de co­me­ter un asal­to.

El tra­ba­jo, que se­rá da­do a co­no­cer hoy, es par­te un in­ves­ti­ga­ción ma­yor de­no­mi­na­da Es­tu­dio Lon­gi­tu­di­nal So­cial de Chi­le, que con­sis­te en una en­tre­vis­ta anual a 3 mil chi­le­nos du­ran­te una dé­ca­da. Es­tos son los pri­me­ros re­sul­ta­dos y co­rres­pon­den a 2016.

¿Qué fac­to­res pue­den es­tar tras un por­cen­ta­je tan al­to? Héc­tor Car­va­cho, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía de la U. Ca­tó­li­ca e in­ves­ti­ga­dor del Coes, ex­pli­ca que “en Chi­le los ni­ve­les de inseguridad son muy al­tos y no tie­nen co­rre­la­to con los ni­ve­les ob­je­ti­vos de se­gu­ri­dad, que en el contexto in­ter­na­cio­nal es bas­tan­te bueno. Ade­más, es­ta­mos pa­san­do por una crisis de las ins­ti­tu­cio­nes que tam­bién fa­vo­re­ce la apro­ba­ción de mo­dos ‘al­ter­na­ti­vos’ de re­sol­ver los con­flic­tos”, plan­tea.

Las res­pues­tas a es­ta pre- gun­ta, y to­das las del es­tu­dio, se ana­li­za­ron por gé­ne­ro po­si­ción po­lí­ti­ca y cla­se so­cial sub­je­ti­va (aque­lla a la que de­cla­ra per­te­ne­cer la gen­te). “El apo­yo a los lin­cha­mien­tos es ma­yor en­tre per­so­nas de de­re­cha (81%) y de cen­tro (78%), así co­mo en­tre per­so­nas de cla­se so­cial sub­je­ti­va me­dia (79%) y me­dia-ba­ja (76%)”, agre­ga la in­ves­ti­ga­ción, que afir­ma que la vio­len­cia no pa­re­ce ser un fe­nó­meno de iz­quier­da o de de­re­cha, ni de cla­se so­cial ba­ja o de cla­se so­cial al­ta.

Ade­más de la al­ta jus­ti­fi­ca­ción de la vio­len­cia que bus­ca con­tro­lar la de­lin­cuen­cia, se su­ma que el 88% de las per­so­nas cree que los jue­ces de­be­rían dar con­de­nas más lar­gas a quie­nes co­me­ten asal­tos

En sus con­clu­sio­nes, el es­tu­dio plan­tea que “la acep­ta­ción del uso de la vio­len­cia de­pen­de de la si­tua­ción, del ni­vel de agre­sión y del fin que es­ta vio­len­cia pro­mue­ve”.

(ver in­fo­gra­fía).

Vio­len­cia la­bo­ral

El aná­li­sis tam­bién re­ve­la que en el ám­bi­to la­bo­ral y fa­mi­liar hay to­le­ran­cia a la vio­len­cia. En el cam­po la­bo­ral, si bien un 49% de los en­tre­vis­ta­dos con­si­de­ró muy o ex­tre­ma­da­men­te vio­len­to que un em­plea­dor le grite a su em­plea­do por un tra­ba­jo mal he­cho, un 51% no lo con­si­de­ró muy vio­len­to. Car­va­cho, di­ce que es­ta pre­gun­ta hay que con­si­de­rar­la en contexto his­tó­ri­co, ya que ex­pli­ca que los de­re­chos la­bo­ra­les han si­do lo­gros al­can­za­dos por los tra­ba­ja­do­res a lo lar­go del Si­glo XX, don­de for­mas bru­ta­les de vio­len­cia fue­ron co­mu­nes.

“Que hoy ca­si la mi­tad de la gen­te con­si­de­re vio­len­to que un je­fe le grite es pro­ba­ble­men­te un avan­ce res­pec­to a la cul­tu­ra la­bo­ral que pre­do­mi­nó du­ran­te el si­glo pa­sa­do, pe­ro tam­bién nos mues­tra que hay un lar­go ca­mino por re­co­rrer pa­ra que el re­cha­zo a es­te ti­po de expresiones de vio­len­cia sea ge­ne­ra­li­za­do”, se­ña­la el ex­per­to.

A ni­vel fa­mi­liar, un 38% de los en­cues­ta­dos dijo que era muy vio­len­to o ex­tre­ma­da­men­te vio­len­to que una ma­dre le pe­gue una pal­ma­da a un ni­ño que rom­pió el va­so que te­nía prohi­bi­do to­car. “Que aún ha­ya quie­nes ad­mi­tan es­to co­mo un mé­to­do es una mues­tra que a pe­sar de que la sociedad al­can­ce con­sen­sos so­bre los lí­mi­tes de la vio­len­cia, en es­te ca­so ha­cia los me­no­res, to­da­vía hay mu­cho que ha­cer pa­ra que es­tos es­tán­da­res sean in­terio­ri­za­dos y de­fen­di­dos por to­dos”, ad­vier­te Car­va­cho.

El es­tu­dio plan­tea que en el contexto la­bo­ral y fa­mi­liar se ob­ser­va una im­por­tan­te to­le­ran­cia y na­tu­ra­li­za­ción de la vio­len­cia. “Es­to po­dría es­tar re­la­cio­na­do con el he­cho de que la vio­len­cia que tie­ne lu­gar en el ám­bi­to fa­mi­liar pue­de per­ci­bir­se co­mo más pri­va­da, don­de las re­la­cio­nes de po­der en­tre los in­di­vi­duos es­tán más so­cial­men­te acep­ta­das. Es de­cir, que la ma­dre tie­ne derecho a dar­le una pal­ma­da a su hi­jo si lo con­si­de­ra opor­tuno, pues tie­ne po­der so­bre él. Sin em­bar­go, el po­der que sur­ge de la re­la­ción je­rár­qui­ca en­tre un em­plea­dor y un em­plea­do no de­be ir más allá de la re­la­ción pro­fe­sio­nal, por lo que un ac­to vio­len­to se­ría po­co apro­pia­do”, di­ce la in­ves­ti­ga­ción del Coes, en la que ade­más par­ti­ci­pa­ron Mó­ni­ca Ger­ber de la U. Die­go Por­ta­les, y otros sie­te au­to­res.

Pe­ro no to­dos fue­ron ni­ve­les al­tos de apro­ba­ción al uso de vio­len­cia. El es­tu­dio cons­ta­tó ba­jos ni­ve­les de apro­ba­ción del uso de vio­len­cia en el contexto de ma­ni­fes­ta­cio­nes y de vio­len­cia apli­ca­da con­tra la mu­jer, don­de el por­cen­ta­je fue de 9%.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.