Ba­che­let y los ni­ños

La Tercera - - Opinión - Ma­ría de los Án­ge­les Fer­nán­dez Cien­tis­ta po­lí­ti­ca

SI A AL­GUIEN le que­da­ban du­das acer­ca del am­bi­guo com­pro­mi­so de la Pre­si­den­ta Ba­che­let con las mu­je­res, el pa­pel de La Mo­ne­da en el re­cha­zo de la Cá­ma­ra de Dipu­tados al in­for­me de la co­mi­sión Se­na­me vie­ne a co­rro­bo­rar­lo. De­cir al­go así, es cier­to, sue­na ra­di­cal y has­ta con­tra in­tui­ti­vo. Da­do que las chi­le­nas te­ne­mos, por fin, un mi­nis­te­rio pa­ra no­so­tras, de­bié­ra­mos es­tar fe­li­ces. Ade­más, se ha in­ten­ta­do man­te­ner los al­tos ni­ve­les de re­pre­sen­ta­ción sus­tan­ti­va lo­gra­dos du­ran­te el go­bierno an­te­rior. Se en­tien­de por tal la pro­mo­ción de los in­tere­ses, en es­te ca­so los de las mu­je­res, tra­tan­do de cap­tu­rar el con­te­ni­do de las de­ci­sio­nes que las be­ne­fi­cia­rían. Ahí es­tán me­di­das co­mo la ley de cuo­tas, po­lí­ti­cas pa­ra pro­mo­ver el em­pren­di­mien­to fe­me­nino y la ener­gía co­lo­ca­da en la tra­mi­ta­ción de una ley de des­pe­na­li­za­ción del abor­to por tres cau­sa­les, to­da­vía en trá­mi­te. Se ha tra­ta­do, en sín­te­sis, de com­bi­nar la “po­lí­ti­ca de la pre­sen­cia” (una mu­jer a la ca­be­za del país) con la “po­lí­ti­ca de las ideas”.

An­ne Phi­llips, im­pul­so­ra de es­ta di­fe­ren­cia­ción, de­fien­de que las mu­je­res ten­gan una iden­ti­dad dis­tin­ti­va co­mo gru­po so­cial, ba­sa­da en una se­rie de in­tere­ses co­mu­nes co­mo el cui­da­do de la fa­mi­lia, los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos o la igual­dad de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les y edu­ca­ti­vas. Es­ta afir­ma­ción, pun­tua­li­za, no de­be con­du­cir a ase­ve­ra­cio­nes de ca­rác­ter esen­cia­lis­ta res­pec­to a su iden­ti­dad. Por lo de­más, aña­de, hom­bres y mu­je­res nos en­con­tra­mos atra­ve­sa­dos por dis­tin­tas iden­ti­da­des, las que pue­den pre­do­mi­nar de ma­ne­ra in­dis­tin­ta en di­fe­ren­tes mo­men­tos de nues­tras vi­das. Se­ña­la que la va­rie­dad de iden­ti­da­des de las mu­je­res no in­va­li­da el he­cho de que par­te de sus preo­cu­pa­cio­nes vie­nen mar­ca­dos por el sexo y que el ar­gu­men­to de los in­tere­ses no se es­ta­ble­ce, por tan­to, de acuer­do a unos uni­fi­ca­dos pé­trea­men­te en torno a las mu­je­res sino más bien en cuan­to a sus di­fe­ren­cias con re­la­ción a los que mo­vi­li­zan a los hom­bres.

Por tan­to, no es exa­ge­ra­do afir­mar que lo que se re­la­cio­ne con la infancia es al­go que preo­cu­pa a las mu­je­res su­peran­do, in­clu­so, even­tua­les di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas. Que Ba­che­let la con­sig­na­ra co­mo prio­ri­dad du­ran­te su pri­mer man­da­to po­si­bi­li­tó un cam­bio so­cial en la conversación so­bre los ni­ños, que so­lían en­trar a la agen­da po­lí­ti­ca cuan­do acon­te­cía al­gu­na tra­ge­dia en los re­cin­tos del Se­na­me. Im­pul­só en 2006 la crea­ción del pro­gra­ma “Chi­le cre­ce con­ti­go”, en el mar­co de un sis­te­ma in­ter­sec­to­rial de pro­tec­ción so­cial. Lo sus­ten­tó en la ape­la­ción a una “éti­ca del cui­da­do”, ex­traí­da de la fi­lo­so­fía mo­ral fe­mi­nis­ta y que ex­pli­ca, en par­te, la so­li­da­ri­dad de gé­ne­ro que lo­gró con­ci­tar. El es­fuer­zo del Con­se­jo Na­cio­nal de la Infancia por ela­bo­rar una po­lí­ti­ca na­cio­nal con en­fo­que de de­re­chos no ha lo­gra­do so­bre­po­ner­se a la ima­gen de un Es­ta­do aban­do­nan­do a 1.313 ni­ños, has­ta lle­gar a su muer­te.

Por lo de­más, se ha se­ña­la­do que la Ba­che­let que re­gre­só de Nue­va York era muy dis­tin­ta a la pri­me­ra. Sin em­bar­go, en lo que a es­te te­ma con­cier­ne, re­sul­ta­ba di­fí­cil ima­gi­nar cuán­to.

Si que­da­ban du­das so­bre el am­bi­guo com­pro­mi­so de Ba­che­let con las mu­je­res, el rol del go­bierno en el in­for­me Se­na­me lo co­rro­bo­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.