Ca­so Na­bi­la: la du­ra crí­ti­ca del go­bierno al fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma

► El má­xi­mo tri­bu­nal re­ba­jó la con­de­na de Mau­ri­cio Or­te­ga, agre­sor de Na­bi­la Ri­fo, de 26 a 18 años. ► La mi­nis­tra del Mi­nis­te­rio de la Mujer y el abo­ga­do de In­te­rior cues­tio­na­ron el cri­te­rio del má­xi­mo tri­bu­nal.

La Tercera - - Temas De Hoy - Lam­ber­to Cis­ter­nas

V. Ri­ve­ra, F. Duar­te y J. Ver­de­jo

Cer­ca de 50 per­so­nas se ubi­ca­ron ayer a las afue­ras del Pa­la­cio de Tri­bu­na­les, por ca­lle Com­pa­ñía. En su ma­yo­ría eran mu­je­res que se ma­ni­fes­ta­ban con me­gá­fo­nos y pan­car­tas por lo que es­ta­ba ocu­rrien­do al in­te­rior de la Cor­te Su­pre­ma: el má­xi­mo tri­bu­nal da­ba a co­no­cer la re­ba­ja de con­de­na de la ex pa­re­ja de Na­bi­la Ri­fo, Mau­ri­cio Or­te­ga, quien fue acu­sa­do de gol­pear y sa­car­le los ojos a la mujer, en Coy­hai­que, Re­gión de Ay­sén, el 14 de ma­yo de 2016.

El ca­so ge­ne­ró im­pac­to en la opi­nión pú­bli­ca una vez co­no­ci­dos los de­ta­lles del he­cho, abrien­do el de­ba­te en torno al fe­mi­ci­dio y a la violencia de gé­ne­ro. In­clu­so, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let via­jó a re­unir­se con Na­bi­la pa­ra ma­ni­fes­tar­le su apo­yo.

Sin em­bar­go, es­te fin de se­ma­na los áni­mos vol­vie­ron cris­par­se, tan­to en la ciu­da­da­nía y las au­to­ri­da­des, cuan­do

ade­lan­tó el acuer­do de los mi­nis­tros de la Se­gun­da Sa­la de la Cor­te Su­pre­ma en es­te ca­so, lo cual fue ra­ti­fi­ca­do ayer: se aco­gió par­cial­men­te el re­cur­so de nu­li­dad pre­sen­ta­do por la de­fen­sa del Or­te­ga y se re­ba­jó la sen­ten­cia del con­de­na­do de 26 a 18 años, pues pa­ra los cua­tro de los cin­co mi­nis­tros que vo­ta­ron, no exis­ten an­te­ce­den­tes en la cau­sa que prue­ben el de­li­to de fe­mi­ci­dio frus­tra­do.

El fa­llo no só­lo en­con­tró una reac­ción crí­ti­ca en los ma­ni­fes­tan­tes que es­ta­ban fue­ra del Pa­la­cio de Tri­bu­na­les, sino que tam­bién en La Mo­ne­da. El go­bierno ha mo­ni­to­rea­do el ca­so, pues ac­túa co­mo que­re­llan­te a tra­vés de la Sub­se­cre­ta­ría del In­te­rior y del Mi­nis­te­rio de la Mujer y Equi­dad de Gé­ne­ro. Es por ello que ayer en la Cor­te Su­pre­ma es­ta­ban los je­fes de ju­rí­di­ca de am­bas re­par­ti­cio­nes. Uno de es­tos, Luis Co­rrea Bluas abo­ga­do de In­te­rior, en­tre­gó las pri­me­ras apre­cia­cio­nes: “No es­ta­mos de acuer­do, no cree­mos que

“El fa­llo no nos de­ja con­for­mes (...). Nos di­fi­cul­ta el pen­sar que no ha­ya si­do con in­ten­ción ho­mi­ci­da”.

Clau­dia Pas­cual, mi­nis­tra de la Mujer y Equi­dad de Gé­ne­ro

Ter­ce­ra

Re­por­ta­jes de La

(ver pá­gi­na 4),

un tri­bu­nal de de­re­cho, co­mo es la Cor­te Su­pre­ma, pue­da ha­cer una apre­cia­ción de la prue­ba. Por en­de, no com­par­ti­mos el ra­zo­na­mien­to de la cor­te y sus­cri­bi­mos com­ple­ta­men­te al vo­to de mi­no­ría del mi­nis­tro Mil­ton Jui­ca”. Co­rrea, in­clu­so, re­cu­rrió a un di­cho po­pu­lar pa­ra ex­pli­car su desacuer­do y di­jo que “es un fe­mi­ci­dio frus­tra­do aquí y en la que­bra­da del ají. Quien sos­ten­ga lo con­tra­rio, no lo com­par­ti­mos”.

