Pla­ta­for­ma de hie­lo de la An­tár­ti­ca se fractura y crea gi­gan­tes­co ice­berg

► El tém­pano mo­di­fi­ca pa­ra siem­pre el pai­sa­je de la Pe­nín­su­la An­tár­ti­ca. ► Se­gún los ex­per­tos es tem­prano pa­ra cul­par di­rec­ta­men­te al cam­bio climático.

La Tercera - - Temas De Hoy - Cris­ti­na Es­pi­no­za

Con un mi­llón de mi­llo­nes de to­ne­la­das mé­tri­cas de pe­so, el ice­berg A68, que se des­pren­dió ayer des­de la pla­ta­for­ma Lar­sen C, en la Pe­nín­su­la An­tár­ti­ca, no es el más gran­de que ha sa­li­do del con­ti­nen­te blan­co, pe­ro sí el más mo­ni­to­rea­do.

Des­de 2010, una par­te de la pla­ta­for­ma, ubi­ca­da en la cos­ta orien­tal de la pe­nín­su­la, mos­tra­ba una grie­ta, vis­ta des­de imá­ge­nes sa­te­li­ta­les, que en 2014 co­men­zó a avan­zar ace­le­ra­da­men­te. En enero de es­te año ya ha­bía re­co­rri­do 175 km, y des­de en­ton­ces se es­pe­cu­la­ba so­bre cuán­to tar­da­ría en com­ple­tar los 20 km res­tan­tes pa­ra des­pren­der­se y sol­tar un gi­gan­tes­co ice­berg de 5.800 km2 de su­per­fi­cie, uno de los más gran­des de la his­to­ria. Fi­nal­men­te, ocu­rrió.

No es po­si­ble sa­ber el mo­men­to exac­to de la rup­tu­ra, só­lo que fue en­tre el lu­nes 10 y es­te miér­co­les, ya que no se tie­nen imá­ge­nes sa­te­li­ta­les dia­rias. In­ves­ti­ga­do­res del pro­yec­to Mi­das, de la U. de Swan­sea, en Reino Uni­do, que lo mo­ni­to­rean des­de 2014, anun­cia­ron que el ice­berg ya es­tá li­bre, res­tan­do un área de más del 12% a la pla­ta­for­ma Lar­sen C, la cuar­ta más gran­de del con­ti­nen­te blan­co, y ha­cien­do que el pai­sa­je de la Pe­nín­su­la An­tár­ti­ca cam­bie “pa­ra siem­pre”.

A pe­sar de lo es­pec­ta­cu­lar del even­to, a los cien­tí­fi­cos les sor­pren­de el ni­vel de in­te­rés en lo que ellos se­ña­lan que es una ocu­rren­cia ra­ra, pe­ro na­tu­ral, se­gún es­cri­bió Adrian Luck­man, lí­der del pro­yec­to Mi­das en The Con­ver­sa­tion. “La rup­tu­ra de Lar­sen C y el ‘par­to’ del ice­berg no es una ad­ver­ten­cia de un au­men­to in­mi­nen­te del ni­vel del mar, y cual­quier víncu­lo con el cam­bio climático es­tá le­jos de ser sen­ci­llo”, ase­gu­ró.

Adam Booth, pro­fe­sor de ex­plo­ra­ción geo­fí­si­ca en la U. de Leeds (Reino Uni­do) y par­te del equi­po Mi­das, se­ña­la que, des­de la pers­pec­ti­va gla­cio­ló­gi­ca, más im­por­tan­te que el des­pren­di­mien­to es la vul­ne­ra­bi­li­dad a la que aho­ra es­tá ex­pues­ta la pla­ta­for­ma, que po­dría co­lap­sar, co­mo ya lo hi­cie­ron sus ve­ci­nas Lar­sen A y B, en 1995 y 2002, res­pec­ti­va­men­te.

“Es po­si­ble que Lar­sen C es­té me­nos es­ta­ble, aun­que cual­quier co­lap­so fu­tu­ro to­da­vía pue­de es­tar a años de dis­tan­cia. El asun­to im­por­tan­te es que si las pla­ta­for­mas flo­tan­tes co­lap­san, sus gla­cia­res tri­bu­ta­rios son más pro­pen­sos a ace­le­rar­se y ahí es cuan­do po­de­mos ver más au­men­to del ni­vel del mar”, ex­pli­ca a La Ter­ce­ra.

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res es tem­prano pa­ra cul­par di­rec­ta­men­te al cam­bio climático, pues hay imá­ge­nes sa­te­li­ta­les de los años 80 que mues­tran la fi­su­ra y no hay evi­den­cia di­rec­ta que vin­cu­le su cre­ci­mien­to al ca­len­ta­mien­to at­mos­fé­ri­co, lo que sí ocu­rrió con las pla­ta­for­mas Lar­sen A y B.

Booth in­di­ca que ac­tual­men­te pa­re­ce no ha­ber una co­rre­la­ción di­rec­ta en­tre el com­por­ta­mien­to de la grie­ta y al­gu­na se­ñal cli­má­ti­ca. “Hay otras par­tes de la pla­ta­for­ma, por ejem­plo, sus en­tra­das aguas arri­ba, que pa­re­cen res­pon­der a las fluc­tua­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra, pe­ro el pro­gre­so de la grie­ta en sí no mues­tra una re­la­ción si­mi­lar”, ase­gu­ra.

Paul Ho­lland, ex­per­to del Bri­tish An­tar­ctic Sur­vey (BAS), ex­pli­ca que el des­pren­di­mien­to de ice­bergs es una par­te nor­mal del ci­clo de vi­da de las pla­ta­for­mas de hie­lo de la An­tár­ti­ca. “Es­te ice­berg es un ejem­plo muy gran­de y por eso es inusual”, di­ce a La Ter­ce­ra.

Los cien­tí­fi­cos han es­ta­do ob­ser­ván­do­lo, por­que su­po­ne una ame­na­za de co­lap­so a la pla­ta­for­ma, agre­ga. “Sin em­bar­go, nues­tra me­jor es­ti­ma­ción es que el ice­berg que se ha des­pren­di­do ha de­ja­do la pla­ta­for­ma Lar­sen C en un es­ta­do es­ta­ble y, por lo tan­to, en equi­li­brio no de­be­mos preo­cu­par­nos por la es­ta­bi­li­dad de la pla­ta­for­ma”, di­ce. Pe­ro co­mo la com­pren­sión de la es­ta­bi­li­dad de la pla­ta­for­ma de hie­lo no es per­fec­ta, se­gui­rán ob­ser­ván­do­la pa­ra de­tec­tar cual­quier signo que pu­die­ra sig­ni­fi­car un nue­vo des­pren­di­mien­to de tém­pa­nos.

An­drés Ri­ve­ra, gla­ció­lo­go del Cen­tro de Es­tu­dios Cien­tí­fi­cos (Cecs) de Val­di­via, in­di­ca que las imá­ge­nes sa­te­li­ta­les mues­tran pe­que­ñas grie­tas en la par­te nor­te de Lar­sen C que po­drían dar ori­gen a pe­que­ños des­pren­di­mien­tos, pe­ro nin­gún mo­de­lo mues­tra un co­lap­so de la pla­ta­for­ma en el cor-

FO­TO: AP /BAS

►► Ima­gen de la grie­ta en fe­bre­ro de 2017, du­ran­te una ex­pe­di­ción de cien­tí­fi­cos de la Bri­tish An­tar­ctic Sur­vey.

►► Ima­gen de la fractura cap­tu­ra­da por el sa­té­li­te Sen­ti­nel 1.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.