Hi­jo de Trump in­ten­ta ale­jar­se de la “tra­ma ru­sa” y re­ve­la co­rreos “com­pro­me­te­do­res”

► “Me en­can­ta­ría”, di­jo el hi­jo ma­yor del Pre­si­den­te an­te la ofer­ta so­bre in­for­ma­ción per­ju­di­cial de Hi­llary. ► Los co­rreos son un in­di­cio de que la cam­pa­ña de Trump se co­lu­dió con los ru­sos, se­gún los ex­per­tos.

La Tercera - - Mundo - Cons­tan­za Cruz D.

Do­nald Trump Jr. in­ten­tó po­ner ayer pun­to fi­nal a la con­tro­ver­sia que lo tie­ne en el ojo del hu­ra­cán des­de el fin de se­ma­na. Eso, lue­go de que el dia­rio The New York Ti­mes re­ve­la­ra que el pri­mo­gé­ni­to del Pre­si­den­te de EE.UU. se reunió con la abo­ga­da ru­sa Na­ta­lia Ve­sel­nits­ka­ya en ju­nio de 2016 pa­ra que és­ta le en­tre­ga­ra in­for­ma­ción per­ju­di­cial so­bre la en­ton­ces can­di­da­ta Hi­llary Clin­ton, las crí­ti­cas han abun­da­do. A pe­sar de que el do­min­go el hi­jo del Pre­si­den­te di­jo que las de­cla­ra­cio­nes de la abo­ga­da fue­ron “va­gas” y “am­bi­guas”, has­ta ese mi­nu­to no se ha­bía da­do a co­no­cer el con­te­ni­do de la reunión. Se­gún “Donny”, co­mo le di­cen, la reunión se cen­tró en las adop­cio­nes de ni­ños ru­sos en EE.UU.

Pe­ro ayer, pa­ra ale­jar su nom­bre del fan­tas­ma de la “tra­ma ru­sa”, Do­nald Jr. re­ve­ló una se­rie de co­rreos elec­tró­ni­cos que in­ter­cam­bió con el pu­bli­cis­ta británico Rob Golds­to­ne, quien ges­tio­nó el en­cuen­tro del 9 de ju­nio, al que tam­bién acudió el yerno del Pre­si­den­te, Ja­red Kush­ner y el en­ton­ces je­fe de cam­pa­ña, Paul Ma­na­fort.

Trump pos­po­ne vi­si­ta a Reino Uni­do pa­ra 2018

La vi­si­ta ofi­cial del Pre­si­den­te Do­nald Trump a Reino Uni­do, ini­cial­men­te pre­vis­ta pa­ra es­te año, se­rá pos­pues­ta pa­ra el 2018 por un “pro­ble­ma de agen­das”, in­for­mó ayer la Ca­sa Blan­ca. La pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May, in­vi­tó a Trump a Lon­dres po­co des­pués de la asun­ción del man­da­ta­rio.

“Pa­ra ser to­tal­men­te trans­pa­ren­te, es­toy re­ve­lan­do la ca­de­na com­ple­ta de co­rreos”, es­cri­bió en su de­cla­ra­ción di­fun­di­da en Twit­ter, don­de se­ña­la que Golds­to­ne fue el in­ter­me­dia­rio de una pe­ti­ción rea­li­za­da por Emin Aga­la­rov, una es­tre­lla de pop ru­sa cu­yo pa­dre, Aras Aga­la­rov, tie­ne la­zos con Vla­di­mir Pu­tin y se unió a Trump pa­ra lle­var el con­cur­so de Miss Uni­ver­so a Moscú en 2013. Se­gún el Ti­mes, am­bas fa­mi­lias -Trump y Aga­la­rov- cre­cie­ron jun­tas.

El pri­mer co­rreo, con fe­cha del 3 de ju­nio de 2016, se­ña­la que el ex so­cio co­mer­cial de Trump fue con­tac­ta­do por un al­to ofi­cial del go­bierno ru­so pa­ra ofre­cer­le in­for­ma­ción per­ju­di­cial so­bre la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do. Los do­cu­men­tos “po­drían in­cri­mi­nar a Hi­llary y su ma­ne­jo con Ru­sia y se­ría muy útil pa­ra tu pa­dre. Ob­via­men­te es­ta es in­for­ma­ción sen­si­ble y de al­to ni­vel, pe­ro es par­te del apo­yo de Ru­sia y su go­bierno a Trump”, es­cri­bió Golds­to­ne.

