Clo­na­cio­nes de tar­je­tas

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

El 10 de julio, la por­ta­da de

ad­vier­te que “clo­na­cio­nes de tar­je­tas y hac­keos se mul­ti­pli­can”. Aun­que no se pre­ci­san pe­rio­dos, al in­te­rior del dia­rio se cla­ri­fi­ca que la in­for­ma­ción co­rres­pon­de a 2010-2016. De­sa­for­tu­na­da­men­te, en el ar­tícu­lo no fue po­si­ble in­cor­po­rar el tra­ba­jo que ha desa­rro­lla­do el go­bierno y el sec­tor pri­va­do pa­ra ha­cer­se car­go de es­tos fe­nó­me­nos, y que co­mien­za a ex­hi­bir sus pri­me­ros re­sul­ta­dos.

El uso de tar­je­tas co­mo me­dio de pa­go ha au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. En 2010 ha­bía 16,1 mi­llo­nes de tar­je­tas de dé­bi­to y cré­di­to en Chi­le, mien­tras que en 2016 la ci­fra as­cen­dió a 34 mi­llo­nes. En las transac­cio­nes el in­cre­men­to es ma­yor. So­lo las tar­je­tas de dé­bi­to han ex­pe­ri­men­ta­do un au­men­to de más de 300%, de 183 mi­llo­nes de transac­cio­nes en 2010 a 739 mi­llo­nes en 2016. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior, la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos, la Aso­cia­ción de Ban­cos y las po­li­cías for­ma­ron una me­sa de tra­ba­jo pa­ra for­ta­le­cer las me­di­das de se­gu­ri­dad y mi­ni­mi­zar los ries­gos de clo­na­cio­nes o usos frau­du­len­tos de tar­je­tas.

Con la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co pri­va­da, cam­pa­ñas edu­ca­ti­vas, nue­vas tec­no­lo­gías y coor­di­na­ción po­li­cial, es­te año por pri­me­ra vez en la dé­ca­da, las ci­fras de clo­na­ción y uso frau­du­len­to de tar­je­tas re­tro­ce­den. En enero-ma­yo de 2017 se re­gis­tró una dis­mi­nu­ción de 10,3% en el nú­me­ro de ca­sos, en com­pa­ra­ción con igual lap­so de 2016.

Com­ba­tir los ci­ber­de­li­tos ha si­do prio­ri­ta­rio pa­ra el go­bierno. En abril, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let lan­zó la Po­lí­ti­ca Na­cio­nal de Ciberseguridad y pro­mul­gó la sus­crip­ción de Chi­le al Con­ve­nio de Bu­da­pest so­bre ci­ber­cri­mi­na­li­dad. Pró­xi­ma­men­te el go­bierno pre­sen­ta­rá una ac­tua­li­za­ción de la le­gis­la­ción -que da­ta de 1993- pa­ra sancionar de­li­tos in­for­má­ti­cos y avan­za­mos en la nor­ma­ti­va que ase­gu­re la dis­po­ni­bi­li­dad de co­mu­ni­ca­cio­nes a tra­vés de la red pa­ra las in­ves­ti­ga­cio­nes pe­na­les.

Es­tos avan­ces han si­do po­si­bles gra­cias a un tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pú­bli­ca y del sec­tor pri­va­do que es ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer y con­so­li­dar. Mah­mud Aleuy Peña y Lillo

La Ter­ce­ra

Es cu­rio­sa la crí­ti­ca por dos ra­zo­nes.

La pri­me­ra es que pa­re­cie­ra ne­gar una reali­dad evi­den­te: los de­re­chos hu­ma­nos de mu­chos ni­ños han si­do vul­ne­ra­dos por el Es­ta­do –su pro­tec­tor- en es­pe­cial, el de­re­cho a la vi­da e in­te­gri­dad fí­si­ca y psí­qui­ca, la no dis­cri­mi­na­ción ar­bi­tra­ria, y la prohi­bi­ción de vio­len­cia y mal­tra­to, en­tre otros. La se­gun­da es que ol­vi­da que el pro­pio in­for­me de la pri­me­ra Co­mi­sión In­ves­ti­ga­do­ra del Se­na­me de 2014, ex­pre­sa­men­te ha­bla­ba de la res­pon­sa­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal del Es­ta­do por la infracción de los de­re­chos hu­ma­nos es­ta­ble­ci­dos en la Con­ven­ción de los De­re­chos del Ni­ño, y de las Di­rec­tri­ces de Na­cio­nes Uni­das so­bre Mo­da­li­da­des Al­ter­na­ti­vas de Cui­da­do de los Ni­ños. De ese mo­do, co­mo cons­ta­tó el se­gun­do in­for­me, la si­tua­ción de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos se man­tie­ne, y no ha ocu­rri­do nin­gu­na con­se­cuen­cia ju­rí­di­ca pa­ra el país por aque­lla inex­cu­sa­ble ne­gli­gen­cia.