La mi­nis­tra de la Mujer, Clau­dia Pas­cual, tam­bién ma­ni­fes­tó su desacuer­do: “No nos de­ja con­for­mes, en cuan­to el ha­ber agre­di­do de ma­ne­ra bru­tal a Na­bi­la Ri­fo, pro­vo­cán­do­le esas tre­men­das le­sio­nes, nos di­fi­cul­ta el pen­sar que no ha­ya si­do con in­ten­ción ho­mi­ci­da. Lo que no­so­tros que­re­mos es se­guir avan­zan­do en un país que no so­lo so­cial­men­te condene la violencia, sino que tam­bién pue­da ir avan­zan­do con sus dis­tin­tos po­de­res, sus dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes, ha­cia una con­de­na y a una erra­di­ca­ción de la violencia en con­tra de las mu­je­res”.

Los ar­gu­men­tos del fa­llo

La re­so­lu­ción del má­xi­mo tri­bu­nal res­pon­de a un re­cur­so de nu­li­dad pre­sen­ta­do por la de­fen­sa de Mau­ri­cio Or­te­ga, que pre­ten­día anu­lar el jui­cio, pues con­si­de­ra­ba que se vul­ne­ra­ron los de­re­chos de su re­pre­sen­ta­do en la in­ves­ti­ga­ción. Ade­más, con­si­de­ra­ba que la con­de­na por fe­mi­ci­dio frus­tra­do no se ajus­ta­ba a la nor­ma.

Es en es­te úl­ti­mo pun­to don­de la Su­pre­ma vo­tó a fa­vor del re­cu­rren­te. La sen­ten­cia di­ce que no hay “uni­dad de acción” que per­mi­ta ca­li­fi­car el fe­mi­ci­dio frus­tra­do, por­que en los he­chos se die­ron dos mo­men­tos dis­tin­tos: el pro­vo­car el de­li­to de le­sio­nes sim­ple­men­te gra­ves (gol­pes con tro­zos de con­cre­to), y otro, el de­li­to de le­sio­nes gra­ves gra­ví­si­mas (la ex­trac­ción de los ojos).

“A jui­cio de los mi­nis­tros fir­man­tes del vo­to de ma­yo­ría de es­ta sen­ten­cia, ese re­gre­so del agen­te (Or­te­ga) po­ne en du­da más que ra­zo­na­ble la ca­li­fi­ca­ción de do­lo di­rec­to ho­mi­ci­da atri­bui­da al ele­men­to sub­je­ti­vo del pri­mer ata­que”, se­ña­la el fa­llo. El do­cu­men­to agre­ga que Or­te­ga “agre­de nue­va­men­te a la mujer, es­ta vez con me­ro do­lo de le­sio­nar -no de ma­tar- y la mu­ti­la, lo que evi­den­te­men­te no apa­re­ce co­mo una con­duc­ta es­pe­ra­ble en quien mi­nu­tos an­tes ha pues­to de su par­te to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra dar­le muer­te”.

Más tar­de, el mi­nis­tro vo­ce­ro de la Cor­te Su­pre­ma -e in­te­gran­te de la Se­gun­da Sa­la-, Lam­ber­to Cis­ter­nas, ex­pli­có que “no que­dó de­mos­tra­do ca­bal­men­te en el pro­ce­so esa in­ten­ción de ma­tar. El do­lo de ma­tar, en de­fi­ni­ti­va, eso no que­dó acre­di­ta­do. Sí que­da­ron acre­di­ta­dos los he­chos, los gol­pes, la mu­ti­la­ción de los ojos, pe­ro no se pro­bó la cohe­ren­cia di­rec­ta que per­mi­tie­ra de­jar es­ta­ble­ci­do, sin lu­gar a du­das, la in­ten­ción del fe­mi­ci­dio”.

La in­ter­pre­ta­ción de los su­pre­mos no fue com­par­ti­da por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. El fis­cal re­gio­nal de Ay­sén, Mau­ri­cio Salgado, di­jo “res­pe­tar” la vi­sión del má­xi­mo tri­bu­nal y res­pon­dió an­te el cues­tio­na­mien­to a las prue­bas: “Na­bi­la re­ci­bió múl­ti­ples gol­pes en el ros­tro, que la man­tu­vie­ron en una si­tua­ción de co­ma du­ran­te va­rios días. Fue tras­la­da­da des­de Coy­hai-

“No que­dó de­mos­tra­do ca­bal­men­te en el pro­ce­so esa in­ten­ción de ma­tar, el do­lo de ma­tar. Eso no que­dó acre­di­ta­do”.

Mi­nis­tro de la Cor­te Su­pre­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.