Mu­je­res re­pre­sen­tan só­lo el 33% de los in­ves­ti­ga­do­res del país

► Es po­co más que el pro­me­dio mun­dial, que al­can­za el 29% se­gún da­tos de Unes­co. ► Pe­ro to­da­vía es­tá le­jos de la pa­ri­dad, que se­ría al­can­zar en­tre el 45% y 55% de los cien­tí­fi­cos.

La Tercera - - Sociedad - Cris­ti­na Es­pi­no­za Pau­la As­tu­di­llo Jes­si­ca Gon­zá­lez

Uno de ca­da mil tra­ba­ja­do­res en Chi­le es in­ves­ti­ga­dor, de acuer­do a la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal so­bre Gas­to y Per­so­nal en I+D del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía, pe­ro de ellos só­lo el 33% es mujer, se­gún el mis­mo es­tu­dio y de acuer­do a los re­gis­tros del Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­ca de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (Unes­co). Son ca­si 4.300 las que se desem­pe­ñan en universidades, em­pre­sas, ob­ser­va­to­rios y el Es­ta­do, to­da­vía le­jos de la pa­ri­dad en cien­cias, que se con­si­gue cuan­do las mu­je­res al­can­zan en­tre el 45% y 55% de los in­ves­ti­ga­do­res lo­ca­les.

Con to­do, en es­te ám­bi­to la reali­dad chi­le­na no es­tá le­jos de la mun­dial. Se­gún los da­tos de Unes­co (ver ta­bla), el pro­me­dio de mu­je­res tra­ba­jan­do en cien­cia en el mundo es 29% y ni si­quie­ra paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo Fran­cia y Ale­ma­nia han al­can­za­do la pa­ri­dad (las mu­je­res son 26% y 28%, res­pec­ti­va­men­te). En la re­gión, Ar­gen­ti­na y Bo­li­via tie­nen da­tos que su­pe­ran el 50%, sin em­bar­go, Pau­la As­tu­di­llo, coor­di­na­do­ra ins­ti­tu­cio­nal de Gé­ne­ro de la Co­mi­sión Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Cien­tí­fi­ca y Tec­no­ló­gi­ca (Co­nicyt) des­con­fía de có­mo se le­van­tan los da­tos.

As­tu­di­llo, tam­bién di­rec­to­ra (s) de la uni­dad de es­tu­dios de Co­nicyt, es­tá a car­go de la or­ga­ni­za­ción de Gen­der Sum­mit, una cum­bre in­ter­na­cio­nal que a fi­nes de es­te año, ana­li­za­rá el te­ma en Chi­le, por lo que ya es­tá en con­tac­to con los paí­ses ve­ci­nos. “He­mos te­ni­do con­ver­sa­cio­nes con otros paí­ses de la re­gión y pa­re­ce que fué­ra­mos más si­mi­la­res de lo que al­gu­nos da­tos mues­tran. Pa­ra to­dos si­gue sien­do una deu­da el te­ma de la equi­dad de gé­ne­ro en la cien­cia, tec­no­lo­gía e in­no­va­ción”, di­ce. “To­da­vía hay tra­ba­jo trans­ver­sal que ha­cer”, agre­ga.

Ma­dres in­ves­ti­ga­do­ras

Al igual que en otros ám­bi­tos de la so­cie­dad, las mu­je­res su­fren dis­cri­mi­na­ción en las cien­cias, a va­rios ni­ve­les. “El te­ma de dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro es­tá en la es­truc­tu­ra cul­tu­ral y so­cial, y la cien­cia es par­te de eso”, di­ce As­tu­di­llo. Eso se ve en la prác­ti­ca cien­tí­fi­ca, tan­to al no in­cor­po­rar el en­fo­que de gé­ne­ro en las pre­gun­tas de in­ves­ti­ga­ción, co­mo en la in­vi­si­bi­li­za­ción del rol de ma­dre, que ten­sio­na la re­la­ción la­bo­ral, pro­vo­can­do gran par­te de las ba­rre­ras pa­ra avan­zar. Eso, por­que en ge­ne­ral, la crianza se pro­du­ce en el mis­mo pe­rio­do en que los cien­tí­fi­cos son más pro­duc­ti­vos.

