El arres­to do­mi­ci­lia­rio de Leo­pol­do Ló­pez di­vi­de a la opo­si­ción

► Li­lian Tin­to­ri agra­de­ció a la ex can­ci­ller cha­vis­ta por la li­be­ra­ción. ► Tam­bién la pre­pa­ra­ción de una pro­tes­ta pro­vo­có ro­ces con Ca­pri­les.

La Tercera - - Mundo - Ma­ría Paz Sa­las

“Mu­chos de­ben es­tar ner­vio­sos y al­gu­nos de la opo­si­ción in­clu­so han po­di­do la­men­tar la no­ti­cia”, ase­gu­ró el sá­ba­do uno de los abo­ga­dos del di­ri­gen­te opo­si­tor ve­ne­zo­lano Leo­pol­do Ló­pez, el es­pa­ñol Ja­vier Cre­ma­des. Las de­cla­ra­cio­nes tu­vie­ron lu­gar ho­ras des­pués de que el lí­der de Vo­lun­tad Po­pu­lar ob­tu­vie­ra el be­ne­fi­cio de arres­to do­mi­ci­lia­rio otor­ga­do por el go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro, en un ges­to que fue in­ter­pre­ta­do co­mo una me­di­da de­ses­pe­ra­da pa­ra cal­mar los áni­mos en el país. Ese fin de se­ma­na, Ve­ne­zue­la cum­plió 100 de pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les que han de­ja­do 92 muer­tos.

La ex­car­ce­la­ción de Ló­pez, que cum­ple una con­de­na de ca­si 14 años, fue ce­le­bra­da am­plia­men­te por la opo­si­ción, aglu­ti­na­da en la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD). Pe­ro su re­gre­so a la di­ri­gen­cia po­lí­ti­ca –al me­nos des­de su ca­sa- pu­so en evi­den­cia las fi­su­ras de la opo­si­ción, com­pues­ta por un va­ria­do gru­po de par­ti­dos.

La de­cla­ra­ción de Cre­ma­des encendió una de las pri­me­ras aler­tas, aun­que el ejem­plo más con­cre­to de desave­nen­cias se

Go­bierno re­cu­rri­rá al

TSJ pa­ra evi­tar ple­bis­ci­to

El go­ber­nan­te Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la te­nía pre­vis­to pre­sen­tar an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo un re­cur­so pa­ra que se sus­pen­da la con­sul­ta del do­min­go so­bre el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te im­pul­sa­da por la opo­si­ción, in­for­mó ayer el dipu­tado ofi­cia­lis­ta Pe­dro Carreño.

dio con el lla­ma­do “tran­ca­zo”, ac­ti­vi­dad que la opo­si­ción con­vo­có pa­ra el lu­nes co­mo par­te de las ma­ni­fes­ta­cio­nes.

La ac­ti­vi­dad es­ta­ba pla­ni­fi­ca­da pa­ra du­rar 10 ho­ras, pe­ro el pri­mer vi­ce­pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, Freddy Gue­va­ra -uno de los hom­bres fuer­tes de Ló­pez- anun­ció el do­min­go que se acor­ta­ría a dos ho­ras. Gue­va­ra fue res­pal­da­do por la es­po­sa de Ló­pez, Li­lian Tin­to­ri y am­bos ob­tu­vie­ron va­rias crí­ti­cas, es­pe­cial­men­te en las re­des so­cia­les. Una de las más du­ras fue la del gobernador de Mi­ran­da, Hen­ri­que Ca­pri­les. “¡Ma­ña­na us­ted pro­tes­ta las ho­ras que quie­ra!, ¡Us­ted es due­ño de sus de­re­chos y del país!, ¡Se­gui­mos!”, se­ña­ló el lí­der opo­si­tor.

Pe­ro en va­rios círcu­los de la opo­si­ción las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes de Tin­to­ri, lue­go de la li­be­ra­ción de su es­po­so, no ca­ye­ron pa­ra na­da bien. “Le he da­do las gra­cias a Delcy Ro­drí­guez y a Jor­ge Ro­drí­guez y les he di­cho que no pue­de ha­ber más tor­tu­ra ni pre­sos po­lí­ti­cos, que cuen­ten con­mi­go si te­ne­mos que tra­ba­jar en con­jun­to pa­ra sa­lir de la cri­sis ”, di­jo ese do­min­go, re­fi­rién­do­se a la ex can­ci­ller y al ac­tual al­cal­de de Ca­ra­cas, am­bos muy cer­ca­nos a Ma­du­ro. Sus pa­la­bras pro­vo­ca­ron mo­les­tia en un sec­tor de la opo­si­ción que se nie­ga a dia­lo­gar con el go­bierno.

La no­che del do­min­go, tan­to Freddy Gue­va­ra co­mo Tin­to­ri tu­vie­ron que re­con­si­de­rar pú­bli­ca­men­te su pos­tu­ra: afir­ma­ron que el tran­ca­zo du­ra­ría 10 ho­ras y re­cal­ca­ron que el be­ne­fi­cio de arres­to do­mi­ci­lia­rio de Leo­pol­do Ló­pez fue una de­ci­sión uni­la­te­ral del go­bierno y no una ne­go­cia­ción.

Ca­pri­les des­car­tó el lu­nes una ri­ña in­ter­na por el li­de­raz­go opo­si­tor. “¿Có­mo va­mos a bus­car una com­pe­ten­cia de li­de­raz­gos? La uni­dad es un pa­tri­mo­nio”, di­jo. Sin em­bar­go, se es­pe­ra que la con­fi­gu­ra­ción de la di­rec­ción opo­si­to­ra cam­bie en es­te nue­vo es­ce­na­rio con Ló­pez fue­ra de la cár­cel.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.