Ob­je­ción de con­cien­cia

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

La ob­je­ción de con­cien­cia exis­te pa­ra pro­te­ger al que se en­cuen­tra cir­cuns­tan­cial­men­te en una po­si­ción vul­ne­ra­ble fren­te a la ley. El se­na­dor Al­fon­so De Urresti pre­ten­de ne­gar ese de­re­cho bá­si­co, por­que en los he­chos se­ría “im­po­si­ble que el Es­ta­do cum­pla su de­ber de aten­ción” a las mu­je­res que quie­ran abor­tar. Ese ar­gu­men­to es de­fi­cien­te. Uno de los mo­ti­vos es que es­tá en con­tra­dic­ción con el plu­ra­lis­mo y la to­le­ran­cia, dos va­lo­res que se sue­len in­vo­car pa­ra jus­ti­fi­car el pro­yec­to de ley de abor­to.

Afir­mar que no se pue­de ob­je­tar con­cien­cia en un “es­ta­ble­ci­mien­to de sa­lud pú­bli­co” o que re­ci­ba “fi­nan­cia­mien­to es­ta­tal”, no es plu­ra­lis­ta por­que lo pú­bli­co no equi­va­le a lo es­ta­tal (es mu­cho más que eso: es plu­ra­li­dad). Es­to lo acep­tan in­clu­so los ideó­lo­gos del pro­gra­ma de es­te go­bierno. La ob­je­ción de con­cien­cia exis­te pre­ci­sa­men­te con el fin de –con­tra las pro­pias pa­la­bras del se­na­dor– “ser un es­cu­do pa­ra doc­tri­nas par­ti­cu­la­res”. La to­le­ran­cia im­pli­ca sa­ber con­vi­vir con dis­tin­tas for­mas de en­ten­der el mun­do, no so­lo en re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, sino tam­bién fren­te a la fuer­za que im­po­ne el Es­ta­do.

Fer­nan­do Con­tre­ras

In­ves­ti­ga­dor

Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de la So­cie­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.