“El fa­llo de la ma­yo­ría me pa­re­ce acer­ta­do”

La Tercera - - Temas De Hoy -

¿Qué le pa­re­ce que la Cor­te Su­pre­ma ha­ya aco­gi­do par­cial­men­te el re­cur­so de nu­li­dad?

En es­te ca­so, lo que el fa­llo afir­ma, de­jan­do de la­do la vio­la­ción de mo­ra­da, es que hay dos ac­cio­nes se­pa­ra­das: una cons­ti­tu­ti­va del de­li­to de le­sio­nes gra­ves gra­ví­si­mas por arran­car­le los ojos y otra acción to­tal­men­te dis­tin­ta de la an­te­rior, cons­ti­tu­ti­va de las le­sio­nes gra­ves. En es­ta se­gun­da acción, el Tri­bu­nal de Coy­hai­que, en su vo­to de ma­yo­ría, en­ten­día que ha­bía in­di­cios su­fi­cien­tes pa­ra dar pro­ba­da la exis­ten­cia de do­lo y la Cor­te Su­pre­ma es­ti­ma que esos in­di­cios no son su­fi­cien­tes y, en ese sen­ti­do, el fa­llo de la ma­yo­ría me pa­re­ce acer­ta­do.

En­ton­ces, es­te fa­llo era uno de los es­ce­na­rios pro­ba­bles…

Des­de el mo­men­to en que se reali­zó el pri­me­ro de los ale­ga­tos, es­ta era una de las po­si­bi­li­da­des que exis­tían.

¿Eso es por­que la fis­ca­lía no fue ca­paz de pre­sen­tar bien sus ar­gu­men­tos?

Siem­pre com­pe­te al Mi­nis­tro Pú­bli­co pro­bar las ba­ses de su impu­tación. Si el tri­bu­nal es­ti­ma que la impu­tación no fue acre­di­ta­da, eso quie­re de­cir que la fis­ca­lía no lo­gró acre­di­tar­la.

¿Y có­mo se les pue­de ex­pli­car, por ejem­plo, a esas mu­je­res que pro­tes­ta­ron afue­ra de la Cor­te Su­pre­ma es­te fa­llo?

Es que esa gen­te tie­ne otras reivindicaciones. Uno pue­de es­tar consciente de que vi­vi­mos en una so­cie­dad pa­triar­cal y que las mu­je­res se ven en des­ven­ta­ja por esa si­tua­ción de la violencia de gé­ne­ro. Pe­ro el ins­tru­men­to pe­nal es­tá con­di­cio­na­do a que se prue­ben los he­chos. El or­de­na­mien­to ju­rí­di­co de­be ha­cer­se car­go de los pro­ble­mas de gé­ne­ro, pe­ro sea cuál sea la re­gu­la­ción, si no es­tán pro­ba­dos sus pre­su­pues­tos, no pue­de apli­car­se. Aun­que se es­ta­ble­cie­ra la pe­na de muer­te pa­ra el fe­mi­ci­dio, si no es­tán acre­di­ta­dos sus pre­su­pues­tos, no po­drá apli­car­se.

¿Có­mo pue­de en­ten­der­se la di­fe­ren­cia de cri­te­rios en­tre el Tri­bu­nal de Coy­hai­que y la C. Su­pre­ma?

La pri­me­ra fue una re­so­lu­ción di­vi­di­da, dos vo­tos con­tra uno, y es la esen­cia de los re­cur­sos la po­si­bi­li­dad de cam­bio del sen­ti­do de las re­so­lu­cio­nes. Es un de­re­cho hu­mano fun­da­men­tal re­co­no­ci­do, tan­to por la de­cla­ra­ción de de­re­chos hu­ma­nos co­mo por el Pac­to de San Jo­sé de Costa Ri­ca, el de­re­cho a una re­vi­sión in­te­gral del fa­llo.

¿Cree que es­ta de­ci­sión pue­da sen­tar pre­ce­den­te de ca­ra a otros jui­cios por ca­sos si­mi­la­res?

En Chi­le no te­ne­mos un sis­te­ma de pre­ce­den­tes. Aho­ra, los cri­te­rios ju­ris­pru­den­cia­les son usa­dos, pe­ro de lo que se tra­ta es de es­ta­ble­cer in­di­cios que permitan acre­di­tar la in­ten­ción de ma­tar y eso es en un fe­mi­ci­dio, ho­mi­ci­dio, pa­rri­ci­dio o el de­li­to con­tra la vi­da que fue­ra. Pa­ra eso hay mu­chas re­so­lu­cio­nes an­te­rio­res y va a ha­ber mu­chas pos­te­rio­res.b

ERRO­RES EN EL PRO­CE­SO “Siem­pre com­pe­te al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co pro­bar las ba­ses de su impu­tación”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.