La as­tró­no­ma Ma­ría Te­re­sa Ruiz, Pre­mio Na­cio­nal de Cien­cias Exac­tas y pre­si­den­ta de la Aca­de­mia Chi­le­na de Cien­cias, con­cuer­da con que la si­tua­ción de la mujer cien­tí­fi­ca en Chi­le no es tan dis­tin­ta a lo que ocu­rre en otros paí­ses, “la di­fe­ren­cia sa­la­rial ocu­rre a ni­vel mun­dial y tam­bién el es­fuer­zo ex­tra que de­be rea­li­zar una mujer cien­tí­fi­ca pa­ra avan­zar y con­ven­cer a sus su­pe­rio­res que su vo­ca­ción es real y sus ca­pa­ci­da­des y ta­len­tos son reales y va­lio­sos”, se­ña­la.

Ruiz aña­de que en las úl­ti­mas dé­ca­das ha vis­to avan­ces en la va­li­da­ción de las mu­je­res co­mo cien­tí­fi­cas y una evo­lu­ción ha­cia la pa­ri­dad de ro­les do­més­ti­cos y de cui­da­do in­fan­til en el mundo cien­tí­fi­co, pe­ro “cla­ro, se­ría desea­ble que fue­ra más rá­pi­do”, di­ce.

Jes­si­ca Gon­zá­lez, di­rec­to­ra de pro­yec­tos de Co­mu­ni­da­dMu­jer, sos­tie­ne que la si­tua­ción de las mu­je­res en la cien­cia re­pro­du­ce si­mi­la­res con­di­cio­nes de de­sigual­dad que en el mer­ca­do la­bo­ral en ge­ne­ral.

“Pri­me­ro, si­gue exis­tien­do una ba­ja par­ti­ci­pa­ción de ellas en es­ta área, si bien, se han ido in­cor­po­ran­do en los úl­ti­mos años, aún es me­nor en re­la­ción a la par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres. Se­gun­do, se ob­ser­va una seg­men­ta­ción ho­ri­zon­tal, es de­cir, las mu­je­res es­tán pre­sen­tes en al­gu­nas dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas y en otras es­tán ab­so­lu­ta­men­te au­sen­tes. Y, tam­bién, una seg­men­ta­ción ver­ti­cal, que es la au­sen­cia o ba­ja pre­sen­cia de mu­je­res en car­gos de po­der y to­ma de de­ci­sio­nes. A di­cho es­ce­na­rio se suma la bre­cha sa­la­rial de gé­ne­ro”, di­ce.

Ka­ri­na Vil­ches, aca­dé­mi­ca del de­par­ta­men­to de Ma­te­má­ti­ca, Fí­si­ca y Es­ta­dís­ti­ca de la U. Ca­tó­li­ca del Mau­le y pre­si­den­ta de la agru­pa­ción Red de In­ves­ti­ga­do­ras, di­ce que la con­di­ción de las cien­tí­fi­cas ha me­jo­ra­do sus­tan­cial­men­te des­de el año 2009, con me­di­das de gé­ne­ro en la asig­na­ción de be­cas de doc­to­ra­do, por ejem­plo, y en la eva­lua­ción de pro­duc­ti­vi­dad de otros con­cur­sos.

Se refiere a una de las me­di­das de la po­lí­ti­ca de gé­ne­ro de Co­nicyt, que per­mi­te ex­ten­der el pe­rio­do de eva­lua­ción de la pro­duc­ti­vi­dad si coin­ci­de con el que la mujer ha si­do ma­dre, otor­gán­do­le dos años más. Pe­ro en ma­te­má­ti­ca fal­tan más es­fuer­zos pa­ra que las mu­je­res con­ti­núen en la ca­rre­ra cien­tí­fi­ca. “Los es­te­reo­ti­pos de có­mo es un cien­tí­fi­co, el uso de len­gua­je se­xis­ta en las sa­las de cla­ses y en los tex­tos es­co­la­res, ade­más de la in­vi­si­bi­li­za­ción his­tó­ri­ca del queha­cer de las mu­je­res en cien­cia, en par­ti­cu­lar en la ma­te­má­ti­ca, pro­du­cen que las ni­ñas no cuen­ten con re­fe­ren­tes fe­me­ni­nos im­por­tan­tes a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal

