Ma­la­gra­de­ci­dos

La Tercera - - Opinión - Juan Ig­na­cio Bri­to Pe­rio­dis­ta

EL ULTRAJE de las es­ta­tuas a los hé­roes de Ari­ca es una afren­ta co­bar­de, pe­ro tam­bién una opor­tu­ni­dad pa­ra que la ciu­dad me­jo­re la ca­li­dad e im­por­tan­cia del mo­nu­men­to. Por­que, con res­pe­to -co­mo se acos­tum­bra de­cir aho­ra-, la de­ca­pi­ta­ción de los cua­tro bus­tos con­me­mo­ra­ti­vos del asal­to al Mo­rro de­jó al des­cu­bier­to la ex­tre­ma mo­des­tia del tri­bu­to que Ari­ca rin­de a los sol­da­dos que en 1880 to­ma­ron un pe­ñón apa­ren­te­men­te inex­pug­na­ble.

Los bus­tos fue­ron cons­trui­dos con ye­so y fi­bra de vi­drio. Se ha­lla­ban si­tua­dos so­bre una sim­ple ba­se de con­cre­to que pre­ten­de ase­me­jar una pir­ca. A su la­do se ubi­ca un pe­que­ño más­til que tu­vo me­jo­res tiem­pos y hoy es­tá co­rroí­do por el óxi­do.

Des­de cual­quier pun­to de vis­ta, se tra­ta de un ho­me­na­je cu­ya hu­mil­dad no se con­di­ce con el ta­ma­ño de la ges­ta he­roi­ca y lo que sig­ni­fi­có pa­ra el país: un triun­fo de­ci­si­vo en la Gue­rra del Pa­cí­fi­co al cos­to de cen­te­na­res de vi­das.

Por des­gra­cia, no es un ca­so úni­co. La sen­ci­llez de nues­tras es­ta­tuas y la pre­ca­ria con­ser­va­ción de nues­tros mo­nu­men­tos son ras­gos dis­tin­ti­vos des­de Ari­ca a Ma­ga­lla­nes. No es con­se­cuen­cia de la aus­te­ri­dad, sino de un apo­ca­mien­to que cons­ti­tu­ye ma­te­rial pa­ra si­coa­na­lis­tas.

Bas­ta ob­ser­var mu­chas de las es­ta­tuas que re­cuer­dan a nues­tros hé­roes.

En al­gu­nos ca­sos, co­mo el de Ma­nuel Bul­nes en la Ala­me­da, tan­to el pró­cer co­mo su ca­ba­llo lu­cen can­sa­dos (un efec­to in­ten­cio­nal­men­te bus­ca­do por el ar­tis­ta). En otros, co­mo el mo­nu­men­to al pue­blo in­dí­ge­na en la Pla­za de Ar­mas de San­tia­go, el gus­to es­té­ti­co es, por lo me­nos, cues­tio­na­ble. La fal­ta de res­pe­to y man­ten­ción al­can­za ni­ve­les trá­gi­cos en el mo­nu­men­to al ge­ne­ral Ma­nuel Ba­que­dano, en cu­ya ba­se

So­mos un país ma­la­gra­de­ci­do, con mo­nu­men­tos chi­qui­ti­tos, mu­chas ve­ces feos, co­mo que­da cla­ro al ver el des­trui­do en Ari­ca.

se en­cuen­tra la tum­ba del sol­da­do des­co­no­ci­do, pro­fa­na­da por ma­sas de ciu­da­da­nos en­fer­vo­ri­za­dos que cau­san des­tro­zos ca­da vez que el país ce­le­bra un triun­fo fut­bo­lís­ti­co.

El con­tras­te con lo que ocu­rre en otros paí­ses es enor­me. En Ma­drid, el Ayun­ta­mien­to ha prohi­bi­do que los fa­ná­ti­cos se en­ca­ra­men a las fuen­tes de Ci­be­les y de Nep­tuno du­ran­te los fes­te­jos de­por­ti­vos. En ca­pi­ta­les co­mo Ro­ma o Was­hing­ton, la tum­ba del sol­da­do des­co­no­ci­do se en­cuen­tra cus­to­dia­da por mi­li­ta­res que no per­mi­ten si­quie­ra acer­car­se. Ur­bes la­ti­noa­me­ri­ca­nas co­mo Bue­nos Ai­res o Ciu­dad de Mé­xi­co ex­hi­ben ma­jes­tuo­sas es­ta­tuas y mo­nu­men­tos en an­chas ave­ni­das. Con sus 17 me­tros de al­tu­ra, in­clu­so la es­plén­di­da es­ta­tua ecues­tre del ge­ne­ral Jo­sé Ar­ti­gas en la Pla­za In­de­pen­den­cia de Mon­te­vi­deo no tie­ne pa­ran­gón en Chi­le, don­de el des­di­cha­do Ber­nar­do O’Hig­gins fue des­pla­za­do a un lu­gar la­te­ral; una fal­ta de res­pe­to y una mues­tra de de­sidia tan im­per­do­na­bles co­mo re­ve­la­do­ras.

A na­die pa­re­ce im­por­tar­le. So­mos un país ma­la­gra­de­ci­do, con mo­nu­men­tos y es­ta­tuas chi­qui­ti­tos, mu­chas ve­ces feos y más bien po­bre­to­nes, co­mo que­da cla­ro al ver el des­trui­do en Ari­ca. Una so­cie­dad in­ca­paz de hon­rar ade­cua­da­men­te a quie­nes le die­ron for­ma y se sa­cri­fi­ca­ron por ella po­ne en ries­go su iden­ti­dad, pues no hay que ol­vi­dar que nues­tra co­mu­ni­dad na­cio­nal la con­for­man los vi­vos, los muer­tos y los que es­tán por na­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.