El PPD ha plan­tea­do a Gui­llier nom­bres co­mo el de Má­xi­mo Pa­che­co pa­ra el car­go de ge­ne­ra­lí­si­mo.

La Tercera - - Política -

La­guis­tas y gi­rar­dis­tas tie­nen un diag­nós­ti­co co­mún so­bre las fa­len­cias en la cam­pa­ña de Gui­llier.

de rum­bo en la cam­pa­ña y apun­ta­lar el co­man­do del se­na­dor in­de­pen­dien­te.

Un ca­mino que abrió Gi­rar­di la se­ma­na pa­sa­da, al ase­gu­rar -en re­vis­ta Co­sas- que “el co­man­do ne­ce­si­ta pa­sar de una eta­pa ama­teur a te­ner un co­man­do más pro­fe­sio­nal, por­que ce­rra­mos un ci­clo y vie­ne otro”.

El men­sa­je ha si­do trans­mi­ti­do por se­na­do­res del par­ti­do al aban­de­ra­do, pe­ro ha si­do prin­ci­pal­men­te Gi­rar­di, uno de los más in­flu­yen­tes al in­te­rior del PPD, quien ha man­te­ni­do cons­tan­tes diá­lo­gos in­for­ma­les con Gui­llier pa­ra con­se­guir es­tos cam­bios.

En una de es­tas con­ver­sa­cio­nes, Gi­rar­di le pu­so so­bre la me­sa el nom­bre del ex mi­nis­tro so­cia­lis­ta Má­xi­mo Pa­che­co, pa­ra ha­cer­se car­go de es­ta fi­gu­ra de ge­ne­ra­lí­si­mo de la que tan­to rehú­ye el aban­de­ra­do.

Pa­che­co fue je­fe de cam­pa­ña del ex Pre­si­den­te Ricardo La­gos has­ta que és­te aban­do­nó en abril la ca­rre­ra a La Mo­ne­da, de­jan­do al PPD sin can­di­da­to pre­si­den­cial.

La pro­pues­ta no ca­yó pa­ra na­da de bien en el en­torno del aban­de­ra­do y fue re­cha­za­da de plano, in­cre­men­tan­do así el des­en­cuen­tro de vi­sio­nes en­tre el can­di­da­to y el PPD a la ho­ra de abor­dar la es­truc­tu­ra de cam­pa­ña.

En el par­ti­do acu­san ma­les­tar por la “in­fluen­cia” del ex­per­to elec­to­ral Juan En­ri­que Forch y el je­fe de ga­bi­ne­te del se­na­dor, En­ri­que So­ler y por una es­truc­tu­ra ho­ri­zon­tal que, di­cen, no fun­cio­na y más bien, en­cap­su­la al can­di­da­to.

“Ellos le di­cen que tie­ne que cui­dar su ima­gen de in­de­pen­dien­te, cuan­do una cam­pa­ña tie­ne que te­ner ma­qui­na­ria, una es­truc­tu­ra” acu­san en el PPD. En el en­torno de Gui­llier ase­gu­ran que no quie­ren ver “to­ma­da” la can­di­da­tu­ra por ros­tros tra­di­cio­na­les aso­cia­dos a la “vie­ja po­lí­ti­ca” ni del “es­ta­blish­ment” con­cer­ta­cio­nis­ta que lo apo­ya.

Con to­do, la pre­sión del PPD pa­ra ins­ta­lar a un sím­bo­lo del “la­guis­mo” en el co­ra­zón del co­man­do no pa­só des­aper­ci­bi­do en el en­torno de Gui­llier, en es­pe­cial por­que el nom­bre de Pa­che­co fue vi­sa­do por el pro­pio Gi­rar­di.

Pro­mo­tor de la can­di­da­tu­ra de Gui­llier des­de un ini­cio, Gi­rar­di se ple­gó a la de­ci­sión del par­ti­do de apo­yar a La­gos co­mo aban­de­ra­do de­jan­do atrás un his­to­ria de des­en­cuen­tros con el ex pre­si­den­te y no sin an­tes me­diar al­gu­nos ges­tos por par­te del pro­pio ex man­da­ta­rio, quien asu­mió un dis­cur­so de cor­te más pro­gre­sis­ta, afín al del se­na­dor, en el cur­so de su cam­pa­ña.

La se­ma­na pa­sa­da, Gi­rar­di se­ña­la­ba en la mis­ma en­tre­vis­ta que “fue un error que La­gos se ba­ja­ra” y que “en el ac­tual con­tex­to, La­gos se­ría más hoy que ayer”. El lu­nes, el se­na­dor asis­tió al Sa­lón de Ho­nor del ex Con­gre­so en San­tia­go pa­ra sa­lu­dar per­so­nal­men­te al ex man­da­ta­rio, quien asis­tió al lan­za­mien­to del li­bro El de­re­cho a vi­vir se­gu­ro, del se­na­dor PPD Fe­li­pe Har­boe.

Ges­tos que, di­cen en el par­ti­do, re­fle­ja­rían la alianza que se ha ido ges­tan­do en­tre el tra­di­cio­nal­men­te dis­tan­te “la­guis­mo PPD” -li­de­ra­do por el se­na­dor Ricardo La­gos We­bery el “gi­rar­dis­mo”, pa­ra en­fren­tar la can­di­da­tu­ra de Gui­llier, al am­pa­ro de la in­quie­tud com­par­ti­da de que la “ima­gen de Gui­llier por sí so­la” no bas­ta pa­ra ga­nar la elec­ción pre­si­den­cial de no­viem­bre sin el rear­me de una es­truc­tu­ra.

Si bien el nom­bre de Pa­che­co sur­gió tam­bién en ba­se a la re­la­ción que for­jó el ex mi­nis­tro con Gui­llier cuan­do el se­na­dor li­de­ra­ba la co­mi­sión de Ener­gía del Se­na­do, y se su­ma a otras car­tas pro­pues­tas por el PPD co­mo el ex mi­nis­tro Ser­gio Bi­tar, lo cier­to es que la pre­sión del par­ti­do es vis­ta con aten­ción por otras co­lec­ti­vi­da­des de la Nue­va Ma­yo­ría, en es­pe­cial en las cú­pu­las del PS, don­de al­gu­nos acu­san un in­ten­to de los “la­guis­tas” por asu­mir un ma­yor con­trol de la cam­pa­ña del se­na­dor in­de­pen­dien­te. Otros se­ña­lan que la ju­ga­da del PPD de pro­po­ner a Pa­che­co más bien bus­ca­ba mar­car di­fe­ren­cias con la me­sa del PS y au­men­tar in­fluen­cia en el en­torno del se­na­dor. Pa­che­co apa­re­ce, jus­ta­men­te, co­mo un opo­nen­te al pre­si­den­te so­cia­lis­ta, Ál­va­ro Eli­zal­de, cu­ya re­la­ción que­dó fuer­te­men­te frac­tu­ra­da tras la de­ci­sión del par­ti­do de op­tar por Gui­llier en vez de La­gos, lo que de­ri­vó fi­nal­men­te en su re­ti­ro de la ca­rre­ra pre­si­den­cial. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.