PA­RA EN­TEN­DER

La Tercera - - Nacional -

El mar­tes la Cor­te Su­pre­ma re­sol­vió re­ba­jar en ocho años la con­de­na de Mau­ri­cio

Or­te­ga, au­tor del ata­que a Na­bi­la Ri­fo.

En su re­so­lu­ción, que

tu­vo un vo­to de mi­no­ría, ar­gu­men­ta­ron que no se de­mos­tró el do­lo ho­mi­ci­da por par­te

de Or­te­ga.

El fa­llo des­car­tó el de­li­to de fe­mi­ci­dio frus­tra­do. La de­ci­sión ge­ne­ró fuer­te crí­ti­ca por par­te del go­bierno a

la re­so­lu­ción. re­so­lu­ción, Na­bi­la es­ta­ba en su ca­sa acom­pa­ña­da de su fa­mi­lia y de una abo­ga­da del Mi­nis­te­rio de la Mu­jer y de Equi­dad de Gé­ne­ro.

Ri­fo, di­jo ayer, to­mó la re­so­lu­ción de la Cor­te Su­pre­ma co­mo una nue­va agre­sión. “He pa­sa­do un pro­ce­so lar­go, muy du­ro y com­pli­ca­do con es­te jui­cio, y que aho­ra to­do es­to sal­ga a fa­vor de él (Or­te­ga) es co­mo una bur­la pa­ra mí”, com­ple­men­tó.

La lec­tu­ra de la de­ci­sión de la Cor­te Su­pre­ma la afec­tó tan­to, in­di­có, que ne­ce­si­tó del in­me­dia­to apo­yo de su psi­có­lo­ga, quien la ha acom­pa­ña­do des­de un prin­ci­pio en su pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción.

Tras es­to, se­gún se­ña­la­ron sus fa­mi­lia­res, se acos­tó a dor­mir, pues ha­bía si­do un día ago­ta­dor y no es­ta­ba en con­di­cio­nes de en­tre­gar su opi­nión tras el fa­llo, el que no es ape­la­ble en los tri­bu­na­les del país.

“Ten­go mu­cha ra­bia con­tra los jue­ces. Pien­so que en Chi­le no hay jus­ti­cia, en otros paí­ses sí hay jus­ti­cia pa­ra las mu­je­res, acá no. Acá pue­den ma­tar­las, que­mar­las, vio­lar­las. Cin­co años de cár­cel les dan y ellos sa­len y vuel­ven a ha­cer­lo, por­que los hom­bres se acos­tum­bran”, sos­tu­vo la mu­jer ayer, lue­go de asi­mi­lar lo dic­ta­mi­na­do por la Cor­te Su­pre­ma.

Na­bi­la Ri­fo con­clu­yó in­di­can­do que es­pe­ra que los ac­tua­les pro­yec­tos de ley, que bus­can au­men­tar la pro­tec­ción de los de­re­chos de la mu­jer, sean apro­ba­dos por nues­tro Par­la­men­to y que el pró­xi­mo Pre­si­den­te ten­ga co­mo prio­ri­dad la eli­mi­na­ción de to­do ti­po de vio­len­cia de gé­ne­ro.

Reac­cio­nes

Du­ran­te la jor­na­da de ayer se su­ma­ron nue­vas vo­ces res­pec­to del fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma.

Des­de el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, por ejem­plo, ase­gu­ra­ron que lo­gra­ron acre­di­tar en el jui­cio la in­ten­ción de Or­te­ga de ma­tar a Na­bi­la

Los par­la­men­ta­rios, por su la­do, bus­ca­rán in­vi­tar a Ri­fo a que asis­ta a la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Cris­tián Rie­go, pro­fe­sor de De­re­cho Pe­nal de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les sos­tu­vo que “el de­li­to de le­sio­nes gra­ves gra­ví­si­mas, el que con­sis­tió en sacarle los ojos a Na­bi­la, es­tá agra­va­do por el he­cho de ser pa­re­ja, y aún

(ver se­cun­da­ria).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.