In­vi­to al mi­nis­tro a ad­mi­tir di­cha reali­dad y a rea­li­zar las ac­cio­nes con­cre­tas in­dis­pen­sa­bles pa­ra el bien de los ni­ños vul­ne­ra­dos. in­ter­vie­ne cuan­do en mu­chas fa­mi­lias y or­ga­ni­za­cio­nes, la vul­ne­ra­ción de de­re­chos se da co­mo prác­ti­ca na­tu­ra­li­za­da. En es­to tie­nen mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad or­ga­nis­mos que ven una opor­tu­ni­dad de lu­cro, bus­can­do per­pe­tuar ar­ti­fi­cio­sa­men­te las con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad. Hay or­ga­ni­za­cio­nes co­la­bo­ra­do­ras que tra­ba­jan bien, pe­ro ope­ran en un sis­te­ma que de­be ser co­rre­gi­do des­de sus ba­ses. El si­len­cio o la acep­ta­ción pa­si­va del sta­tus quo es signo de com­pli­ci­dad.

Los le­gis­la­do­res ha­cen fue­go cru­za­do bus­can­do cul­pas, mien­tras la prin­ci­pal ce­gue­ra si­gue sien­do no ver a los ni­ños co­mo su­je­tos de de­re­cho. Y si en es­te la­men­ta­ble epi­so­dio ras­gan ves­ti­du­ras fren­te a un sis­te­ma abu­si­vo, es le­gí­ti­mo pe­dir cohe­ren­cia cuan­do se tra­ta de ver tam­bién a los ni­ños que es­tán por na­cer, que ne­ce­si­tan más que na­die la pro­tec­ción del Es­ta­do y de la so­cie­dad.

An­drés Mo­ro V.

Una vez más so­mos tes­ti­gos de un bru­tal ca­so de vio­len­cia con­tra la mu­jer en nues­tro país, y de có­mo es mi­ni­mi­za­da, in­vi­si­bi­li­za­da y en al­gu­nos ca­sos jus­ti­fi­ca­da.

Más que nun­ca es ne­ce­sa­ria una ley con­tra la vio­len­cia a la mu­jer que ele­ve las san­cio­nes y con­ten­ga me­di­das con­cre­tas de pro­tec­ción. Sin em­bar­go, la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do por el Mi­nis­te­rio de la Mu­jer y la Equi­dad de Gé­ne­ro con­tra es­te ti­po de vio­len­cia se en­cuen­tra sus­pen­di­da. Di­cha ini­cia­ti­va no cuen­ta con nin­gu­na ur­gen­cia des­de su in­gre­so en enero, y no ha si­do vo­ta­da aun en ge­ne­ral en la co­mi­sión res­pec­ti­va, al­go im­pre­sen­ta­ble.

Es­pe­ra­mos que la sen­ten­cia alu­di­da con­tri­bu­ya a re­to­mar la dis­cu­sión so­bre es­te pro­yec­to, lo­gran­do su pron­ta apro­ba­ción, pa­ra que así po­da­mos avan­zar en la pro­tec­ción de mu­je­res co­mo Na­bi­la y otras, cu­yos de­re­chos se ven vul­ne­ra­dos a dia­rio.

Si­mo­na Ca­ne­pa Aravena

Sub­se­cre­ta­rio del In­te­rior

Vi­ca­rio pa­ra la Edu­ca­ción Ar­zo­bis­pa­do de San­tia­go

Ase­so­ra le­gis­la­ti­va

ONG Co­mu­ni­dad y Jus­ti­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.