Los re­gis­tros so­bre in­ves­ti­ga­do­res

y la can­ti­dad de pa­pers que pu­bli­can, se­gún As­tu­di­llo, no es­tán es­tan­da­ri­za­dos, en­tre otras co­sas, por­que in­clu­so sue­len es­cri­bir su nom­bre dis­tin­to, de ahí las di­fe­ren­cias en las me­di­cio­nes. En mar­zo, por ejem­plo, un aná­li­sis de la edi­to­rial El­se­vier se­ña­ló que las in­ves­ti­ga­do­ras chi­le­nas ya al­can­zan el 37%. Pro­me­dio glo­bal Amé­ri­ca La­ti­na Ar­gen­ti­na Bo­li­via

Chi­le

Uru­guay

Es­pa­ña

Fran­cia Ale­ma­nia

Reino Uni­do Por­tu­gal

Ru­sia

Tai­lan­dia

Nue­va Ze­lan­da

en la cien­cia”, di­ce Vil­ches.

Post uni­ver­si­dad

Si bien hoy más mu­je­res in­gre­san a la uni­ver­si­dad (53%), más se ti­tu­lan de ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias (55%), y el 44% al­can­za el doc­to­ra­do, re­pre­sen­tan só­lo el 31% del to­tal de la plan­ta aca­dé­mi­ca en las universidades en Chi­le. Me­nos al­can­zan pues­tos de li­de­raz­go, so­bre to­do en cien­cias exac­tas, y es­tán su­bre­pre­sen­ta­das in­clu­so en los pa­ne­les de dis­cu­sión, co­mo en el úl­ti­mo Con­gre­so del Fu­tu­ro (enero 2017), en que só­lo el 13% de los in­vi­ta­dos fue­ron mu­je­res.

Gon­zá­lez di­ce que la bre­cha en el ac­ce­so a la edu­ca­ción se ha ce­rra­do, “pe­ro si ve­mos qué es­tu­dian y qué pa­sa con ellas des­pués que es­tu­dian, hay un fe­nó­meno que es bien par­ti­cu­lar a nues­tro país”. Se ve que si­guen con­cen­tra­das en al­gu­nas ca­rre­ras (salud, edu­ca­ción y cien­cias so­cia­les) e in­ves­ti­gan­do prin­ci­pal­men­te en edu­ca­ción y salud, pe­ro hay me­nos en ca­rre­ras re­la­cio­na­das con cien­cias, tec­no­lo­gías, in­ge­nie­rías y ma­te­má­ti­cas. “A su vez, de las mu­je­res que es­tu­dian no to­das se in­ser­tan al mer­ca­do la­bo­ral y ese fe­nó­meno es muy pro­pio de Chi­le. Es­ta re­la­ción no res­pon­de a los ni­ve­les de edu­ca­ción que ac­tual­men­te tie­nen las mu­je­res en el país”, agre­ga.

Pre­ten­der que se in­ser­ten no es só­lo por con­se­guir la igual­dad de gé­ne­ro co­mo cues­tión de de­re­chos hu­ma­nos, sino por­que hay evi­den­cia su­fi­cien­te pa­ra de­cir que la igual­dad de gé­ne­ro apor­ta en las actividades de I+D, di­ce As­tu­di­llo. “Una me­jor y ma­yor in­ser­ción del ta­len­to de las mu­je­res apor­ta a la ca­li­dad y a la ex­ce­len­cia de la in­ves­ti­ga­ción, al desa­rro­llo país, en tér­mi­nos de me­jo­ra­mien­to de brechas sa­la­ria­les, por ejem­plo. Un equi­po más di­ver­so pue­de, pro­ba­ble­men­te, al­can­zar re­sul­ta­dos de in­ves­ti­ga­ción o so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas me­jo­res o con me­jo­res re­sul­ta­dos”, en­fa­ti­za.b

“El te­ma de dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro es­tá en la es­truc­tu­ra cul­tu­ral y so­cial, y la cien­cia es par­te de eso”.

Co­nicyt

“De las mu­je­res que es­tu­dian no to­das se in­ser­tan al mer­ca­do la­bo­ral y ese fe­nó­meno es muy pro­pio de Chi­le”.

Co­mu­ni­da­dMu­jer

BRE­CHA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.