Só­lo pa­sa­ron 17 mi­nu­tos y el hi­jo de Trump res­pon­dió, sin mos­trar sig­nos de sor­pre­sa. “Si es lo que di­ces, me en­can­ta­ría”, es­cri­bió. Seis días des­pués el en­cuen­tro tu­vo lu­gar en el pi­so 25 de la To­rre Trump de Nue­va York.

El cru­ce de co­rreos encendió aún más la in­cóg­ni­ta de si el equi­po de Trump se co­lu­dió con los ru­sos en la cam­pa­ña. Las agen­cias de in­te­li­gen­cia han con­clui­do que Ru­sia in­ter­vino en las elec­cio­nes a fa­vor del re­pu­bli­cano, fil­tran­do in­for­ma­ción a tra­vés de Wi­ki­Leaks del Co­mi­té De­mó­cra­ta Na­cio­nal y de la cam­pa­ña de Hi­llary.

La abo­ga­da ru­sa di­jo ayer que Do­nald Jr. es­ta­ba “desean­do” y que­ría “de­ma­sia­do” la in­for­ma­ción. El Pre­si­den­te Trump di­jo que su hi­jo es “una per­so­na va­lio­sa y aplau­do su trans­pa­ren­cia”.

¿La acción de Do­nald Jr. es ile­gal? De acuer­do a la co­lum­na del dia­rio The Was­hing­ton Post, Am­ber Phi­llips, la co­lu­sión es un tér­mino po­lí­ti­co y no cri­mi­nal, y en es­te ca­so lo que im­por­ta es si es que hu­bo cons­pi­ra­ción. “Se pue­de ir a la cár­cel por cons­pi­rar con un ad­ver­sa­rio ex­tran­je­ro pa­ra in­fluir o so­ca­var una elec­ción”, se­ña­la. De acuer­do con la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se, los co­rreos son el in­di­cio más cla­ro de que la cam­pa­ña de Trump es­ta­ba dis­pues­ta a rea­li­zar un tra­to con un ad­ver­sa­rio ex­tran­je­ro pa­ra lle­gar a la Ca­sa Blan­ca.

La ley es­ta­ble­ce que una na­ción ex­tran­je­ra no pue­de “ha­cer una con­tri­bu­ción o do­na­ción de di­ne­ro u otro ele­men­to de va­lor, ex­pre­sar o im­plí­ci­ta­men­te pro­me­ter ha­cer una con­tri­bu­ción o do­na­ción, en re­la­ción con cual­quier elec­ción fe­de­ral, es­ta­tal, o lo­cal”. Y sos­tie­ne que es­tá prohi­bi­do acep­tar cual­quier ele­men­to de va­lor de un ex­tran­je­ro.

Do­nald Jr. se ha he­cho car­go con su her­mano Eric del im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio de su pa­dre. A pe­sar de que en un pa­sa­do fue un du­ro crí­ti­co del Pre­si­den­te -“¿Có­mo pue­des de­cir que nos quie­res? (...) Só­lo amas a tu di­ne­ro”, di­jo en 2003. Lue­go se re­con­ci­lia­ron.b “El fis­cal (...) ofre­ció pro­veer­le a la cam­pa­ña de Trump do­cu­men­tos ofi­cia­les e in­for­ma­ción que po­dría in­cri­mi­nar a Hi­llary y sus tra­tos con Ru­sia y que se­ría muy útil pa­ra tu pa­dre. Ob­via­men­te, es un ni­vel de in­for­ma­ción muy al­to y sen­si­ble, pe­ro es par­te del apo­yo de Ru­sia y su go­bierno a Trump”.

Rob Golds­to­ne

“¿Cuál crees que es la me­jor for­ma de ma­ne­jar es­ta in­for­ma­ción? (...) Tam­bién se lo pue­do en­viar a tu pa­dre vía Rho­na (asistente de Trump), pe­ro co­mo es ul­tra sen­si­ble pre­fe­ri­ría en­viár­te­lo a ti pri­me­ro”.

Do­nald Jr.

“Gra­cias Rob apre­cio eso (...) Pa­re­ce que te­ne­mos al­go de tiem­po y si es lo que di­ces, me en­can­ta­ría. ¿Po­dría lla­mar­te (...) la pró­xi­ma se­ma­na?”.

FO­TO: REUTERS.

►► Do­nald Trump Jr. le­van­ta el de­do pul­gar al la­do de su pa­dre, Do­nald Trump, des­pués del de­ba­te en sep­tiem­bre de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.